Alcalde de Caldes de Montbui

Jordi Solé i Ferrando

"Nadie mejor que el Alcalde para saber las necesidades del municipio"

Martes, 26 de Junio de 2012
Caldes de Montbui es una población del Vallès Oriental de poco más de 17.000 habitantes esparcidos en 38km2. Su nombre se refiere, naturalmente, a las aguas calientes que salen del interior de la tierra a una temperatura de más de 70º (una de las fuentes más calientes de Europa), hecho que fue aprovechado por los romanos para construir un balneario, el primero de muchos. No fue hasta finales del siglo XIX cuando la actividad balnearia se multiplicó otorgando importancia a la villa. Hoy hablamos con su alcalde.
"En política local, las siglas o lo que representan los partidos políticos no son siempre el primer motivo por el cual la gente vota. Aquí lo que cuenta es trabajar mucho, rompiendo inercias que se habían llevado años atrás"
 
"En Cataluña tenemos 947 municipios, con su historia y su identidad, y cargársela, sería suprimir parte de esta historia. Así que creo que lo que hace falta es la mancomunidad de servicios, pero no la supresión de municipios"
 
"Es necesario que hayan entidades que estén por encima del municipio y por encima del gobierno del país. Y el nombre es lo de menos, sean Diputaciones o Consejos Comarcales. Pero hace falta que estén"
Acaba de cumplirse un año de la legislatura, la segunda, en su caso. ¿Qué balance hace?
Pues mucho más tranquilo que cuando empecé, hace cinco años, y donde fue una sorpresa que saliéramos elegidos, aunque con un estrecho margen de votos. Ahora, con una cómoda mayoría absoluta, vemos que si la gente nos ha dado su confianza ha sido porque hemos trabajado mucho y hemos roto una inercia que se llevaba hacía años. En la pasada legislatura fue cuando se empezó con la crisis, pero a pesar de todo, conseguimos recursos de otros lugares, y la gente lo ha valorado. En política local, las siglas no son siempre el primer motivo por el que la gente vota.
 
Usted es licenciado en políticas. ¿Piensa que todos los políticos deberían serlo?
No, porque si ponemos criterios de este tipo se pervierte un poco la idea democrática que todo ciudadano mayor de 18 años puede votar, pero también lo pueden votar. Evidentemente, cuanta más formación tenga un político mejor, porque es un trabajo complicado, que exige responsabilidad y mucha dedicación, pero no creo que tengamos que poner condiciones de este tipo.
 
¿Y qué piensa de la limitación de los mandatos?
Pues que en general, son demasiado cortos: cuatro años es muy poco para llevar a cabo proyectos, y pienso que se deberían alargar como Alemania o Francia. Pienso que deberíamos coger este modelo y al mismo tiempo, eso sí, limitar el número de mandatos, a dos o tres, para evitar que algunos cargos se perpetúen.
 
Y ya que hablamos de alcaldes, ¿piensa que también habría que regular sus sueldos?
Sí, claro. Desgraciadamente, si los municipios salimos en los periódicos al principio de la legislatura, es por esta cuestión, de la que también se hace mucha demagogia. Si se marcaran unos criterios claros, que fueran comunes para todos los municipios del país, ahorraríamos muchos malos entendidos.
 
¿Como el hecho de que haya alcaldes que cobren más que el Presidente de la Generalitat?
Mire, todo depende de las comparaciones, pero lo cierto es que hay mucha frivolidad sobre el tema. Naturalmente, no tiene demasiada lógica, pero también es cierto que hay sueldos astronómicos de los que nadie habla y que también son censurables.
 
Ahora se habla de suprimir alcaldías y municipios. ¿Qué piensa?
Es una idea fácil de plantear pero difícil de llevarla a cabo. Mire, a veces tomamos como modelo otros países que parecen haber llevado a cabo algunas ideas como ésta, pero olvidamos que la realidad territorial y local es muy diferente a la nuestra. Aquí tenemos 947 municipios, con su historia y su identidad, y cargársela, sería suprimir parte de esta historia. Así que creo que lo que hace falta es la mancomunidad de servicios, pero no la supresión de municipios.
 
¿Y suprimir otras instituciones? Se ha hablado de los Consejos Comarcales y las Diputaciones, por ejemplo
Mi experiencia me dice que es necesario que haya entidades que estén por encima del municipio y por encima del gobierno del país. Y el nombre es lo de menos. Pero por poner un ejemplo: las Diputaciones, tan cuestionadas últimamente, se han hecho cargo de parte de la deuda de la Generalitat hacia los ayuntamientos. Por tanto, sí que resultan útiles, y sí es necesario que haya este tipo de órganos intermedios. Aquí la idea es ver si son necesarios todos.
 
¿Y esto lo podría establecer una ley de gobiernos locales?
Bueno, debería ser una ley que clarificara muy bien quién hace qué y que dejara muy claro, también, de dónde sale el dinero para llevar a cabo las competencias propias: cómo nos financiamos y cómo podemos obtener este dinero. Ahora tenemos una disfunción: según los estudios realizados, casi el 30% de lo que hacemos tiene gasto en competencias que no nos son propias. Así que habría que clarificar este punto, así como tener más margen para disponer de ingresos, y sobre todo, más libertad para disponer de ellas: nadie mejor que los alcaldes y los concejales para saber cuáles son las necesidades de un municipio.
 
