Josep Maria Vila d’Abadal

Independiente

"No hay encaje con España y hemos de tener nuestro propio modelo"

"Ser catalán es bueno, el Estado catalán es positivo, seremos una sociedad más justa, seremos más equilibrados, más modernos ...", entonces es cuando nos damos cuenta de que en España ya no podemos seguir, que nos rompe, que nos va en contra, que nos prohíbe, y que evita darnos financiación para que el país pueda salir adelante.

Martes, 01 de Mayo de 2012
Con poco más de 40.000 habitantes esparcidos en 30 km2, Vic es algo más que la capital de Osona. Destaca el inmenso patrimonio que tiene: artístico y religioso, pero también universitario, deportivo y gastronómico. Como se sabe, el nombre original en latín de la ciudad era "Ausa", como testimonian las monedas romanas y ibéricas que se han conservado. Hoy hablamos con su Alcalde.
"Creo que la política es un acto exclusivo de servicio, no puede ser un modus vivendi para los políticos. Además, la limitación de mandatos obliga a la renovación, a que entren nuevas ilusiones, nuevas ideas y nuevos programas "
 
"Es básico recuperar y mantener los valores que teníamos, los que se han perdido, explicarlos e incentivar para que la sociedad los haga suyos. Y que las nuevas generaciones crezcan con estos nuevos conceptos recuperados ".
 
"Las veguerías no son necesarias. Es otra Administración que no hace falta. ¿En qué comarcas las pondríamos? ¿Qué capacidad económica deberían tener? ¿Qué podrían aportar? No, no. Tenemos que hablar de eficacia de la Administración y cuanta menos haya, mejor".
Ahora que hace un año de las elecciones municipales, ¿cómo ve con la perspectiva del tiempo los resultados que obtuvo?
Obtuvimos mayoría, pero fue simple. Hoy en día es muy difícil llegar a la mayoría absoluta porque hay tantos candidatos y tantos grupos que se presentan, que todo es muy complejo. En mi caso, siempre dije en qué había fallado, y por eso reflexioné si seguía o no seguía, porque era como un reto después de todo el esfuerzo que había supuesto.
 
Algún ejercicio de autocrítica, ¿pues?
Con todo el trabajo que había dedicado a la ciudadanía y al Ayuntamiento, francamente, parecía que debería haber tenido otro resultado. El error fue no transmitir a la ciudad lo que había hecho. Y esta falta de sinergia se ha acabado pagando. Pero vaya, eso no quita que pienso que transformamos claramente la ciudad de Vic en positivo.
 
Pues ya que estamos, ¿qué piensa de la limitación de los mandatos?
Hay que aplicar la ley. Al presentarme como nuevo candidato del comité de gobierno, propuse dentro de Unión en el próximo Congreso, que si ganáramos, limitaríamos mandatos tanto de los partidos como de la Administración. Creo que la política es un acto exclusivo de servicio, no puede ser un modus vivendi para los políticos. Además, la limitación de mandatos obliga a la renovación, a que entren nuevas ilusiones, nuevas ideas y nuevos programas. Esto permitirá evolucionar el mundo rápidamente y con más justicia.
 
Esta movilidad permitiría quizás una mayor colaboración entre el Ayuntamiento y la iniciativa privada empresarial, ¿verdad?
Nosotros tenemos una parte de nuestro Ayuntamiento dedicada a la promoción económica. Trabajamos también con Parctec Vic, que es Ayuntamiento + Universidad que se dedica a la promoción de nuevas iniciativas, emprendedores, nuevos proyectos empresariales ... Y también queremos que los empresarios encuentren su espacio para hacer innovación, para salir adelante, para generar riqueza. Como toda Administración, hemos de ayudar a las empresas de la ciudad, de la comarca y de Cataluña.
 
¿Y cómo cree que se puede fomentar que la gente trabaje por el municipio y no esperar a que la Administración lo haga todo?
Bueno, la tendencia es que la Administración solucione los problemas y sobre todo, lo haga el Alcalde. Y eso no está bien. Tenemos que volver a esta cultura de la confianza, que la gente haga las cosas bien hechas. Por lo tanto, tenemos que cambiar las relaciones, la cultura del trabajo, la manera de entender la iniciativa, cómo se deben hacer las inversiones ... tenemos que cambiar de fondo la sociedad y que la Administración esté muy próxima al ciudadano y que ayuda y dice cómo debe hacerlo ...
 
