Santi Vila


 "El buen gobierno se hace con la participación de todos"

Lunes, 27 de Febrero de 2012
Con poco más de 44.000 habitantes esparcidos en casi 20 km2, Figueres es la capital del Alt Empordà y uno de los municipios más conocidos de Girona, y en parte porque allí nació Salvador Dalí pero también Narcís Monturiol, el inventor del submarino. Su nombre es visigodo y deriva de "Ficaris", así que posee una larga e intensa historia de la que quedan un montón de vestigios. En el siglo XIX conoció una época de prosperidad, siendo un importante centro de ideas republicanas y federalistas. Y ya en el siglo XX, a partir de la segunda mitad de la centuria, comenzó a ganar popularidad con el advenimiento del turismo. De todo esto y de más cosas nos habla el invitado de hoy, su alcalde.
"Por encima de todo, en la política, están las ganas de incidir en el desarrollo de la sociedad y de mejorarla. Y esto sólo se puede hacer de una manera: trabajando, comprometiéndote con lo que haces".
 
"La vocación de la ciudad sigue siendo de servicios: la cultura, el comercio, el ocio y el turismo. Tenemos grandes equipamientos, y de la cultura hemos hecho un tema motor. Pero también del comercio: tenemos proyectos como la declaración de Figueres como ciudad turística". 
 
"Difícilmente los ciudadanos no comprenden que no se pueden gastar más de lo que tienes. Otra cosa es que seamos capaces de explicar a la ciudadanía que los ajustes y recortes han de ir acompañados de reformas".
Hemos visto que en su currículum usted era profesor de historia 
Sí, de historia contemporánea, en la Universidad de Girona y La Salle de Figueres. La gente me pregunta qué me ha llevado a la política, pero yo diría que el mundo académico es la reflexión y el mundo de la política, la acción. Así que por encima de todo en la política, están las ganas de incidir en el desarrollo de la sociedad y de mejorarla. Y eso sólo se hace trabajando, comprometiéndose en ella.
 
En las últimas elecciones, además, su candidatura consiguió ganar a todos los colegios electorales 
Efectivamente, fue un orgullo inmenso. En Figueres, nunca un alcalde había logrado obtener mayoría absoluta de esta manera. Creo que la clave está en que la gente vio que estábamos muy comprometidos en un proyecto de ciudad, que era muy transversal, que no entendía de partidismos y que, por tanto, aglutinaba a gente tanto de centro-izquierda como de centro-derecha. Además, tenía como denominador común un proyecto de modernización para Figueres.
 
Las mayorías absolutas suelen olvidar que el cargo tiene fecha de caducidad. ¿Qué piensa de la limitación de mandatos? 
Pues que está muy bien, claro. Matizando un poco más, seguramente, deberíamos avanzar hacia mandatos un poco más largos, que fueran de cinco años, y que sólo se pudiera optar a una reelección. Pero en principio esto de perpetuarse en el poder no me parece bien.
 
Me ha llamado la atención que en Figueres está el Consejo de Ciudad. 
Sí, creo que es un propósito muy interesante de participación y consulta. El Consejo de Ciudad es un órgano de participación ciudadana que sirve para que los ciudadanos puedan opinar y asesorar al alcalde, al gobierno y al conjunto del consistorio. En el caso de Figueres, el plenario elige quince ciudadanos de la sociedad civil y, por tradición, también se invitan a los ex alcaldes, porque se entiende que tienen un bagaje suficiente para hacer aportaciones.
 
Es una manera de que en la política participe todo el mundo. Suena interesante 
Y no es el único elemento. También quisiéramos garantizar que la oposición pueda hacer el ejercicio de control, de iniciativas, pero que a la vez no se entren en dinámicas de bloqueo u otros que, por decirlo llanamente, hagan inviable el desarrollo ordinario de un pleno. Para lograr esto, nos hemos planteado reformar el reglamento orgánico municipal, que es un instrumento que ordena el desarrollo del pleno.
 
¿Y con esto no se puede caer en una concentración de poder?
No, porque yo mismo me comprometí que no haríamos ninguna reforma que sólo fuera refrendada por mayoría absoluta, que es como gobierna CiU en Figueres, sino que reforzaríamos la calidad de esta mayoría con la necesidad de que se aprobara con el conjunto de tres fuerzas, como mínimo. 
 
Nos vamos del Ayuntamiento. ¿Cómo está afectando la crisis en Figueres? 
Pues está afectando mucho, como en el resto de ciudades. En estos momentos tenemos unos niveles de paro absolutamente insoportables; en torno a cinco mil personas en una ciudad de cuarenta y cinco mil. Afecta a todas las familias. Tenemos una estructura empresarial de pequeñas empresas, y eso quiere decir que también se sienten mucho y sufren mucho la falta de posibilidades de acceder al crédito, por ejemplo. 
 
