Marc Castells

"Necesitamos estímulos positivos. Y la política los ha de dar".

Jueves, 09 de Febrero de 2012
Con una extensión de 8km2, cerca de 40.000 habitantes y a menos de 70 kilómetros de Barcelona, Igualada comenzó, como la mayoría de municipios, con un pequeño núcleo de población del que hay testimonios escritos desde hace más de mil años, en 1003 . Con una historia que se va recorriendo a lo largo de más de diez siglos y que conserva numerosos testigos, Igualada es la capital de la comarca de Anoia, y su principal actividad es la industria, diversificada en papel, textil y piel. Hoy hablamos con su Alcalde.

 

"En la política te ha de mover la idea de servicio público. Pienso que la gente que hemos estado muy implicados en el mundo de la ciudad civil, nos motiva el ver y conocer que alguien se ha de hacer cargo de la cosa pública"

"El ciudadano entiende los recortes a partir de la situación económica en la que estamos. Además, esta crisis ha llegado primero a las familias, luego a las empresas y ya empieza a llegar a las administraciones públicas"  
 
"El futuro pasa por una cierta difusión de unos valores que nuestras familias, padres y abuelos, siempre han llevado a cabo y, desgraciadamente, tenemos la sensación de que esta generación que está saliendo no los tienen"
Viendo su currículum nos damos cuenta de la considerable trayectoria política que tiene detrás
Y es que en la política te ha de mover la idea del servicio público. Pienso que la gente que hemos estado muy implicados en el mundo de la ciudad civil, nos motiva el ver y conocer que alguien se ha de hacer cargo de la cosa pública. Es como en un bloque de pisos donde cada uno es propietario pero alguien se tendrá que encargar de la limpieza, del mantenimiento ... pues en una ciudad es lo mismo. Ha de haber alguien que se responsabilice de hacer estas tareas comunes y hacerlas de la mejor manera, para que todo el mundo salga beneficiado.
 
¿Cómo se ha encontrado el Ayuntamiento después de tantos años de gobierno del PSC?
Me lo he encontrado complicado. No hace falta decir que la situación en la que nos encontramos ya lo es bastante. Una de las primeras acciones que hicimos fue pedir una auditoría, que, visto desde la oposición, ya veíamos que no saldrían resultados demasiado buenos. Tenemos una ratio de ahorro neto negativo, un remanente negativo de tesorería y un endeudamiento muy alto. Y eso provocó que el Gobierno de la Generalitat nos convocara como uno de los ayuntamientos en una situación económico-financiera más delicada. Ahora bien, lo que tenemos que hacer ahora es recuperar el sentido común. Y será necesario racionalizar y optimizar servicios para que sean más eficientes.
 
¿Cree que el ciudadano acabará entendiendo los recortes que se puedan producir?
Las entiende a partir de la situación económica en la que estamos. Además, esta crisis pienso que ha llegado primero a las familias, después a las empresas y ya empieza a llegar a las administraciones públicas. Quizá se tendría que ser mucho más pedagógico y explicar muy bien la situación. Pero mire, le pondré un ejemplo de aquí, de Igualada: cuánta gente viaja en determinadas líneas de autobuses? Nadie se lo había preguntado, y nos hemos encontrado con líneas que transportaban de media a 0,1 pasajeros por expedición!
 
Habían cosas que no se aguantaban por ninguna parte
Las administraciones públicas hemos de racionalizar como lo hace una familia o una empresa. Es un objetivo riguroso que nos hemos marcado: primero en el presupuesto, donde rebajamos dos millones el gasto corriente. Y luego manteniendo este rigor.
 
¿Y qué me dice de la misma Administración? El ciudadano piensa que hay organismos supramunicipales que quizá no hace falta mantener. Los Consejos Comarcales y las Diputaciones, por ejemplo.
Pues mire, yo creo que de los dos organismos municipales se debería hacer uno solo. Ahora, sí creo que puede estar bien que haya un organismo por encima de los gobiernos municipales, para ayudar a hacer más ahorro y eficiencia, en economías de escala. ¿Cuál de los dos sacaría? Pienso que deberíamos inclinarnos hacia las veguerías, sin olvidar que los Consejos Comarcales están ayudando mucho a los ayuntamientos pequeños y las Diputaciones también hacen un trabajo magnífico. Y tampoco podemos dejar de tener en cuenta que aquí se están haciendo también muchos recortes.
 
¿Y se perciben por parte del ciudadano?
De una manera u otra, hemos pedido sacrificios a la gente. Ahora mismo pienso que es importantísimo que la ciudadanía vea que los ayuntamientos también somos capaces de hacer estos sacrificios. Con los recortes de las que hablo sólo se arregla el Ayuntamiento de Igualada, haciéndolo viable y consistente. Pero aún hay mucho trabajo por hacer.
 
¿Con tanta mala noticia?
Mire, la gente necesita estímulos positivos. La política también ha de dar esperanzas en que el futuro puede ser mejor, como hace Obama. Se ha de gestionar bien, de acuerdo, pero también dar esperanzas de que saldremos adelante, porque no hay otra alternativa.
 
¿Pero qué hacemos con la gente que está en el paro?
El tema del empleo es tanto un problema de ocupación como de empleabilidad. Tenemos muchos parados y se han de redirigir hacia nuevos empleos, tal y como ya se hizo en su momento con las mujeres cuando pasaron del sector textil al sector del servicio de las personas. También se ha de fomentar mucho la cultura emprendedora, trabajar las competencias de la gente para optimizarlas y generar oportunidades, claro.
 
