Miquel Forns

"La idea es potenciar aquello que nos hace singulares"

Miércoles, 20 de Febrero de 2013
Aunque hoy es todo un referente turístico, con muchos equipamientos y tres puertos deportivos, la bonita villa de Sitges presenta otros muchos puntos de interés. Situado en la comarca del Garraf a 36 kilómetros al sud de Barcelona y con cerca de 30.000 habitantes, el municipio tiene referentes que se remontan en el Neolítico, pero también de la Edad Medieval, donde hay considerables restos. A lo largo de su dilatada historia ha pasado muchas vicisitudes, incluyendo un comercio con colonias americanas. Hoy hablamos con su Alcalde.
"Es una obligación para todo Ayuntamiento irse reintentando, sobretodo porque mantener una marca turística como la nuestra, que tiene una trayectoria histórica considerable, requiere un esfuerzo muy importante del sector privado para mantenerla"
 
"La financiación de los municipios turísticos es una de las cuestiones que están sin resolver. Nosotros somos casi 29.000 habitantes, pero prestamos servicios para el doble o el triple de habitantes dependiendo del mes de la temporada del año. Y esto no es justo"
 
"Trabajar en un Ayuntamiento requiere reunirte constantemente de todo un equipo técnico para despachar temas, pero hace falta dedicar muchas horas visitando empresas, entidades, pisar la calle, los barrios, y sobretodo escuchar a la ciudadanía"
Leyendo su curriculum, parece que usted tenga vocación de estar siempre en un despacho
Pero intento que no sea así. Es evidente que necesitas reunirte constantemente con todo un equipo técnico para despachar temas, pero intento dedicar muchas horas visitando empresas, entidades, pisar la calle, los barrios, y sobre todo escuchar a la ciudadanía. Pensamos que es imprescindible.
 
No conocer la realidad de cerca es lo que a veces ocurre con los políticos
En Sitges hemos querido seguir con un sistema que aunque no lo implantamos nosotros la hemos potenciado. Se trata de incentivar la participación ciudadana mediante consejos municipales territoriales para aquellos núcleos de población más alejados de lo que es la villa propiamente dicha. En el caso de Sitges, por ejemplo, son dos: el pueblo del Garraf y el núcleo de las tiendas de Sitges. De esta manera, tenemos reuniones para mantener una relación comunicativa y en definitiva, para interactuar con nuestros vecinos.
 
Llama la atención que esta dispersión geográfica también se ha visto en la política. Desde la instauración democrática, no ha habido mayorías absolutas y estables en Sitges.
Sí, este es el reflejo. Sí ha habido, en cambio, etapas de mayoría absoluta a un solo partido, concretamente el socialista y cuando ha habido alternancia política se ha abierto el abanico a pactos de diversas poblaciones. En nuestro caso, por ejemplo, formamos gobierno con tres formaciones políticas más, de modo que tenemos un pacto de gobierno de cuatro.
 
¿Y esto no resulta muy difícil?
Bueno, Sitges siempre ha tenido un Ayuntamiento muy plural, esto nos obliga a que haya mucho diálogo, mucha fluidez en el pacto. También es verdad que en las elecciones municipales de Sitges siempre se han presentado muchas formaciones políticas, y más allá de las que tienen proyecto nacional como CiU, hay otros partidos políticos de ámbito local que siempre han tenido presencia.
 
Y esta presencia se debe centrar en potenciar una marca turística
Sí, creo que es una obligación irse reinventando e innovando, sobre todo porque mantener una marca turística como la nuestra, que tiene una trayectoria histórica considerable, requiere un esfuerzo muy importante del sector privado para mantenerla.
 
Hay un peso muy importante, pues, por parte del sector privado
Naturalmente. Sitges se dotó en su día de una agencia de promoción económica en el que estamos representados el sector público y el privado, y en este marco es donde precisamente tenemos las decisiones más importantes en la promoción turística. No hace demasiados días celebramos un evento, un foro de emprendedores en el que cualquier persona que tuviera un proyecto, una idea para innovar en el campo turístico se podía presentar con el compromiso de que lo escucharíamos.
 
¿Y cómo fue?
Tuvimos la grata sorpresa de que se presentaron un centenar de ideas, de las cuales 78 pasaron a una segunda fase, y de ahí salieron las finalistas y un ganador. Y hemos tenido ideas que van desde el ámbito tecnológico en el turismo al incentivo de los productos ecológicos y de proximidad que tenemos en Sitges.
 
Y eso sin olvidar que también sois un referente cinematográfico
Efectivamente, tenemos un evento que a nivel cultural nos sitúa en el mundo cada año, que es el Festival. Nacido como un pequeño festival a nivel local en los años 60 se ha convertido, por definición, en el Festival de Cine de Cataluña. Y eso hace que seamos un escaparate mundial cada mes de octubre, de modo que, continuamente en el marco de los eventos que tenemos y de las diferentes empresas y servicios que hay, tenemos que ir innovando para seguirnos manteniendo en este sitio de referencia que le decía.
 
¿Y esta innovación la lleváis en solitario o miráis de establecer sinergias con otros municipios de la comarca?
Desde hace muchos años que hemos ido, como la inmensa mayoría de municipios, por nuestra cuenta, pero también es verdad que hoy en día no tiene sentido para según qué cuestiones ir solos. Al contrario, puede ser muy provechoso para todos aprovechar lo que nos une. En este sentido, por ejemplo, y en los últimos meses, he iniciado un trabajo comarcal principalmente con el Ayuntamiento de Vilanova y la Geltrú, pero también del Alt Penedès, para trabajar en un proyecto conjunto integral relacionado con el turismo.
 