Y sin olvidar el turismo, claro 
Sí, la vocación de la ciudad sigue siendo de servicios: la cultura, el comercio, el ocio y el turismo. Tenemos grandes equipamientos (el Museo Dalí, Museo del Juguete de Cataluña ...), y de la cultura hemos hecho un tema motor. Pero también del comercio: tenemos proyectos como la declaración de Figueres como ciudad turística. 
 
De hecho, el Consejo de Denominación de Municipio Turístico es para la "Semana de los Dos Sábados", ¿verdad? 
Sí, esta es una frase muy exitosa de Jordi Rotllant, el Presidente de la Asociación de Comerciantes, que para hacerlo comprensible, sintetizó el propósito: imaginar que hacemos las cosas tan bien, que conseguimos que las semanas tengan, desde el punto de vista comercial, dos sábados, y que la vida que se genera en las calles el domingo sea similar a los sábados.
 
Supongo que el Ayuntamiento se ha puesto con tal de agilizar este movimiento y especialmente, de favorecer también otro gran motor comercial: la creación de empresas
Bien, más que desde el Ayuntamiento, creo que a quien corresponde el trabajo es al Gobierno de Cataluña, que ya lo está haciendo: las Leyes Ómnibus, por ejemplo, van sobre todo a agilizar procesos y facilitarlos. Y pienso que se notará, porque en el otorgamiento de muchas licencias, ahora con el trámite de comunicación previa, conseguiremos que se pueda salir adelante.
 
Y usted que ha estado en ámbitos académicos, ¿qué se hace para fomentar la relación universidad-empresa? O dicho de otro modo: ¿para mejorar la formación y capacitación de la gente de Figueres qué hace falta hacer? 
Este es uno de los puntos más sensibles y graves que en estos momentos tenemos que resolver. La gente de nuestra comunidad tiene un nivel de formación bajo, la inmensa mayoría de parados no sólo tienen un problema de paro sino también de empleabilidad, lo que indica que cuando remita la crisis seguiremos teniendo dificultades para que estas personas se inserten en el mercado laboral. Lo que hemos hecho, por ahora, es una estrategia formativa que pasa por el impulso de planes de empleo hasta la puesta en marcha de una escuela de hostelería, y diversas iniciativas que permitan calificar mejor a nuestra gente.
 
Y ya que estamos hablando de crisis, ¿cree que el ciudadano entiende los recortes?
Difícilmente los ciudadanos no comprenden que no se puede gastar más de lo que tienes. Otra cosa es que seamos capaces de explicar a la ciudadanía que los ajustes y recortes deben ir acompañadas de reformas. En estos momentos es nuestra misión; se ha de demostrar que hay un compromiso absoluto con las políticas públicas, especialmente dirigidas al servicio de las personas. Que la administración está comprometida con el progreso de la ciudadanía, pero que también hay un tema de sostenibilidad económica. Por tanto, cuando te encuentras con una administración, en el caso de los ayuntamientos, tan dependiente de los ingresos urbanísticos, como lo ha sido hasta ahora, quiere decir que tenemos que repensar cuál es nuestro modelo de cartera de servicios a prestar y cómo los sostenemos .
 
Y ya que habla de crisis, ¿qué piensa del papel de la administración en todo esto? ¿Es necesario que existan órganos que desaparezcan? 
Pues sí, empezando por la diversidad de Diputaciones. Sin lugar a dudas, se deberían concentrar todas las competencias en una única, que finalmente las debería verter todas en el Gobierno nacional. También pienso que habría que repensar el tema de los consejos comarcales: el error es concebirlos como entidades políticas. Deberían ser más órganos de
gestión y mancomunación de servicios. El error viene cuando se utilizan instituciones de servicio para crear estructuras políticas. Y ya veremos el reciente constituido Gobierno de Consejos Locales: lo que sí es seguro es que no ha de generar ni un solo euro de gasto.
 
Con la crisis, problemáticas como la inmigración habrán pasado a un segundo término 
Sí, pero para nosotros, la integración de la inmigración es absolutamente estratégica. Figueres es una ciudad que desde el año 2001 ha crecido en gran parte, gracias a la inmigración. Y en poco tiempo pasaremos a ser una de las ciudades medianas de Cataluña, por haber incorporado a ciudadanos de todo el mundo que viven con nosotros. Así que no se le escapa a nadie que a corto plazo esto puede generar tensiones, dificultades. En Cataluña uno de los elementos que permite más integración es la lengua, por lo que tenemos muchos programas para la integración que ponen el acento en la lengua.
 
