Joan Paül Udina

"Los Ayuntamientos se han de esforzar para ayudar a las empresas"

"La única cosa que podemos hacer en el Ayuntamiento para ayudar a las empresas, es ser ágiles y dar facilidades. Cuando alguien se interesa por instalarse en el territorio es recibirlos en seguida, que te expliquen, ser sinceros con lo que hay y si hay posibilidades, que tengan la tramitación ágil"

Martes, 25 de Septiembre de 2012
Sí, tal y como se puede deducir por su nombre, esta población del Baix Llobregat que limita al norte con Montserrat, proviene del latín asparragus debido a la gran cantidad de espárragos que se podían encontrar en la antigüedad. Aparecida documentalmente hace cerca de mil años, en sus 27'47 km2 donde viven 22.000 habitantes, se encuentran varios lugares de interés histórico, como la ermita de Puig, la Colonia Sedó, una de las más grandes de Europa-, o la Iglesia de Santa Eulalia, patrona precisamente de la población. Pero lo que ha dado fama al municipio ha sido su famosa "Pasión" que cada Semana Santa desde el siglo XIV, reúne cerca de un millar de voluntarios.
"Nosotros el tema de la inmigración lo tuvimos mucho antes que el resto del país debido a las colonias. Y hay que decir que la integración, sobre todo en las nuevas generaciones, ha sido todo un éxito. Y es lógico: han nacido aquí y hablan un catalán impecable, pero entre ellos mantienen sus costumbres"
 
"Lo único que podemos hacer en el Ayuntamiento para ayudar a las empresas, es ser ágiles y dar facilidades. Cuando alguien se interesa por instalarse en el territorio es recibirlos en seguida, que te cuenten, ser sinceros con lo que hay y si hay posibilidades, que tengan la tramitación ágil"
 
"Cuanto más pequeño es un pueblo, más atribuciones tienen sus alcaldes y concejales. Si se suprimieran y los núcleos dependieran de otros organismos, pienso que los ciudadanos no lo entenderían y aún se despegarían más de la vida democrática"
Ahora que con la novela de Silvia Alcántara se ha ido recuperando la memoria de las colonias, sorprende que la Sedó fuera una de las más grandes de Europa
Sí, se fundó en 1846 y tuvo un gran impacto, y no sólo porque cambió el talante, ya que se pasó de un municipio agrícola a un industrial, sino que aportó una importante oleada de inmigración de fuera de Cataluña, que hoy precisamente ya se encuentra en su tercera generación. Pero piense que en la colonia trabajaban 2.800 personas de una población de 5.000 habitantes.
 
Y mientras duró la cosa debía ir muy bien
Sí, pero cuando llegó la crisis industrial, la cosa no nos favoreció nada. Además, estamos al norte del Baix Llobregat, lo que quiere decir que estamos en la segunda corona, pero en realidad ya estamos fuera. Y el proyecto de hacer crecer la población y hacerla llegar a los 30.000 se ha dejado de lado. Ahora somos unos 22.000 y nos queremos mantener así.
 
Pero este crecimiento también ha tenido incidencia en el organigrama municipal. Veo que hay una Concejalía de Nuevos Catalanes
Sí, claro. Nosotros el tema de la inmigración lo tuvimos mucho antes que el resto del país con lo que le comentaba de las colonias. Y la nacionalidad rumana, por ejemplo, junto con la magrebí es la segunda procedencia más importante que tenemos a nivel de inmigración. Y hay que decir que la integración, sobre todo en las nuevas generaciones ha sido todo un éxito. Y es lógico: han nacido aquí y hablan un catalán impecable, pero entre ellos mantienen sus costumbres.
 
O sea que esta tendencia natural de crear guettos que se da a otros países, en Esparreguera no se produce.
No. Quizás sí que hay algunas zonas donde viven más inmigrantes, pero está basado en el coste que en un momento determinado tenían las viviendas. Sí es verdad, pero que en las últimas elecciones, Plataforma per Catalunya consiguió un concejal, que supone más de 600 votos, lo que quiere decir que el mensaje xenófobo ha calado en algunos habitantes.
 
Usted es alcalde desde el año pasado. ¿Cómo gestiona económicamente un momento tan delicado en estos momentos?
La dinámica política de estos últimos años en Esparreguera ha sido inspirada en políticas de izquierdas, lo que ha favorecido que, gracias a la bonanza económica, haya habido una gran eclosión de servicios que en ese momento se podían pagar. Pero ahora las cosas son bien diferentes.
 
Debe costar prescindir de según qué equipamientos o servicios
Sí, hemos ido reorganizando y adecuando el que teníamos pero todavía queda. La escuela de música, las guarderías o una residencia de ancianos, por ejemplo, siguen perdiendo dinero. Y eso sin contar que cuando entré en el Ayuntamiento, la primera nómina que firmé era de 399 trabajadores. Para una población de 22.000 es excesivo.
 
Costará tomar medidas expeditivas
Y eso sin contar cómo funciona la administración. Mire, uno de los primeros expedientes que vi al llegar era por una contratación de 10 fotocopiadoras. Estaba comenzando y con régimen de renting. Pues a día de hoy, más de un año después, todavía no tenemos las fotocopiadoras. Así que cuando vienes del mundo empresarial privado, esto sorprende mucho.
 
