Xavier Garcia Albiol

"Y cuando salgamos de la crisis, entonces sí, empezaremos a discutir sobre modelos territoriales"

"Ahora hemos dedicar todos los esfuerzos para salir de la crisis"

Martes, 18 de Septiembre de 2012
Con más de 2.000 años de historia (aunque con restos que se remontan mucho más allá, en el Neolítico), Badalona es la tercera ciudad más poblada de Cataluña, tras Barcelona y L'Hospitalet, y sus 220.000 habitantes esparcidos en poco más de 20 km2, la hacen una ciudad bien densa, que mantiene su personalidad a pesar de estar a solo 10 kilómetros de Barcelona. Declarada ciudad en 1897, no fue, sin embargo, hasta bien entrados los ochenta del siglo pasado, cuando, con toda una serie de reformas urbanísticas y su apertura al mar, comenzó a alcanzar los retos de la modernidad.
"Si ha habido millón y medio de personas que han expresado su opinión, no podemos hacer como si no hubiera pasado nada, porque nos equivocaríamos. Así que hay que tener en cuenta que hay una parte de la población que tiene un malestar y debemos ser capaces de saber lo que quieren expresar"
 
"Creo que en estos momentos la Asociación de Municipios para la Independencia no hace ningún favor en el conjunto del país porque tenemos que dedicar nuestros esfuerzos todos juntos para salir de la crisis. Y cuando salgamos de aquí, entonces sí, entonces empezar a discutir sobre modelos territoriales"
 
"Lo peor que se puede hacer es cuando una ciudad donde hay una serie de vecinos que están pasando unos momentos de dificultad, es querer convertirlos en invisibles. Y nosotros somos una ciudad con posibilidades y recursos que quizás no hemos sabido aprovechar en los años de bonanza económica. Y yo intento cambiarlo, esto"
Usted preside la ciudad más populosa de Cataluña gobernada por un dirigente del Partido Popular. Y aunque ya la intuimos, nos interesa saber su opinión sobre la manifestación del 11 de Septiembre
Evidentemente que la manifestación tiene mi respeto dentro de la discrepancia de lo que pienso y lo que está claro es que si ha habido millón y medio de personas que han expresado su opinión, no podemos hacer como si no hubiera pasado nada porque nos equivocaríamos . Así que sí, hay una parte de la población que tiene un malestar, seguramente por diferentes motivos y por tanto debemos ser capaces de saber leer lo que quieren expresar.
 
Que en cualquier caso, no debe ser la independencia
Por supuesto. Yo evidentemente no comparto estas pretensiones ni tampoco las de la entidad que lo ha organizado, la Asamblea Nacional Catalana, ni las de la Asociación de Municipios por la Independencia, aunque lo respeto, claro. Creo que en estos momentos no hace ningún favor en el conjunto del país porque tenemos que dedicar nuestros esfuerzos todos juntos para salir de la crisis. Y cuando salgamos de aquí, entonces sí, entonces empezaremos a discutir sobre modelos territoriales.
 
Repasando su currículum, veo que usted entra en el PP de Badalona en 1990 y un año más tarde, ya es candidato, siendo el primer concejal del Partido Popular en la ciudad. Su vocación, pues, es precoz
Siempre he tenido inquietud por mi ciudad, y sin ir más lejos estuve jugando de bien niño en categorías inferiores del Joventut de Badalona. Con poco más de veinte años me fui animando para entrar en política y al hacerlo, eso me permitió conocer la política local, participar con los planteamientos ideológicos y empezar a formar parte de este mundo.
 
¿Y por qué cree que le votaron?
Pienso que fuimos capaces de presentar un proyecto ilusionante por Badalona, ??y de poder afrontar, de manera directa, clara y sin complejos, cuáles son las necesidades y soluciones que tiene la ciudad. Mire, lo peor que se puede hacer es cuando una ciudad donde hay una serie de vecinos que están pasando unos momentos de dificultad, es querer convertirlos en invisibles. Y nosotros somos una ciudad con posibilidades y recursos que quizás no hemos sabido aprovechar en los años de bonanza económica como Sabadell o Mataró, y que han supuesto un deterioro de la ciudad. Y yo intento cambiarlo, esto.
 
Y cuando fue nombrado alcalde, hace quince meses, ¿cómo se encontró el Ayuntamiento?
Peor de lo que se comentaba, aunque esto no es excusa para no hacer la gestión que corresponda. Era previsible que estuviera mal económicamente, pero también se hizo evidente que había una mala praxis a nivel de organización interna.
 
