Alcaldesa de Sant Cugat del Vallès

Mercè Conesa

“Hay una estrategia para ahogar las administraciones autonómicas y locales”.

“El secreto para gobernar un municipio es tener un proyecto de continuidad, una manera de hacer, ser un equipo cercano, trabajador, que esté en la calle y que conozca la realidad”.

Miércoles, 21 de Septiembre de 2011
De todos los municipios del área metropolitana, posiblemente Sant Cugat del Vallès sea uno de los más envidiados. Y motivos no le faltan: situado bien cerca de Barcelona, extendido a las vertientes de la sierra de Collserola, el más acogedor de los distritos de Valldoreix, Mira-Sol, La Floresta y Les Planes, rodeado de naturaleza y con una considerable lava por cápita, Sant Cugat ha crecido mucho a los últimos años y actualmente tiene más de 81.000 habitantes esparcidos por medio centenar de kilómetros cuadrados. Por si no hubiera bastante, tiene un admirable patrimonio histórico, encabezado naturalmente por el monasterio, antigua sede benedictina construida entre los siglos IX y XIV. Hoy hablamos con su Alcaldesa, Mercè Conesa.

“El secreto para gobernar un municipio es tener un proyecto de continuidad, una manera de hacer, ser un equipo cercano, trabajador, que esté en la calle y que conozca la realidad”.

“No regalamos nada, a las empresas, pero miramos que se encuentren a gusto, aquí. Y cómo somos conscientes que todo esto aporta riqueza, queremos que se sientan cuidadas, en el sentido de que todos los procesos administrativos salgan impecables y ágiles”.

“A nivel económico, la situación que tenemos es muy complicada. Yo tengo la teoría que hay una estrategia para ahogar las administraciones autonómicas y locales y la central sólo hace que centrifugar una presión que hace que las ponga en peligro”.
 

Comenta que de técnica trabajaba a gusto. Pero estar al otro lado de la barrera, también tiene sus alicientes ¿verdad?
Sí, cuando acepté entrar a las listas, pedí traer las políticas sociales de la ciudad. En aquel momento, y aunque se había avanzado bastante, había que hacer toda una serie de cambios que me llevaron, con el tiempo, a coger también las rentas de régimen interno, ya sabe: oficina de atención al ciudadano, procedimientos administrativos, reestructuración de servicios y negociación de convenios, entre otras áreas. Así que durante unos años hubo mucho trabajo.

Y la cosa no se acabó aquí, por lo que sabemos
No, efectivamente. Con el tiempo me pidieron pasar al área de urbanismo, cosa que me supuso un reciclaje importante, porque a pesar de los bonos técnicos que tenemos, había un grado de complejidad notable. Y el último paso, después de una tenencia de alcaldía o una concejalía era llegar hasta arriba. Me lo pensé mucho, está claro, porque hasta entonces, a pesar de la responsabilidad, siempre hay alguien que acaba tomando la decisión.

Y el poder es solitario. Siempre se ha dicho, esto.
A ver, sí, es cierto que hay un momento en que la decisión sólo depende de un mismo, pero yo me veo bastante acompañada, en este sentido. Nosotros por ejemplo, nos reunimos cada lunes todo el equipo de gobierno, así que tenientes de alcalde y regidores compartimos las decisiones, pero después de pensárnoslo mucho. Y es en este último punto donde sí, hay una cierta soledad.


A pesar de que tenía posibilitados para encabezar un gobierno, ¿cómo se tomó el hecho que se la propusiera como Alcaldesa?
Mire, a mí lo que me sorprendía, y lo que quizás acabó condicionando mi decisión fue que cuando el anterior alcalde se fue a responsabilidades más importantes a nivel del país, la gente de pie de calle me decía: “Mercè, te pones tú ¿verdad?”, es decir, más que el hecho que lo hubiera pensado, mucha gente ya lo tenía más claro que yo. Me considero una persona responsable, y cuando me pongo a hacer una tarea, quiero dar el máximo de mí misma. Así que la decisión no fue nada fácil.

Y una vez tomada, y teniendo en cuenta que Lluis Recoder había gobernado Sant Cugat durante 12 años, ¿le sorprendió revalidar con una mayoría absoluta?
Si, evidentemente no podemos obviar que el anterior alcalde había hecho un gran mandato y, por lo tanto, tenía el listón muy alto. Tampoco estaba tan claro como iría el tema porque somos personas diferentes, con diferentes maneras de actuar. Y la verdad, no pensaba sacar unos resultados tan buenos, de hecho, nos pensábamos que bajaríamos un poco y todo.

Entonces, para usted el secreto de la reelección fue...
Mire, pienso que la ciudadanía vio que tenemos un proyecto de continuidad, que tenemos una manera de hacer, que seguimos siendo un equipo cercano, trabajador, que estamos en la calle y que conocemos las realidades. Que se puede hablar directamente con nosotros y que tenemos ideas muy claras. Y esto dio seguridad a la ciudadanía.

Y a pesar de este cargo, no debe de perder de vista aquellas áreas en las que trabajó hace años
No, por supuesto. Y una de ellas era todo el tema de la participación ciudadana. Hemos pasado a ser una ciudad de 80.000 habitantes, pero nos hemos encontrado que hay sectores de la ciudad donde no teníamos interlocutores. Así que tenemos un reglamento que regula los consejos de barrio, donde participan las asociaciones de vecinos y otras entidades que puede haber y que se encuentran con un regidor o regidora del equipo de gobierno para ver cuáles son las problemáticas y prioridades. Creemos que tenemos que mirar de acercarnos a todo lo que pasa. Y esta es una buena manera.