El consuelo es que no sólo ocurre en Esparreguera, esto
Sí, pero eso no quiere decir que sean situaciones injustas, como el hecho de que los ayuntamientos nos tengamos que encargar del mantenimiento de las escuelas públicas, cuando no nos corresponde. Aquí, por ejemplo, de un presupuesto anual que no llega a los 22 millones, sólo en esta partida nos gastamos 800.000 euros. Y claro, también está la gestión, imprudente, las cosas como sean, de cuando las cosas iban bien. Aquí tenemos el 'Espacio Bebé', un lugar donde los padres y madres noveles pueden ir a aprender cómo cuidar a su hijo. Lo tuvimos que cerrar porque costaba entre 60.000 y 70.000 € uros anuales. O una biblioteca que tenemos hecha y no inaugurada que terminó costando 4 millones cuando al comenzarse sólo tenía financiamiento por 1. Y este tipo de tonterías son las que ahora tenemos que ir capeando.
 
Y a nivel de empresa privada, ¿cómo vamos aquí?
Pues no demasiado bien. Somos los que tenemos el porcentaje de paro un poco más alto del promedio del Baix Llobregat, que es de un 15% de paro. Tampoco tenemos demasiada zona industrial, y la empresa número 1 del municipio es, como le decía, el Ayuntamiento. Pero eso sí: tenemos un par o tres de empresas que funcionan bien: una dedicada a la automoción, otra a los vinos y otra en la tecnología industrial. Y después un montón de pequeñas que lo están pasando muy mal, claro.
 
He visto que entre los agricultores hay ganas de estar incluidos en la denominación de origen del Penedès.
Sí, aquí tenemos una situación geográfica curiosa. Si tú tienes una viña en Esparreguera, no estás en la DO Penedès, pero en cambio puedes tener una viña de un amigo a 400 metros que sí que lo es, con todo lo que supone. Pensamos que esto se debería tener en cuenta de cara a la DO pero de momento las gestiones no han fructificado. Y eso que tenemos una de las empresas más importantes en el mundo del vino de España, Vila Viniteca.
 
Pero aparte del tema de los viñedos desde el Ayuntamiento no podéis hacer gran cosa para ayudar a las pequeñas empresas
Lo único que se puede hacer es ser ágiles y dar facilidades. Cuando alguien se interesa por instalarse en el territorio es recibirlos en seguida, que te expliquen, ser sinceros con lo que hay y si hay posibilidades, que tengan la tramitación ágil. Nuestra pega es que los polígonos de aquí son para medianas empresas, pero el esfuerzo por ser ágil y también eficaz está. Nosotros lo intentamos.
 
Y nota el ciudadano que se ha querido incrementar la transparencia, la eficiencia, desde el rigor, la austeridad y el trabajo?
Bueno, no sé hasta qué punto lo notan. En una situación de economía normal quizás si que lo habrían notado pero hoy en día, la gente está tan preocupada por la economía, que mucha gente sólo está preocupada por su situación. Pero sí intentamos hacer difusión. Por ejemplo: decidimos que publicaríamos en la web lo que ganan los concejales, tanto si están en dedicación a la política como los que vienen de fuera. Y yo personalmente, no tengo sueldo como alcalde hasta que los números nos salgan positivos, porque así lo prometí, sólo cobro las asistencias y hago dedicación absoluta.
 
Y además, gobierna en coalición lo que debe ser realmente complicado, pero supongo que también pedagógico para la población.
Complicado lo es. Pedagógico ... tengo dudas. Ahora tenemos nueve grupos, uno no adscrito, y el gobierno tiene cuatro miembros. Por lo tanto, tenemos cuatro grupos en el gobierno y seis en la oposición. Así que esto es un festival democrático, todo el mundo puede decir lo suyo y es fantástico, pero provoca ciertos problemas: el gobierno no tiene mayoría y se sienten más las voces de los opositores que del gobierno, porque hablan más veces.
 
Y eso la gente lo ve como un amasijo
Exacto. La gente lo percibe más como problema que como ventaja. Desde el punto de vista político, gobernar en coalición está muy bien si los participantes son capaces de dialogar y de separar las discordias. Pero vaya, si con un año hemos aprendido mucho, en cuatro seremos unos expertos. Y más en estos tiempos donde hay que hacer muchos esfuerzos.
 
Que también por otro lado, parece que son compartidos por la ciudadanía. La propuesta de barrer, por ejemplo, fue todo un éxito
Sí, la hicimos en otoño. En esta época del año hay el problema que con la caída de las hojas la brigada necesita refuerzos exteriores y no nos lo podemos ni permitir. Así que recorrimos a lo que se hacía antes: que cada vecino barriera su parte, y a los ciudadanos se lo pedí. La cosa funcionó, aunque, evidentemente, hubo división de opiniones.
 
Con el fin de ahorrar también se habla de la supresión de municipios. ¿Qué piensa?
En relación a la política municipal, hay que tener en cuenta que cuanto más pequeño es un pueblo, más atribuciones tienen sus alcaldes y concejales. Si se suprimieran y los núcleos dependieran de otros organismos, pienso que los ciudadanos se despegarían aún más de la vida democrática. Todo ello no tiene mucho sentido.
 
Y además, muchos concejales no cobran ...
Aquí deberíamos diferenciar. Cuando decimos que un concejal no cobra, queremos decir que no tiene una dedicación exclusiva. Pero cobra cuando va a un pleno o a una comisión de gobierno ... no mucho ni tanto como los sueldos, pero sumando. Así que si sacamos concejales, sí, a nivel económico se puede notar. La verdad es que yo lo aceptaría, no me parecería mal del todo. Pero ya que queremos arreglar esto, arreglemos más cosas: dime qué deben cobrar realmente los alcaldes, y ya de paso, lo que deben cobrar los interventores y secretarios, porque no tiene sentido que un secretario cobre más que el alcalde.