Sònia Martínez Juli

Próximo a la gente

"Somos la puerta a Cataluña, y hemos de dar una buena imagen"

 "En pueblos pequeños como este, en la Jonquera, has de escuchar muchos problemas, y la frontera entre aquello que pertenece al municipio y aquello que es personal, acostumbra a ser muy tenua"

Miércoles, 17 de Octubre de 2012
Municipio del Alt Empordà conocido esencialmente por estar al límite de la frontera entre España y Francia, la historia política de La Jonquera comienza en el siglo XIII, y durante los seiscientos años siguientes formó parte de los Rocabertí. Con el tratado de los Pirineos pues, a mediados del siglo XVII, la frontera entre las monarquías hispánica y francesa marcará su devenir, y todavía ahora su economía se basa esencialmente en todo lo que tiene que ver con la aduana. Formada por cinco núcleos poblaciones que apenas llegan a los 3.000 habitantes, desde 2011 la máxima autoridad es Sonia Martínez, de CiU, tras tomar el relevo de Jordi Cabezas.
"En pueblos pequeños como este, en la Jonquera, has de escuchar muchos problemas, y la frontera entre aquello que pertenece al municipio y aquello que es personal, acostumbra a ser muy ténua. 
 
"Nos importa mucho el tema educativo y también trabajamos mucho con temas de prevención, por ejemplo, como el tema de las drogas. La idea es no trabajar aisladamente sino implicarse conjuntamente en un proyecto, sea cultural, de educación o sanitario"
 
"Para tener un 35% de inmigración nunca hemos tenido problemas de bandas. Creo que somos un pueblo muy abierto, que en su momento acogió a una gran población que provenía de Andalucía. Y como en todas partes, hay gente que se adapta y gente que no"
Su formación y experiencia profesional, Relaciones Públicas con un máster en Protocolo, no invitaban precisamente a dedicarse a la política. ¿Echa de menos no tener estudios específicos?
La experiencia en la anterior legislatura como concejala supuso un aprendizaje muy notable, las cosas como sean. Y sí, yo diría que sí se requieren unos estudios, no sé si superiores, pero sí es necesaria una formación. Y no sólo en políticas sino también en psicología, porque en pueblos pequeños como este tienes que escuchar muchos problemas, y la frontera entre lo que pertenece al municipio y lo que es personal, suele ser muy tenues. Pero vaya, con el día a día ya vas aprendiendo mucho.
 
Ha comentado esto de escuchar, algo que supongo que tiene que hacer a menudo. ¿Es quizá por este motivo que le han votado?
Yo me considero una persona muy cercana, he nacido en La Jonquera, he vivido toda la vida aquí, he formado parte de muchas entidades del pueblo ... quiero decir que soy visible. El hecho quizás también de ser madre, de tener una relación muy directa en la escuela ... es que, a ver, estamos hablando de un pueblo de 3.100 habitantes, y creo que lo que se necesita para gobernar en un lugar como estos es saber escuchar. Creo que en un pueblo es muy importante ser cercano a la gente.
 
Y ahora que lo dice, ¿se puede combinar bien ser alcaldesa y madre?
Por un lado, el hecho de ser mujer alcaldesa me da la impresión de que tenemos que demostrar más que valemos. Y el hecho de combinar la vida personal con la vida de alcaldesa es complicado, porque tienes que dedicar muchas horas a este trabajo, horas que tienes que sacrificar de tu familia. Tengo dos hijos, una niña de seis años y un niño de doce y evidentemente ellos notan que no puedo estar tanto por ellos, aunque entienden el servicio al pueblo y siempre dicen que yo estoy para ayudar a la gente.
 
Su municipio es esencialmente conocido por ser un lugar de paso entre dos países pero también, desgraciadamente, por el tema de la prostitución. ¿Qué se puede hacer para conseguir cambiar la imagen del municipio?
Sí, esta es una de mis prioridades, intentar acabar con este tema en vía pública. Siempre he diferenciado lo que es prostitución en locales y en vía pública y creo que esta última debe prohibirse. O en todo caso regular. Pero es un lástima que sólo se conozca La Jonquera por eso y no por la riqueza cultural y deportiva que tenemos.
 
