Josep Mayoral

"Se habla mucho de la épica nacional pero poco de llegar a final de mes"

Lunes, 08 de Octubre de 2012
Capital y ciudad más poblada de la comarca del Vallés Oriental, Granollers tiene 60.000 habitantes esparcidos en 15 km2. Los vestigios más antiguos que se han encontrado de la población tienen una antigüedad de 4.000 años, aunque no es hasta el año del Señor del 944 en el que aparece la primera referencia toponímica, con el nombre de Granularios Subteriore. Viviendo del comercio y la industria, conserva aún zonas agrícolas, y de entre su patrimonio, lo más destacado es la Porxada, el edificio renacentista construido a finales del siglo XVI que servía para guardar el grano, y que se ha acabado convirtiendo en uno de los símbolos de la ciudad.
"Miro Cataluña con preocupación, porque hablamos mucho de la épica nacional y poco de la épica de llegar a fin de mes con 400 €, o de sacar adelante una escuela, o que no tendremos más institutos hasta no sé cuánto tiempo"
 
"Es muy importante generar complicidades, y más en momentos difíciles como estos. Cuando vemos que la economía falla, la salida deben ser la búsqueda de elementos de complicidad social, que evidencian una ciudad con una estructura social muy madura, intensa"
 
"A raíz de la manifestación del 11 de septiembre han puesto en evidencia muchas cosas y una de ellas es que hay que buscar nuevas fórmulas de estado. Todo esto ha representado una fractura evidente e incluso se podría decir que ha sido un indicador de una cierta ruptura del consenso constitucional"
Usted forma parte de un partido del que se ha hablado mucho estos días
Efectivamente. A raíz de la manifestación del 11 de septiembre han puesto en evidencia muchas cosas y una de ellas es que hay que buscar nuevas fórmulas de estado. Todo esto ha representado una fractura evidente e incluso se podría decir que ha sido un indicador de una cierta ruptura del consenso constitucional.
 
Usted es alcalde de una comarca bastante importante que no se ha adherido a la Asociación de Municipios para la Independencia
Sí, entiendo que esta asociación que agrupa todos estos municipios que se han declarado independentistas tienen todo el derecho a hacerlo, y naturalmente que respeto todas las personas y opiniones aunque no las haya de compartir necesariamente.
 
¿Y cómo ve el PSC en estos días donde se está escribiendo la historia?
Desde hace un tiempo que los PSC debía renovarse y el nuevo equipo encabezado por Pere Navarro pienso que debe buscar unos puntos comunes con la sociedad que nos permitan un nuevo itinerario. En este sentido, me siento muy cómodo con lo que hizo en el último debate sobre política general en el Parlament de Catalunya. Es decir, adoptar una posición muy clara en que abonaba la necesidad de que ciudadanos decidieran el futuro del país. En este debate el PSC expresó claramente una posición con dos puntos: se debe avanzar en la relación con el Estado a partir de la reforma de la Constitución, mirando siempre de buscar nuevas vías de entendimiento entre Cataluña y España, desde la bilateralidad.
 
Y hablando de Cataluña, ¿cómo la ve?
Pues con preocupación, porque hablamos mucho de la épica nacional y poco de llegar a fin de mes con 400 €, o de sacar adelante una escuela, o que no tendremos más institutos hasta no sé cuánto tiempo. Yo quiero hablar de épica de país, de la gente que lo está pasando mal. Lo que deberíamos hacer es buscar soluciones para avanzar, haciendo un esfuerzo por mantener la unidad civil, y ser capaces de generar consensos amplios sin dejar a nadie atrás.
 
Pero hoy se habla mucho de política en todos los niveles. Y la crisis ha replanteado el papel de los propios municipios
Como puede deducirse, estoy absolutamente en contra de este proceso de recentralización que el Partido Popular está imponiendo en muchos ámbitos de llegar a suprimir municipios, si es que se refiere a esto. Con la excusa de reducir el déficit público estamos intentando convertir los Ayuntamientos en unas gestorías, y éste sería realmente uno de los sectores más graves de la pérdida de musculatura democrática de nuestra sociedad, la que relaciona ciudadanos con cargos.
 
Es cierto que entre las entrevistas que hemos hecho no hemos encontrado demasiadas adhesiones en suprimir municipios
Estoy radicalmente en contra de esta historia del déficit público, porque recordemos que el déficit del mundo local sólo constituye un 4% del conjunto del país. Y además la suma del déficit del Ayuntamiento de Madrid es superior a la de todos los consistorios catalanes juntos. Así que saquemos el fantasma del déficit porque lo que realmente están haciendo es recentralizar, y controlar.
 
¿Alguna idea al respecto?
Creo que hay que hacer reformas profundas a la Administración, y no sólo a la local, y creo que sólo hay un camino para afrontar estas reformas en este país, que es el diálogo. Esta visión del bienestar, Europa lo defiende desde la proximidad y aquí no podemos ir al revés de Europa.
 
Usted ha sido vicepresidente primero de la Diputación de Barcelona. ¿Cómo ve esta institución?
Ahora soy el portavoz del partido socialista, y ciertamente, después de muchos años, ha habido un cambio de mayoría, diferencias obvias entre antes y ahora. En muchos casos hemos conseguido consenso. Y pienso que en esta reflexión de futuro también tenemos que ver cómo debemos manejar el conjunto de Administraciones. Cabe decir que mi sucesor es una persona que cuando le he planteado los problemas en relación con la promoción económica, con la Universidad los ha entendido y ha puesto esfuerzo.
 