Sant Cugat, se ha caracterizado por otras vertientes. Y una de las más importantes ha sido la del fomento empresarial y económico
Sí, pero nos llevado un gran trabajo, no crea. Hemos mirado de huir de un modelo de vivero de empresas, es decir, nosotros como ayuntamiento no hemos construido ningún edificio con dinero público para que vinieran las empresas. Pero lo que sí que hemos hecho es potenciar los que ya existían, como por ejemplo ESADE Creápolis, el Trade Centre, o la UPC.

Es muy insólito, esto
Efectivamente, y que ningún otro ayuntamiento ha elegido. Mire, ayer concretamente, estuvimos reunidos con la cámara de comercio y decían que esto era único, que se conseguía un nivel de creación de empresas, de emprendeduría y puestos de trabajo que no se produce en  ningún otro lugar.

Y es positivo, no sólo por el que hay sino también por la potencialidad que tiene todo ello ¿no?
Sí, sí, está claro. Ahora no tengo los datos pero pensáis que hemos llegado a crear casi entre 130 y 150 nuevas empresas pequeñas. Y al inculcar la emprendeduría se crean puestos de trabajo, se desarrollan proyectos... También tenemos la suerte que hay gente muy joven, con muchas ganas. Nosotros fijamos a cada comienzo de mandato los objetivos estratégicos, a partir de los cuales desarrollamos nuestros presupuestos, y uno de los objetivos estratégicos ha sido la promoción económica y la generación de puestos de trabajo.

Es una buena estrategia
Lo hemos hecho con tres líneas de trabajo: la de los emprendedores, la de atraer nuevas empresas y la de disponer de nuevas inversiones. Y de tal manera que tratamos bien a las empresas. No regalamos nada, pero miramos que todo salga bien. Y cómo somos conscientes que todo esto aporta riqueza, queremos que se sientan cuidadas, en el sentido de que todos los procesos administrativos salgan impecables y ágiles. Esto lo hacemos a través de la Oficina de Atención a la Empresa y con un acompañamiento del área de Urbanismo.

Estas buenas gestiones quizás han despertado ciertos celos por parte de otros municipios
Quizás sí, pero también pienso que los alcaldes no nos tenemos que hacer la competencia, sino ayudarnos. Es decir, si hay una empresa que quiere situarse en una zona donde puede haber dos municipios interesados, no tenemos que pisarnos. Porque al fin y al cabo, si trabajamos juntos, todos saldremos ganando.

Todo sea para combatir la crisis
¿Lo ves? Otra de las cuestiones que queremos afrontar ahora es dar un giro a la bolsa de trabajo y ocupación, porque no estamos bastante satisfechos. Creemos que tenemos que especializar más la bolsa de trabajo, y si tenemos empresas en Sant Cugat que necesitan unos perfiles determinados tendríamos que poder darlos y priorizar que fuera gente de Sant Cugat, porque entre otros temas, ahorramos en movilidad y se ordena mejor el sistema.

Pero también habréis notado la situación económica
Y está claro. La crisis se ha notado en el paro, porque en un paro técnico, de un 3 o 4%, que ahora está en un 10 o 12%. Y el otro factor es el inmobiliario. Sant Cugat ha tenido un crecimiento muy importante y buena parte se debía a la construcción. Ahora se empiezan a ver tímidamente algunos cambios, pero vaya, también se han bajado los precios, y no podemos dejar de banda que Sant Cugat continúa teniendo una calidad de vida alta.

Lluis Recoder está en el Gobierno de la Generalitat y en los últimos años, Convergència i Unió se ha postulado por un nacionalismo algo más beligerante. ¿Qué opinión tiene de esto?
¿Lo dice por los actos del 11 de Septiembre y por lo que dijo Màrius Serra de “Català, al ataque!”?

Por ejemplo
A mí me gustó mucho. Ciertamente, la situación que tenemos es muy complicada, no ya a nivel nacional, si no más económico. Yo tengo la teoría de que hay una estrategia para ahogar las administraciones autonómicas y locales y la central sólo hace que centrifugar una presión que sólo hace que las ponga en peligro. Para mí, este es el primer tema clave que tendríamos que arreglar.

La gente, ahora sólo se fija en los recortes
Pienso también que tenemos que poder explicar que si hay recortes en salud es porque tenemos problemas de financiación, donde, entre otros temas, el Estado nos tendría que pasar un dinero que no nos pasa. Que se podían haber gestionado mejor o peor, de acuerdo, pero este es otro tema. Yo sigo viendo una intencionalidad en todo esto que puede poner en peligro la distribución del sistema territorial. Por lo tanto, al acecho y al ataque.

Ahora hay otro frente abierto: el tema del catalán y la inmersión lingüística
El debate tendría que estar superado desde hace tiempo. Y del mismo modo que hay asignaturas en inglés o francés, lo que es evidente es que el castellano se habla. Y mucho. Es una lengua apreciada: tenemos premios literarios, leemos en castellano... los chicos y chicas salen con buen nivel de catalán y de castellano, o sea que no sé donde está el problema.

Una última pregunta. Con los años que trae a la política, ¿como lo compatibiliza con la vida familiar?
Es muy difícil, ciertamente. Bien es verdad que yo me reservo una tarde a la semana para trabajar desde casa: creo que con la dimensión de Sant Cugat todavía se puede hacer. Ahora bien, también tenemos que ir normalizando esta situación, tendría que ser más habitual. Pero no es fácil. Y hace falta un equilibrio.