Referente al tema de la prostitución, el Consejero Puig dijo que mirarían de multar a la gente que se para con el coche. ¿Piensa que esto es suficiente o hay que hacer alguna otra medida?
Sí, este tema lo hablamos con el Consejero. Hacía tiempo que él sabía mi opinión pero tenía ganas de hablar personalmente con él porque es un tema que me preocupa mucho. En La Jonquera hace más de cuatro años que estamos luchando con la prostitución en vía pública, y cuando entró en vigor, hace tres años, una ordenanza de convivencia ciudadana en el que multaban los clientes y las prostitutas que o bien ofrecían o bien recibían los servicios sexuales, llegamos a poner más de quinientas multas. Pero todo esto requiere de un trabajo administrativo que saturaba los servicios y hacía que dejáramos de lado otros temas también importantes.
 
¿Y qué hacen hacer?
Nos relajamos un poco pero nunca hemos dejado de aplicar, entre otras cosas porque este no es un problema de aquí sino que otros alcaldes se encuentran con el mismo. Afortunadamente, no nos sentimos solos, ya que la Generalitat ha terminado interviniendo, y aunque el problema se ha reducido, no se ha terminado de cerrar del todo. Pero sí debe quedar claro que la ordenanza no se aplicó nunca con afán recaudatorio sino que siempre había sido una medida disuasoria.
 
También sois conocidos por la ladera fronteriza del municipio
Sí, es cierto que muchos empresarios de la Jonquera viven gracias a estos camiones. Y al Portús tenemos un distrito comercial de hace más de treinta años, con comerciantes que desde el primer momento entendieron que debía servir al cliente y debía sacrificar los fines de semana, y los festivos, porque estamos los 365 días abiertos. Pero claro, hay que tener en cuenta que pasan unos siete millones de personas por ahí. Somos un pueblo de servicios y cuando se cerró la aduana de La Jonquera, tuvimos que reinventarnos, yendo hacia el sector de servicios, y por eso tenemos todas estas áreas, porque dan trabajo a la gente.
 
Ya que hemos entrado en temas de dinero, ¿cómo piensa que debería ser una Ley de Gobiernos Locales en clave catalana y cómo debería gestionar los recursos municipales sobre todo en cuanto a las remuneraciones de los alcaldes?
Bueno, respecto al tema de los sueldos de los alcaldes creo que sí debería haber unos parámetros a seguir porque en algunos casos vemos que hay alcaldes que cobran sueldos escandalosos y hay otros que todo va muy justo. De todos modos, sí que es verdad que esta es una tarea que a veces está mal pagada porque estás las 24 horas del día.
 
Hace unos meses se comentó la supresión de municipios y la reducción de concejales
No estoy de acuerdo con la supresión de municipios, naturalmente. Creo que cada uno tiene sus costumbres, sus tradiciones, su historia. Lo que sí tenemos que hacer es mancomunar servicios, sobre todo en estos momentos de crisis. Respecto a la reducción de concejales, tampoco estoy a favor, porque tengo cinco concejales en este momento y no acabamos el trabajo porque hay mucho. Pero sí creo que hay otros cargos públicos que se podrían reducir antes que los concejales.
 
¿Qué hace un Ayuntamiento como el de La Jonquera para mejorar la calidad de las personas?
Desde hace unos años tenemos un trabajo en red que normalmente tienen municipios que han tenido un plan educativo de entorno. No es nuestro caso, aunque motivos no nos faltan: hay más de un 30% de inmigración y en alguna franja en edad escolar nos aproximamos hacia el 50%. Pero tenemos este proyecto y lo trabajamos en centros educativos, guarderías, el instituto ... nos importa mucho el tema educativo y también trabajamos mucho con temas de prevención, por ejemplo, como el tema de las drogas. La idea es no trabajar aisladamente sino implicarse conjuntamente en un proyecto, sea cultural, de educación o sanitario.
 
He oído que tiene un 30% de inmigración. Es mucho esto, ¿no?
Sí, tenemos aproximadamente un 35%. Vienen de muchos países, sobre todo de Sudamérica y de Marruecos pero globalmente hay personas que provienen de una cuarentena de países diferentes.
 