El año pasado dejó la vicepresidencia pero continúa muy vinculado en política no estrictamente municipal. ¿Qué motivaciones tiene una persona para haberse dedicado desde hace más de treinta años?
Tiene mucho que ver con la historia de cada uno. Empecé a hacer política cuando esto era un destino prohibido, a principios de los años setenta, y estuve puesto en muchas entidades y movimientos. Por tanto, el compromiso cívico ha sido el que históricamente me ha movido, la voluntad de construir un lugar más solidario, son todos los ámbitos en los que me he movido.
 
Especialmente los políticos. En Granollers, salvo algún paréntesis, siempre ha gobernado el PSC. ¿A qué cree que se debe esta hegemonía?
No soy la persona más indicada, pienso que habría que preguntar a los ciudadanos y ciudadanas. Pero creo que nuestro ideario se ha vestido básicamente de proyectos, centrándonos en la ciudad y su crecimiento. Hemos intentado leer y escuchar bien a la ciudad, a los ciudadanos, buscando esa transversalidad imprescindible para hacer del municipio un gran colectivo.
 
Un gran colectivo que, como todos, debe tener graves problemas económicos
Sí, y en este sentido, y haciendo todo lo que podemos y aún más, siempre es insuficiente. Tenemos 5.841 parados, un porcentaje un poco más bajo que otros municipios, cierto, pero el 45% de estas personas no cobran ningún tipo de subsidio. Así que hemos destinado mucho dinero a ayudar a estos colectivos y otros desprotegidos. En este sentido, me gustaría destacar que este año hemos hecho un programa específico de un millón de euros adicional a lo que ya hacíamos habitualmente.
 
¿Un millón de euros? Ahí es nada
Sí, lo destinamos a solventar diversos problemas, no sólo para ayudar a familias sino también a diseñar planes específicos para recuperar nuevos puestos de trabajos. Y no hemos olvidado a los jóvenes, construyendo un programa de ayuda a subvenciones a empresas que los contraten, o a los desahuciados para las hipotecas, acordando convenios con el Colegio de Abogados y con una oficina de seguimiento, acompañamiento y asesoramiento. O la contribución a la recuperación económica de la ciudad, apoyando a las actividades productivas y económicas, como les Ecoles Bressol, por ejemplo.
 
Hablando de las Escoles Bressol, ¿qué es 'el Espacio Canguro'?
Como tantas otras cosas, surge de la necesidad. Como se sabe, existe un acuerdo entre el municipalismo catalán y la Generalitat para subvencionar estos equipamientos. En nuestro caso, estaba prevista la construcción de dos nuevas escuelas, donde una ya estaba comprometida y la otra se estaba reformando. Pero al cortar tan drásticamente la Generalitat su aportación hemos tenido que buscar un equilibrio, de manera que la que se tenía que hacer reformas, lo hemos destinado a la gente mayor y a la gente joven, en un espacio interdisciplinar que inauguramos la semana pasada.
 
Una buena solución
Pensamos que es muy importante generar complicidades, y más en momentos difíciles como estos. Cuando vemos que la economía falla, la salida deben ser todos estos elementos de complicidad social, que desde mi punto de vista evidencian una ciudad con una estructura social muy madura, intensa.
 
Una ciudad que según dicen algunos ha cambiado mucho
Es cierto que ha cambiado pero creo que lo ha hecho de manera bastante acompasada, sin las sacudidas de otros municipios. Y creo que sigue siendo muy agradable pasear, conocerla. En todo caso, creo que ha habido argumentos y factores que han hecho que la ciudad vaya avanzando de una manera bastante unitaria, y en este sentido, ha hecho bastante bien su trabajo.
 
¿Qué es lo que destacaría de Granollers respecto otras capitales de comarca?
No me gusta demasiado competir pero lo que más destaca es la Porxada, sin duda, y el hecho de que sea una ciudad abierta, acogedora, en el que cabe todo el mundo y todo el mundo encuentra su lugar. Este es nuestro emblema. Desde mi punto de vista a los granollerenses nos gusta afirmar lo que nosotros hacemos y ser fieles a la ciudad y a su proyecto y además pienso que esta villa, como tantas otras, nace como espacio de mercado. Y eso te lleva a sellar una personalidad dinámica, que sabe que su papel es importante en el país y que defiende su identidad, su vocación de avanzar y dar a conocer, claro.
 
¿Estamos pensando en algún tipo de turismo en esto de "darse a conocer"?
Más bien del turismo industrial, el de reconocer que las ciudades tienen una historia que tiene que ver con su papel como ciudades económicamente vitales. En nuestro caso básicamente es el que hace referencia al textil, que ha conservado suficientes elementos de interés en este sector industrial como para ser valorados y visitados. Esto nace básicamente a principios de los años noventa por el factor de los Juegos Olímpicos y el circuito de velocidad.
 
El tema de los hoteles lo tienen cubierto
Sí, en este sentido hemos dado un salto cuantitativo y cualitativo, porque esta planta hotelera que surge por estos acontecimientos, a la vez alimenta del grueso importantísimo de empresas transnacionales, o de empresas catalanas que van al extranjero, o de multinacionales. Y ligado con todo esto nos encontramos el deporte, con todo lo que conlleva una media maratón, o tener dentro de pocos meses los mundiales de balonmano. Tenemos muy claro el papel en esta vertiente.