Un municipio que, como el vuestro está dominado por el tema servicios, sobre todo en cuanto al turismo.
Sí, somos una villa termal, y el agua caliente es una de nuestras singularidades, junto con el patrimonio histórico y arquitectónico, que también se relaciona con este hecho. Así que nuestra obligación es ser activos y promocionar esto a través de varias vías: somos fundadores y hemos sido líderes del Consorcio de Villas Termales de Cataluña, que agrupa a nueve municipios termales del país; tenemos relación con el sector privado, la Patronal de los balnearios; tenemos una política propia de promoción de toda la oferta turística y cultural del municipio; y además, tenemos muchas actividades durante el año que tienen como objetivo prioritario atraer a la gente.
 
En los balnearios, pero también en Caldes, ¿no?
En los últimos años, muchas de las intervenciones que se han hecho sobre el espacio público han ido encaminadas a resaltar los atractivos que tenemos, y a mejorar el potencial turístico. Por ejemplo, en la ley de barrios, donde hemos hecho muchas actuaciones en el casco antiguo, la última de ellas recuperando un tramo de muralla medieval que ha resultado la mejor conservada y más importante de la Provincia de Barcelona. También hemos recuperado un antiguo molino harinero, en el marco del nuevo paseo de la riera. La idea es mejorar el espacio público y hacer más atractiva la villa.
 
Para que, entre otras cosas, no se vaya demasiada gente, ¿verdad?
Nosotros no hemos roto la dinámica de crecimiento, aunque sí, es muy lento. Y con el boom económico de hace unos años se notó: hace seis o siete años crecíamos 400 o 500 habitantes cada año mientras que ahora lo hacemos 150. Tenemos un 10% de la población que es inmigrante y afortunadamente no tenemos problemas de convivencia. Entre otras cosas porque también hacemos políticas de integración y de promoción de nuestra cultura y nuestra lengua.
 
Ahora el problema, más que en la integración, está en el paro. ¿Deben tener problemas al respecto?
Como en todas partes. Y como ayuntamiento hacemos lo que podemos por supuesto. Ayudando a familias con dificultades, pagando las cosas básicas, y para las personas desempleadas, un servicio local de empleo, del que estamos muy contentos porque hay una bolsa muy activa, con mucha gente apuntada. Aunque la situación, naturalmente, nos supera: hay 1.360 parados en el municipio.
 
Hay quien aprovecha este paro para formarse
Y así lo hacemos. De hecho, el septiembre pasado inauguramos un equipamiento que incluye una escuela de formación permanente para adultos, con unos espacios magníficos. Y somos también activos a la hora de hacer ciclos formativos y cursos de formación, tanto propios, como en colaboración con otros organismos, como puede ser el Servicio Catalán de Empleo y de otros ayuntamientos, como el de San Feliu de Codines. Pero a pesar de ello, todo parece colgar de un hilo porque no hay recursos por parte del Estado o la Generalitat para financiarlos.
 
En este sentido, la crisis quizá nos ha vuelto a todos más responsables y conscientes
Sí, esto es cierto: a pesar de las dificultades, nos estamos volviendo más solidarios y menos egoístas. Y también somos conscientes de que, aparte de derechos, también tenemos deberes. Nosotros, por ejemplo, estamos trabajando en un programa de voluntariado local, con muchas asociaciones, algunas sociales e involucradas. Así que lo de la sociedad del bienestar que perdemos y tal, sí, de acuerdo, es verdad, pero también hay que relativizar.
 
Se ha comentado mucho de recuperar los valores del trabajo bien hecho, de la exigencia ética, del amor al país ...
Sí, aunque yo no creo en la crisis de valores: si hubiera sido verdad ya hubiéramos plegado como sociedad, ¿no? Lo que sí hay son ciclos, y quizá sí es cierto que hace unos años se habían relativizado. Y ahora tenemos una realidad, muy dura, en la que, como país, necesitamos una sociedad que se implique, que tenga claro que las cosas no caen del cielo, que no se regala nada, que todo se consigue a base de esfuerzo y de trabajo. Seguramente, si esto hubiera sido más claro, no sé si se podría haber evitado la crisis económica, porque tiene unas causas objetivas claras, pero no estaríamos en este agujero tan profundo.
 
Caldes de Montbui pertenece a la Asociación de Municipios para la Independencia. ¿Cómo se trabaja por la independencia desde el municipio?
Bueno, hacer país comienza en tu propio municipio. Por lo tanto, tenemos una responsabilidad, y no sólo con lo que es estrictamente el pueblo, sino también con el país del que formamos parte. Cataluña no es viable económicamente, dentro del Estado español y, seguramente, a nivel cultural e identitario tampoco. Esto ha quedado muy demostrado a través de indicadores.
 
Por lo tanto ...
Por tanto, si lo que queremos es trabajar para un futuro mejor, no sólo para nosotros sino para las generaciones que vengan, estamos obligados a buscar y perseguir este futuro. Y éste pasa por alcanzar el Estado propio en el marco de la Unión Europea. Por esto, es positivo que desde el municipalismo, más de 400 entidades municipales, estemos trabajando conjuntamente para lograr este fin.
Jordi Solé i Ferrando
Jordi Solé i Ferrando
Alcalde de Caldes de Montbui
Enlaces relacionados
www.caldesdemontbui.cat