Y asumido el reto, ¿se puede gobernar con el 33% de los votos?
Evidentemente que se puede gobernar, pero esto obliga a un esfuerzo con mucho diálogo con las diferentes fuerzas políticas, teniendo en cuenta lo que es prioritario: sanear las finanzas municipales.
 
¿Y cómo lo ha hecho?
Con mucho esfuerzo. Y es que la Junta de Badalona es de las que está en una peor situación económica. Quiero recordar que en el plan de proveedores que se llevó a cabo hace unos meses, Badalona fue la segunda ciudad de Cataluña donde cayeron más facturas de los cajones y que enviamos más a Madrid, después de Reus. Y no nos engañemos, para sanear las finanzas sólo hay dos maneras: aumentar el caudal de los ingresos y reducir gastos. En cuanto a los ingresos no soy partidario de aumentar los impuestos, así que estamos trabajando para que Badalona sea una ciudad atractiva para los emprendedores. Y en cuanto a los gastos, pues, hay que recortar aquellos que no son necesarios.
 
¿Y el ciudadano eso lo percibe?
Uno de los problemas de la política local, especialmente los municipios que estamos en el entorno de Barcelona, ??es que no tenemos altavoces suficientemente potentes para poder dar a conocer todas las acciones de gobierno. La única manera que hay pues, es salir a la calle para explicar lo que se está haciendo. Y eso es lo que intento hacer, tanto cuando no era alcalde, como ahora.
 
¿Y qué objetivos se marcó como alcalde?
Esencialmente, conseguir una Badalona que vaya con la misma velocidad. Ahora somos una ciudad que tiene dos realidades: la más cercana al centro, que es la que ha marcado su personalidad, y la de algunos barrios, que por la falta de inversión, entre otros elementos, ha hecho que tenga problemas serios. Y yo quisiera que esta Badalona de dos velocidades, fuera una. Somos la tercera ciudad más poblada de Cataluña y yo quiero convertirla en la tercera ciudad más importante de Cataluña.
 
Un impulso turístico importante podría ser la recuperación de San Jerónimo de la Murtra
Mire, desde que soy alcalde nos hemos reunido cuatro o cinco veces con sus responsables para tratar de dar ese impulso que le decía. Y es que San Jerónimo es un monasterio que tiene una potencialidad enorme. Ahora estamos en unos momentos de dificultades económicas muy delicados, pero sí que estamos estudiando la fórmula que garantice la renovación del Monasterio, y se convierta en una referencia cultural, entre otras cosas porque fue el espacio donde los Reyes Católicos recibieron a Cristobal Colon cuando vino a hacer las 'Américas'.
 
Y más allá de la futura recuperación de estos lugares, ¿qué se hace desde el Ayuntamiento para mejorar la calidad de vida de los badaloneses?
Intentamos que el ciudadano reciba respuesta cuando tiene el problema. No siempre podrá ser satisfactoria pero al menos se le explicará el porqué. Pienso que ni los ciudadanos ni los emprendedores se les puede tratar como si fueran ganado, y muchas veces se ha caído en este error. Así que los vecinos a veces tienen razón y otras no tanta, pero se les debe explicar y atender como les corresponde. No olvidemos que Badalona es una ciudad con la presión fiscal más alta y por lo menos estamos obligados a corresponder en todo lo que podamos, implicando a los ciudadanos.
 
¿Y cómo se implica al ciudadano en las actividades municipales?
El hecho de que seguimos inmersos en esta crisis social y económica tan profunda, y que no sea sólo en el ámbito local sino que nos afecta a todos, está haciendo que una parte importante de los ciudadanos hayan tomado conciencia de que alguna de las cosas que hasta ahora las teníamos como normales, están cambiando. Hasta ahora muchos servicios eran absolutamente gratuitos, y esto es algo que ya no podrá volver a ser, porque la realidad a nivel local que hemos vivido no volverá, será mejor o peor pero lo que es evidente es que no volverá. Y por tanto, esa conciencia por parte de todos afecta a toda relación con la Administración, y la primera es evidente que es con el Ayuntamiento.
 
Y en el caso de Badalona, ??y teniendo en cuenta lo que me comentaba antes de las dos realidades, ¿es mejor hacerlo a través de distritos o de manera más centralizada?
Los ciudadanos de Badalona no tienen un sentimiento de distrito, en todo caso será de barrio, y nosotros como Administración debemos intentar acercar el territorio para unirlo más. Cierto es que durante los años de expansión económica, se ha ido descentralizando la administración, lo que ha provocado la creación de ciertas infraestructuras. Así que ahora, que no tenemos dinero, tenemos que replantear si tenemos que empezar a optimizar esta infraestructura que se ha desarrollado por todo el territorio.
 
