Impost de plusvàlua quan el preu dels habitatges ha baixat?

La llarga crisi econòmica que hem patit els darrers anys comporta de vegades notícies sorprenents en l’àmbit de la recaptació municipal, com el fet de que un ajuntament es vegi privat de cobrar l’anomenat Impost sobre l’Increment del Valor dels Terrenys de Naturalesa Urbana, popularment conegut com l’impost de Plusvàlua municipal.

S’han dictat ja un bon nombre de sentències que neguen als ajuntaments el dret a cobrar l’impost si es demostra la davallada del preu.
Aquesta crisi ha provocat, com sabem, que s’hagi produït una davallada molt important en el preu dels habitatges, fins al punt de que molta gent s’ha vist obligada a vendre’l per un preu inferior al que va comprar.
 
Aquesta possibilitat no està prevista a les ordenances fiscal aprovades pels ajuntaments, que estan pensades per constants augments de valor, que era el que havia passat sempre.
 
Però com dèiem la situació actual és ben diferent, i s’han dictat ja un bon nombre de sentències que neguen als ajuntaments el dret a cobrar l’impost si es demostra la davallada del preu.
 
Aquest és el cas analitzat pel jutjat contenciós administratiu de Logronyo en la seva sentència de 23 de setembre de 2015, que resumim en breus extractes ben significatius, que no cal comentar per resultar ben contundents:
 
“En concreto, el IIVTNU constituye un gravamen general sobre el aumento de valor de los bienes, por lo que el hecho imponible está compuesto por tres elementos concurrentes, cuales son la transmisión de terreno; carácter urbano del mismo y el incremento de valor.

“El Tribunal Supremo puso el acento, en su día, en el concepto de plus valía o incremento de valor diciendo, en su sentencia de 22 de septiembre de 1995 , que este impuesto " no es periódico sino instantáneo, por lo que su período impositivo consiste, realmente, y ésta es la esencia del gravamen, en un período de generación de la plus valía que se somete a tributación, es decir, en una porción de tiempo delimitada por dos momentos (el inicial y el final) que han de computarse para concretar si concurre o no el elemento básico del incremento del valor y, en caso afirmativo, para fijar su cuantía y calcular la cuota” (…)

“Pues bien, esta es la clave de la cuestión: si no hay incremento de valor, no hay hecho imponible. Y, si no hay hecho imponible, no es necesario calcular la base imponible para aplicar sobre ella el porcentaje y obtener la cuota tributaria. 

“Los cálculos que la norma establece para determinar el importe de la base imponible se contienen en el art. 107 del R. D. Legislativo de las Haciendas Locales y consiste en la aplicación de unas tablas prefijadas, partiendo del valor catastral de la finca, dada la dificultad técnica y probatoria de los cálculos reales. 

“Reiteramos, para que no se olvide nuestra perspectiva, que, si no hay incremento de valor ni hecho imponible, no es preciso plantearnos la aplicación de estas reglas (…)
 
“Lo novedoso de la situación actual reside en el hecho de que los órganos jurisdiccionales han tenido hasta ahora pocas ocasiones de invalidar liquidaciones concretas del impuesto atendiendo a este criterio porque los precios del suelo han venido manteniendo, por lo general, una curva creciente, en tanto que la actual coyuntura del mercado inmobiliario origina un gran aumento de situaciones en las que no llega a darse el hecho imponible por haber disminuido el valor del terreno.”
 
I la conclusió final del jutge és que l’Ajuntament ha de retornar al contribuent afectat l’impost pagat indegudament, amb els corresponents interessos de demora. 
 
Pau Saumell
SMS Advocats