Gavà pierde idendad y patrimonio
Gavà, villa milenaria, se está convirtiendo desde hace años en un producto que pierde identidad y patrimonio. Gracias a las entidades hemos podido hacer en las últimas fiestas una recopilación de tradiciones que se estaban a punto de extinguirse. Pero aún hay que hacer más y la alcaldía se debe sumar.

Ya hace años el Ayuntamiento decidió cambiar el escudo por una "G" blanca con un acento abierto sobre un fondo rojo (cuando los tiempos de la obsesión por el diseño mandaban), ahora creo que es el momento de volver a nuestro escudo: el de las llaves cruzadas y las cuatro barras. No somos una botella de Coca-Cola, somos un pueblo que tiene un escudo histórico y que no quiere un logo. Sobre este cambio tan importante no se hizo una consulta ciudadana en su momento (cosa que agradeceríamos).

Ahora que hablo de consultas nunca hechas y de cambios, también relacionado con la pérdida de patrimonio, encuentro importantísimo recordar al señor Balsera que el bosque también es patrimonio del pueblo y la ciudadanía. También desde hace años tenemos amenazado el corredor biológico del Calamot, último conector entre el parque natural del Garraf y el delta del río Llobregat. Se quieren construir una barbaridad de pisos que saturan las calles y equipamientos gavanenses, además de la gran pérdida en calidad de vida que supondría dejar de tener el pulmón verde donde quieren edificar el controvertido Plan de Ponent.

La agricultura (o campesinos) es parte del patrimonio que también perderemos como no se actúe pronto. Ya hice una aportación (en un documento "participativo" llamado PAM) que el Ayuntamiento no escuchó. Se trata de cuidar el espárrago de Gavà haciéndolo un producto con Denominación de Origen Protegida. Encontramos otros ejemplos de poblaciones que han sabido proteger y dar valor a sus productos y, con ellos, en el trabajo de sus campesinos y campesinas: los melocotones de Calanda, el vino Malvasia de Sitges... encontrar caminos dentro de la agricultura ecológica para los productos típicos productos de excelencia gastronómica es el motor que aumentará cualitativamente la producción en nuestros campos. Hacer cualquier otra cosa es sentenciar a muerte del campesinado.

Finalmente, dentro de estas propuestas, también quiero recordar que se puede ser protector del patrimonio sin perder la carrera de las vanguardias. Por eso vuelvo a recordar a nuestro alcalde que el futuro está en el software libre, y que todos los equipamientos municipales (bibliotecas, centros cívicos...) estamos funcionando con software de pago como Windows e Internet Explorer. El libre acceso a la Red es algo también olvidado por nuestro Ayuntamiento, y echamos de menos puntos al aire libre (parques, plazas...) para poder acceder al wi-fi en la web 2.0, que tan olvidada la tenéis. Cuándo podremos ver un Twitter del alcalde, o un Facebook donde poder hablar directamente con él (y el equipo de alcaldía). Recuerdo que el bloque de Joaquim Balsera está inactivo desde que ganó las municipales del año 2007. Tenemos que esperar a otras elecciones para poder disfrutar de presencia en la web 2.0 de nuestro alcalde?

Miquel Jornet Rodríguez
Gavà