¿Entonces está de acuerdo con la supresión de municipios y con la reducción de concejales, como se ha propuesto desde Madrid?
No estoy de acuerdo con el borrador que presentó el gobierno con la supresión de diferentes ámbitos de gestión de gobierno municipal que pienso que son imprescindibles, pero sí en cambio en la supresión de determinados órganos.
 
¿Como el Consejo Comarcal del Barcelonés?
Por ejemplo. De hecho, yo creo que la mayoría de los Consejos Comarcales no tienen sentido. Y no por una cuestión ideológica: desde el punto de vista de la gestión no tiene sentido que haya tantos órganos aparte de los Ayuntamientos: áreas metropolitanas, Consejos Comarcales, Diputaciones ... Hay racionalizar algunos aspectos, porque entre otras cosas, es imposible mantener toda esta estructura, y mantener lo que es necesario. La primera línea que representa el Ayuntamiento y las instituciones supramunicipales. Pero las más importantes.
 
Como la Generalitat o el Gobierno Central, por ejemplo. ¿Cómo tratan Badalona, ??por cierto?
Hombre, conmigo son muy educados y agradables, pero lo que sí es cierto es que si la Generalitat fuera capaz de pagar todo lo que debe, seguramente la situación económica sería muy diferente. Y quiero pensar que la Generalitat trata Badalona con el respeto que se requiere como Ayuntamiento, pero lo que sí es cierto es que la deuda económica que tiene pendiente nos está creando graves perjuicios.
 
La Audiencia de Barcelona ha revocado hace pocos días el sobreseimiento de la causa sobre los panfletos de las municipales de 2010 que vinculaban a gitanos rumanos con problemas de inseguridad y delincuencia
Mire, me he reafirmado en la idea de que no daré ningún paso atrás contra la inseguridad que pueda haber en Badalona, ??esté o no relacionada con el tema de la inmigración. Y aunque esto se ha aprovechado mediáticamente y también políticamente, no tengo ningún problema en este sentido. Las decisiones que tomo las asumo más allá de que algunos puedan pensar que son controlables o no. Cuando inicié la legislatura, por ejemplo, en el Barrio de la Salud había unos bancos que molestaban a los vecinos porque el personal que iba allí generaba conflicto. Los saqué y salí en todos los telediarios de España dejándome verde. Pero cuando preguntaban a los vecinos, el 90% estaba de acuerdo con la medida que yo había tomado.
 
El tema de la inmigración es más delicado
Normalmente cuando uno va a casa de otro suele mantener las normas en aquella casa, así que lo que yo defiendo es que toda aquella persona que viene a la ciudad de Badalona pueda mantener sus costumbres siempre y cuando sean compatibles con los valores y con el marco jurídico con ese país. Ahora bien, si la orden de valores que se tienen en estos países entra en contradicción con los valores que tenemos aquí, tienen dos opciones: o adaptarse a nuestros valores, como lo hacemos nosotros cuando vamos a su país o volver a casa, que es el planteamiento que yo hago. Y la mayoría lo entiende perfectamente.
 
Lo que dice siempre en principio muy razonable
Cada municipio tiene su propia singularidad. Lo que sí creo es que Badalona en algunas zonas hay unos problemas muy determinados y se deben afrontar. ¿La inmigración es sinónimo de delincuencia? Evidentemente que no, pero sí hay una parte minoritaria de la inmigración que crea inseguridad. Y si bien es cierto que la desvertebración del territorio no es consecuencia directa de la inmigración, sí que hay que tener en cuenta que determinadas costumbres y formas de actuar de determinados tipos de inmigrantes han ayudado.
 
¿Y ve que con sus políticas sociales ha contribuido a mejorar la situación?
La percepción que yo tengo de la ciudad de Badalona es que en términos generales, hay un gobierno que está intentando hacer cosas. Estamos tomando medidas en todos los aspectos, pero es evidente que hay mucho trabajo por hacer, todavía. En Badalona ahora tenemos más policía en la calle, y también en los barrios con más dificultades, como por ejemplo en la zona sur de la ciudad tenemos una comisaría. Todo ello mejora la seguridad, pero no significa que los problemas se hayan resuelto. Pero el hecho de que las cosas vayan por buen camino, no deja de ser un motivo de orgullo.
 
¿Como las medallas de Plata de la badalonesa Mireia Belmonte en los últimos Juegos Olímpicos?
Es un orgullo colectivo como ciudad, y el hecho de que una badalonesa haya conseguido más medallas en los juegos olímpicos ha hecho que algunas personas vuelvan a recuperar un cierto orgullo de pertenencia a la ciudad. Y esto es muy importante.