¿Y qué se hace desde el Ayuntamiento para agilizar la creación de empresas y puestos de trabajo?
Una de las primeras acciones, que nos está volviendo muchos inputs positivos, fue la de crear una oficina de atención empresarial, encargada de gestionar y facilitar la tramitación administrativa. Queremos alfombra roja para los emprendedores y gente que quiera crear un negocio.
 
¿Y en cuanto a la relación entre empresas y universidades?
En el caso de Igualada se ve muy claro y concreto. Nosotros no seremos un gobierno que inaugure muchas cosas, sólo tenemos dos proyectos con los que nos obsesionamos: el primero es la Escuela de Ingeniería de Igualada, que necesita un espacio nuevo. El otro proyecto es un Centro de Simulación en el ámbito de la salud, que ya tenemos una aportación muy importante que nos permitirá que entre tres y cuatro mil médicos vengan a formarse en este ámbito de la simulación. Pensamos que la apuesta por el conocimiento será la gran apuesta de este gobierno, más que la de urbanismo o hacer planes de empleo. Y es que necesitamos hacer inversiones que tengan retorno y una consecuencia ya serán los puestos de trabajo.
 
No sé si el tema del paro afecta a la inmigración que hay en Igualada. ¿Qué programas tienen al respecto?
Cabe decir que la comarca de la Anoia es la tercera comarca con menos inmigración en toda Cataluña, pero hay que tener en cuenta que también es una de las que tiene más paro. Aquí la inmigración no es ningún problema, aunque sí que trabajamos en diversas iniciativas con tal de integrar a los recién llegados en una nueva realidad. Yo mismo soy voluntario lingüístico y pienso que hemos de ser un país muy integrador, un factor que va muy ligado a nuestra propia manera de ser.
 
¿Una manera de ser que cree que ha de pasar por la recuperación de valores, como el del trabajo bien hecho, la responsabilidad, el espíritu de trabajo?
Absolutamente. El futuro pasa por una cierta difusión de unos valores que nuestras familias, padres y abuelos, siempre han llevado a cabo y, desgraciadamente, tenemos la sensación de que esta generación que está saliendo no los tienen. La cultura del trabajo, del esfuerzo, de la disciplina, del rigor ... Se ha creado una sociedad donde se dan todas las cosas hechas y aquí está el error. Por lo tanto, hemos de reconducir y hacer ver a la gente que no saldremos si no nos ponemos todos juntos. En este sentido, hay una frase que me gusta mucho: "Para salir de un pozo, lo primero que has de hacer es dejar de cavar".
 
Usted ahora menciona unos valores en los que últimamente y por parte de la ciudadanía y los poderes públicos ya se habla sin demasiados complejos de independencia. ¿Cómo lo ve desde el ámbito municipal?
Mire, no sé si desde el mundo municipal se conseguirá la independencia, pero es un paso más. Creo que la independencia la conseguiremos trabajando la base: por la calle, comentándolo, debatiéndolo, diciéndolo... sí que pienso que ha de ser el futuro de nuestro país, no hay otra alternativa. Así que, de manera pausada pero sin perder demasiado tiempo, tenemos que conseguir hacer ver a la mayoría del país, acompañados del Gobierno y de la sociedad civil, que el futuro pasa para que podamos ser nosotros los que gestionemos Cataluña. Estoy seguro de que saldremos adelante, pero hemos de hacerlo unidos.
 
Vamos a otros temas. ¿Qué se ha hecho para que Igualada sea nombrada ciudad de los niños y las personas mayores por la UNESCO?
Bien, aquí tenemos un grupo muy activo de la UNESCO, y de hecho, es uno de los proyectos que tenemos en nuestro programa electoral. En Igualada, en el ámbito de la infancia y la vejez, se hacen muchas actuaciones y queremos ser capaces de integrar un proyecto que guste a este organismo internacional, entre otras cosas, porque es otra manera de poner Igualada en el mapa . Además, el Ayuntamiento trabaja en el Consorcio Socio-sanitario y tenemos varias actuaciones en marcha: pisos tutelados para personas mayores, residencias dentro y fuera de Igualada ... con esto podemos presumir de que tenemos muy bien controlados los servicios a personas mayores. Se podría hacer mucho más, pero en estos momentos nos es muy difícil gestionarlo.
 
Otros elementos que llaman la atención de esta ciudad es su plan de residuos
Aquí se ha conseguido hacer un contrato, aún no hace un año, de recogida de basuras, que implica tanto la RCU como la selectiva. Estamos muy satisfechos del balance porque ha supuesto una rebaja de un 10% del coste a todos los ciudadanos; se ha renovado toda la flota de camiones, que ahora van con gas, es decir, son silenciosos y no contaminan. Nos falta concienciar aún más a la gente para que utilice el reciclaje y sean muy conscientes de que supone todo ello una mejora en el medio ambiente y un ahorro para el Ayuntamiento.
 
Vamos acabando. Usted es muy activo con las redes sociales
Sí. Llevo tres años utilizando Twitter y Facebook. Algunos me dicen que incluso lo utilizo demasiado. Pero mire: la política se puede hacer de dos maneras. Una, encerrado en el despacho, porque la estructura burocrática del Ayuntamiento obliga a estar muy encerrado, a mí esto no me gusta. Quiero que mi despacho sean las plazas y calles, me gusta salir y pasear. Otra es, aceptando que se ha de estar mucho en el despacho, pues comunicarte con la gente a través de las nuevas tecnologías, e informarte así de las cosas que pasan. La gente es muy exigente, y debe serlo, pero también nosotros tenemos la responsabilidad de dar la información. Así que este esfuerzo de estar tan conectado, de hacer de alcalde 24 horas, también me lo agradecen los ciudadanos.
Marc Castells
Marc Castells
Alcalde d'Igualada