¿Y consiguen adaptarse a la manera de hacer de aquí?
La verdad es que, para tener este nivel de inmigración, nunca hemos tenido problemas de bandas. Creo que somos un pueblo muy abierto, que en su momento acogió una gran población que provenía de Andalucía. Y como en todas partes, hay gente que se adapta y gente que no, pero hacemos lo posible para que sea así: ofrecemos cursos de catalán gratuitos, insistimos mucho con la importancia del catalán, tenemos el servicio de las parejas lingüísticas para que se sientan acogidos ... no, creo que hacemos un buen trabajo de cohesión social, aunque evidentemente, los problemas ahora son otros.
 
Y hablando de problemas, ¿qué se puede hacer desde el Ayuntamiento para ayudar a un ciudadano con todo el tema de la crisis?
Se trabaja desde Servicios Sociales, que dependen del Consejo Comarcal, pero nosotros los atendemos aquí, en nuestras instalaciones. Es cierto que ahora ha llegado un momento económico donde hay muchas familias, incluso algunas de las que nunca lo pensarías, que están pasando dificultades, así que también tenemos unos días al mes el Servicio de dinamización e inserción laboral, que también a través del Consejo Comarcal intentar buscar trabajo para las personas que lo soliciten. Pero es curioso: muchas veces la gente, aparte de esta ayuda que necesitan, quieren que los escuches. Lo que comentábamos antes.
 
Y hoy por hoy, ¿cuál es el proyecto estrella de futuro de La Jonquera?
Como en todas partes, es evidente que se han acabado las grandes inversiones y los grandes gastos. Tenemos que ir a mantener lo que tenemos, que no es poco. Lo que sí hay que hacer es intentar sobre todo mantener las calles, hacer obra pequeña. Antes le comentaba que una de nuestras prioridades como equipo de gobierno es acabar con la prostitución en vía pública, una cuestión que molesta mucho a los vecinos. También está el tema de la venta ambulante. La seguridad es muy importante aquí por el punto fronterizo que vivimos.
 
Son dos temas bastante relevantes
Claro, pero hay que tener en cuenta que somos la puerta a Cataluña, y debemos dar una imagen enseñando a la gente lo mejor de lo que tenemos. Y nosotros tenemos un pueblo muy bonito, bien avenido, que recibimos con los brazos abiertos a la gente que venga pero que también queremos que se respeten nuestras costumbres.
 
La Jonquera pertenece a la Asociación de Municipios para la Independencia. ¿Cómo se trabaja por la Independencia desde el ámbito municipal?
De hecho, nosotros, Convergencia y el grupo de Izquierda, aprobamos por pleno esta decisión. Yo creo que más que para la independencia la gente se ha dado cuenta de que hemos trabajado, que hemos hecho todo lo posible para que Cataluña fuera bien. Y estamos cansados ??de que no se nos respete, ni nuestros valores, ni nuestras costumbres, ni nuestra lengua. Se nos ha atacado constantemente en las sentencias del Tribunal Constitucional, y creo que en general hemos estado muy pacientes durante muchos años. Ahora hemos empezado un camino donde no hay retorno, debemos trabajar por nuestros intereses y la independencia es indispensable para conseguir todo lo que necesitamos los catalanes.
 
¿Y como ve Catalunya ahora mismo?
Hombre, veo que el Presidente está haciendo un muy buen trabajo, ha demostrado lo que somos los catalanes, y es evidente que esto se ha visto tras la manifestación del 11 de Septiembre, de cuando el pueblo se manifestó masivamente, dejando que todo ya no sea un tema político sino social. Así que desde entidades como la Asociación de Municipios para la Independencia o como la Asamblea Nacional de Cataluña está contribuyendo a trabajar para este proyecto nacional de una manera bien firme. Y lo más importante, debemos estar todos con nuestro Presidente, que creo que se lo ha ganado, no sólo por los convergentes sino también por todo el pueblo catalán.
 
Y más allá de donde nos lleve todo este proceso, ¿cree que también con los años recuperaremos ciertos valores que los años de bonanza habían dejado atrás?
Sí, sin duda. Pienso que los valores son una prioridad siempre, y ahora, en estos tiempos de crisis, aún más. Mire, si ha habido algo que he aprendido este pasado verano con toda la tragedia de los incendios forestales que nos han tocado bien de cerca ha sido el valor de la solidaridad, aquí en La Jonquera y en el resto de la comarca. Me ha emocionado mucho y más en momentos tan duros como los que hemos vivido. Así que sí, tenemos que ir más allá, recuperar todos esos activos que son muy importantes y sin los cuales este país, evidentemente, no puede salir adelante.