Usted forma parte del Consejo Comarcal de Osona. Muchos ciudadanos no entienden la utilidad de tantos órganos administrativos. ¿Es este el caso?
Depende del lugar y también del entorno. El trabajo del Consejo Comarcal debe ser la de animar a los ayuntamientos y buscar soluciones que sean útiles. Hay comarcas que no es posible tenerlos porque hay muy pocos ayuntamientos y todos tienen su capacidad y son lo suficientemente grandes. En el Barcelonès por ejemplo no tiene ningún sentido el Consejo Comarcal porque hay el área metropolitana, pero aquí, por ejemplo, en Osona, han ido bien. Aquí no podríamos eliminar el Consejo Comarcal porque es imprescindible.
 
¿Y las Diputaciones?
Creo que ya no son necesarias. Aquí somos un país pequeño: tenemos de todo y creo que la Generalitat puede administrar el dinero de las Diputaciones para ayudar desde el gobierno a los municipios y sacar adelante los proyectos que sean supramunicipales sin necesidad de otros órganos.
 
¿Y las veguerías? ¿Piensa que son necesarias?
Las veguerías tampoco son necesarias. Es otra Administración que no hace falta. Es una ridiculez. ¿En qué comarcas las pondríamos? ¿Qué capacidad económica deberían tener? ¿Qué podrían aportar? No, no. Tenemos que hablar de eficacia de la Administración y cuanta menos haya, mejor, la Generalitat es suficiente.
 
Volvemos a Vic, si le parece. La ciudad no deja de representar buena parte del carácter catalán, aunque dicen que ha dejado de ser "la ciudad de los santos"
(Risas) Bueno eso se dice en el sentido de que es una ciudad de tradición, que ama Cataluña, que saca adelante nuestro país, que se dedica, que además es catalanista, y que se jugará la piel para que nuestro país sea libre y tenga un buen proyecto nacional.
 
Ahora que ha salido el tema, ¿cree que es necesario replantear la realidad actual para ver cómo se han de recuperar estos valores que decía y conseguir así la estabilidad de Cataluña?
Mire, la crisis actual es una crisis realmente de valores, pero también de todo: de la democracia, los partidos, de la relación de la política con los ciudadanos ... Es una crisis profunda y por tanto debe surgir un nuevo proyecto. Los pensadores europeos, los que están hoy día escribiendo, hablan de una sociedad del conocimiento. Y pasar de la sociedad industrial a la de conocimiento, representa una gran transformación: valorar realmente la persona, su conocimiento, la ciencia, los valores del trabajo, del esfuerzo, pero también de la hospitalidad, de la amistad, de la familia ... muchos valores en definitiva que se habían roto y que cohesionan la sociedad y la hacen mejor.
 
Y da mucha importancia, usted a esto, pues
El valor de la igualdad por ejemplo. Se ha perdido, ya nadie habla. Y cuanto más igualitaria sea la sociedad mejor es, más cohesionada está, y menos conflictos tiene. Pero aparte de esto, también es básico recuperar y mantener los valores que teníamos, los que se han perdido, explicarlos e incentivar para que la sociedad los haga suyos. Y que las nuevas generaciones crezcan con estos nuevos conceptos recuperados.
 
Unos valores que pasan por la enseñanza. Y en Vic, además, hay una buena tradición universitaria
La formación profesional es de las herramientas que hay y hay que aprovechar. Y en estos sentidos, se debe ir formando a gente una vez ya trabaja y está formada. Así que mantener la formación es una de las líneas importantes que seguimos. En UVIC hay un programa para colaborar con la formación profesional, subir el nivel y dedicarse a hacer cursos propios para hacer constante esta formación. Pero sobre todo, lo que se debe hacer es formar gente para trabajar: de universitarios quizá tenemos demasiado, pero necesitamos más trabajadores formados.
 
Y más ahora, con tiempos tan difíciles. ¿Cree que el ciudadano entiende los recortes?
Se han de entender de todas las maneras. Es la primera acción que hay que hacer cuando los gastos superan los ingresos. Tenemos que intentar volver a hacer inversión, dedicar parte del dinero que queden a inversiones y a incentivar la economía, hacer infraestructuras y no parar la obra pública. El gobierno debería pensar en hacer acciones no sólo para incentivar la economía del privado sino para crear nueva economía, para generar más ingresos desde el beneficio del trabajo no desde los impuestos.
 