Esto no deja fomentar la participación de los ciudadanos, que sientan la necesidad de trabajar para Figueres, y no esperar tanto del alcalde y las administraciones 
Bueno, este es el gran reto que tienen las democracias representativas: el convencer a la ciudadanía de que el buen gobierno se hace con la participación, no sólo delegando y eligiendo representantes. Es un trabajo difícil, y lo más difícil de resolver es el cómo los ciudadanos pueden participar con esta información que permita que sus afirmaciones sean positivas y realmente solventes.
 
Entonces, ¿deben utilizar los nuevos medios y plataformas de comunicación? 
Absolutamente. No tengo ni una persona de mi equipo que no esté muy activa en todas las redes sociales: Facebook, Twitter, blogs ... me gusta que la gente tenga opinión política y construya relatos de por qué pasan las cosas. Lo valoro mucho. Además, el Ayuntamiento también tiene su web y recursos.
 
Para un alcalde también debe ser tranquilizante el hecho de que haya un seguimiento continuo de todas sus acciones 
También tenemos que hacer pedagogía, porque a veces, interesadamente y desde la política, se ha tenido una cierta actitud paternalista, incluso para construir unas complicidades políticas, que a la larga tienen efectos negativos, ya que pueden "matar" la vitalidad y el espíritu de emprendimiento de la sociedad civil. Por lo tanto, pienso que se debería reforzar mucho la iniciativa de la sociedad, las ganas de emprender proyectos de tipo empresarial y cultural con el que es el papel de la administración que, yo creo que en los próximos años, veremos cómo se redefine y opta por hacer pocas cosas pero muy bien hechas.
 
Antes toda la actividad la hacía el ayuntamiento y ahora se habla de una actividad conjunta entre éste y el ciudadano 
Sí, fíjese que todos los estudios académicos que nos evalúan se dan cuenta de que a menudo el 30% de los recursos de los ayuntamientos se desvía a gestiones de competencias que no son propias, el cual es insostenible. Ahora, en el marco de la nueva ley de gobiernos locales, lo que tenemos que hacer es precisar bien qué se espera de las ciudades, los ayuntamientos, y dejando todas aquellas cosas más periféricas que, al final, lo único que hacen es grabar a los ciudadanos con más impuestos.
 
Antes ha comentado el Museo Dalí y Figueres es conocida en todo el mundo por él. ¿Cómo se pone Figueres en el mapa de las ciudades decisivas, económicamente hablando? 
Una de las grandes apuestas es ser una ciudad en red. Que hayamos sido la primera ciudad del país en estar conectada con alta velocidad con la ciudad de París, que a finales de año estamos a 40 minutos de Barcelona, que tengamos la Costa Brava a 10 minutos del centro ... todo esto quiere decir que una ciudad media puede ejercer con muchas garantías de capital de territorio. Figueres se convierte en una ciudad activa, de servicios, de comercio, de cultura ... por tanto, debe estar muy bien conectada. La alta velocidad es la gran oportunidad que nos dan.
 
Y ya que hablamos de temas más nacionales, ¿qué piensa del pacto fiscal? 
Figueres no pertenece a la Asociación de Municipios para la Independencia y uno de los motivos es porque nosotros tenemos un contrato con la ciudadanía que habla de proyectos de la ciudad, no de país. También es cierto que este es un tema muy actual, que la ciudadanía nos exige que nos posicionemos y, por tanto, en un futuro a corto plazo, veremos que el Ayuntamiento permite que los concejales hablen de lo que creen que sería mejor para el futuro de Cataluña. Pero hay una cosa cierta: tendremos que ver cómo el Gobierno de Cataluña gestiona el reto de conseguir la soberanía fiscal, porque si lo consiguen, esta reflexión sería muy diferente.
 
¿Y estos cambios que pueden producirse en el futuro deberían ir ligados a algo más? 
Sin duda. Recuperando unos valores. En estos momentos, el problema que tenemos es de descrédito de las instituciones, los partidos, de la idea de bien común y acción política. Por lo tanto, tenemos que regenerar todos los valores que nos permiten volver a confiar y a creer en las instituciones. Me gusta decir que una de las grandes virtudes que tiene la democracia de base liberal es que admite la reforma continua, lo que en cierto modo explica que tenga tantos años de historia. Debemos ser capaces de estar atentos a los cambios y reconocer el malestar y la indignación de muchos ciudadanos. Pero es evidente que sin cultura del esfuerzo el país no sale adelante, necesitamos una ética de emprendedores.
Santi Vila
Santi Vila
Alcalde de Figueres