Tenemos que intentar volver a hacer inversión, dedicar parte del dinero que
queden a inversiones y a incentivar la economía, hacer infraestructuras y no
parar la obra pública.
 
¿Y piensa que una buena idea es apuntarse a la insumisión fiscal?
Mire, ayudaría a crear puestos de trabajo, crear empresas, infraestructuras, nuevas inversiones, y sobre todo crear un tejido. En Cataluña somos un país dentro de Europa que apunta a la innovación y experimentación, y ahora que tenemos tanta gente que marcha y que hemos dejado de invertir en investigación e innovación, costará mucho recuperarlo. Así que si tuviéramos dinero propio podríamos potenciar el sector del conocimiento. En este sentido, seríamos uno de los mejores países del mundo.
 
Así que si tuviéramos dinero propio podríamos potenciar el sector del conocimiento.
En este sentido, seríamos uno de los mejores países del mundo.
 
Usted apuesta, pues, por la independencia. ¿Cómo lo ve desde la Asociación de Municipios para la Independencia?
La idea es coordinar los municipios para crear un cambio de ruta, y apoyar a los municipios catalanes para que digan su voluntad de sí o no para tener un Estado propio dentro de Europa. Y cuando construimos un argumentario basado en el "ser catalán es bueno, el Estado catalán es positivo, seremos una sociedad más justa, seremos más equilibrados, más modernos, etc", entonces es cuando nos damos cuenta de que en España ya no podemos seguir , que nos rompe, que nos va en contra, que nos prohíbe, y que evita darnos financiación para que el país pueda salir adelante.
 
No hay ninguna posibilidad de entendimiento, pues
No, no hay solución, no hay encaje entre Cataluña y España, eso está claro. Y por tanto, tenemos que empezar a construir nuestro modelo propio. Nosotros lo empezamos con un proceso de municipios que trabajan con su gente, explicando el modelo y también al resto de gente interesada, tanto europea como del mundo, quien sea, lo que nos pasa. Y a partir de aquí, vamos tirando adelante.
 
¿Y realmente piensa que es posible ser independiente?
Claro que es posible. Han habido consultas populares que han dado resultados extraordinarios, entre otras cosas porque se han hecho sin medios, sin influencia institucional. Pero también ha habido una manifestación de más de un millón de personas apostando por la Independencia. Y hay una Asociación de Municipios que apuesta por la independencia y de la que ya hay apuntados más de 440. Si: la sociedad catalana está reflexionando, está cambiando y lo ve necesario. Pero eso sí: hay que hacerlo de manera pacífica, dentro de la democracia.
 
Más de 440 municipios apuestan por la independencia. Si: la sociedad catalana
está reflexionando, está cambiando y lo ve necesario. Pero eso sí: hay que
hacerlo de manera pacífica, dentro de la democracia.
 
¿Y Europa nos apoyará?
En Europa habrá mucha gente que nos apoyará y gente que no, como en todas partes. Hay estados, países y naciones que nos apoyarán en nuestro proyecto de país y que además entenderán que es beneficioso, porque Cataluña será un país productor, un país que será contribuyente de Europa, que no deberá cobrar porque pasará de las rentas más altas de Europa, y que por tanto podrá liderar proyectos que puedan beneficiar a Europa claramente. Ahora, todo esto no puede ser. No nos dejan.
 
Cataluña será un país productor, un país que será contribuyente de Europa,
que  no tendrá que cobrar porque pasará de las rentas más altas de Europa,
y que  por tanto podrá liderar proyectos que puedan beneficiar Europa claramente.
Ahora, todo esto no puede ser. No nos dejan.
 
El 12 de mayo se celebra el Congreso Nacional de Unión y el lema es: 'Centralidad, humanismo y justicia social'. ¿Toca ahora hablar de estos temas? 
La candidatura va más en el sentido de democracia interna, de catalanidad, de Estado propio y de justicia social también, pero desde el punto de vista más cristiano. Nosotros presentaremos una ponencia alternativa, donde hablaremos del problema gravísimo que tiene Cataluña: de crisis social, sí, pero también institucional y de identidad. Un problema de dignidad del país, de relaciones con España, de Independencia o no.
 
La candidatura va más en el sentido de democracia interna, de catalanidad,
de Estado propio y de justicia social también, pero desde el punto de vista
más cristiano.
 
¿Y usted ve realmente al presidente Mas independentista?
Ahora está gobernando en una situación compleja que le obliga a sacar el país adelante sin priorizar este tema. Pero yo creo que sí es independentista.