Suena muy bien
La idea es potenciar lo que nos hace singulares, lo que nos puede aportar el valor añadido como destino turístico del territorio... Intentamos atraer cruceros turísticos de lujo, de calidad, que puedan tener como punto de salida y de llegada el puerto de Vilanova. Sitges pondría la marca, Alt Penedès pondría el enoturismo y Vilanova y la Geltrú pondría la infraestructura. Y así se beneficia todo el territorio.
 
En ciudades dedicadas al turismo, sin embargo, puede haber el peligro de que con el tiempo haya una cierta degradación, y más si se tiene la idea de que sólo se va a los sitios una vez
Pero esta no es nuestra intención, naturalmente. Evidentemente, puede haber un turista que sea ocasional y que después elija otros destinos pero nuestro interés es sobre todo que quieran repetir, que se vayan convencidos de que vale la pena venir aquí. Y nos consta que, en líneas generales, es así. Como mínimo, nos esforzamos, porque promocionamos nuestras fiestas y hacemos lo posible para que la gente se sienta a gusto. Entre otras cosas porque somos conscientes de que esto es un pozo de atracción turística y por lo tanto, conocer determinadas fiestas no deja de ser una manera de conocer la cultura del país.
 
El tema gastronómico aquí lo tenéis bien representado con el xató
Sí, los dos productos que nos destacan como referencia, serían el xató como comida, y la malvasía como bebida. Están muy vinculados a una tradición y la idea es aportar valor añadido y singularidad a la gente que venga de fuera pero también a la gente de aquí. Ahora, por ejemplo, la malvasía se produce a través de una fundación privada de la que el Ayuntamiento forma parte, y a finales de año se celebró la semana de la Malvasia. Así que es una manera de implicar el gremio de hostelería para promocionar estos productos propios del territorio.
 
Hemos hablado de gastronomía, de turismo, de cine... falta el patrimonio artístico, que no tiene paso poco, aquí
Efectivamente. Ahora estamos inmersos en un proyecto que no llega a los 9 millones de Euros aportados a tres bandas (Fomento de Madrid, Generalitat y Diputación) y que pretende terminar las obras del Museo de Cau Ferrat y el Museo Maricel para que de cara al verano del año que viene se vuelvan a abrir sus puertas.
 
Por lo que tengo entendido ha habido complicaciones
Sí, han sufrido una revisión del proyecto para que sea más respetuoso con el patrimonio. La idea original alteraba un poco la configuración de la fachada marítima, y ??de la imagen histórica que tenían los edificios. Y se ha encontrado una alternativa para que se respete al máximo todo. No olvidemos que el Cau Ferrat es un referente del modernismo pero el Maricel lo es del novecentismo.
 
Es natural que tengáis mucho cuidado porque no deja de ser uno de los activos bien potentes del municipio. Y no siempre hay dinero
Sí, la financiación de los municipios turísticos es una de las cuestiones que están sin resolver desde el inicio de la recuperación de la democracia. Nosotros somos casi 29.000 habitantes, y por tanto recaudamos impuestos y tasas para este perfil de número de habitantes pero prestamos servicios para el doble o triple de habitantes dependiendo del mes de la temporada del año. Por lo tanto esto hace realmente que los costes más destacados como los de vía pública, de seguridad, de atención a las personas, sean mucho más grandes, y los ingresos son menores.
 
¿Puede hacer alguna aportación al respecto?
Bueno, hemos intentado que se trabaje esto, sobre todo desde un punto de vista supramunicipal. Cabe decir que es un trabajo constante, y por eso insistimos en liderar el proyecto a nivel común, para que todos aquellos municipios de la costa catalana, sean de interior o de montaña, vayamos unidos para reivindicar lo que creemos que es justo.
 
Y quizás el problema del dinero no lo tiene tanto fuera como dentro del Ayuntamiento
Sí, ésta ha sido una de las urgencias que encontramos sobre la mesa cuando entramos en el Ayuntamiento. Encontrarte 70 millones de euros de deuda cuando en un presupuesto municipal a los 30 o 40 representa una carga financiera muy grande. Sobre todo porque afecta a aquellos servicios básicos que debemos prestar a la ciudadanía como municipios y como administración local. Y ésta ha sido nuestra principal preocupación, por eso hemos hecho una política de finanzas muy rigurosa. Debemos intentar hacerla en todos los sentidos, pero también evidentemente, esto quiere decir aumentar los ingresos.
 
¿Hay paro en Sitges?
Afortunadamente, y en comparación con la comarca y el país, tenemos una tasa de paro bastante inferior. Los últimos datos son del 11%, así que estamos por debajo de la mitad de la comarca y un poco más de la mitad del país. Esto es una buena noticia en comparación con el resto del país.
 
¿Alguna explicación?
Bueno, pienso que a pesar de la crisis, el sector turístico tiene mucho empuje, lo que comentábamos antes, nos esforzamos para la innovación constante. De hecho, en este momento, y esto no es algo singular sólo de Sitges, uno de los sectores económicos que sigue tirando y funcionando es el turismo.
 
¿Y la gente que trabaja son temporeros que vienen y van o son residentes?
En Sitges hay un trabajo de temporada, lógicamente, pero es cierto que hay muchos establecimientos que trabajan durante todo el año, así que tenemos incluidos segmentos de turismo a nivel de empresa, de negocios, eventos, de familia... y eso hace que todo el año haya trabajo, lo que garantiza una cierta estabilidad laboral. Aunque evidentemente cuando llegan los meses de mayo-junio hasta septiembre-octubre se incrementa, y la tasa de paro baja.
 
¿Y la gente que viene a vivir aquí, a qué perfil responde?
Bueno, Sitges tiene un perfil de inmigración muy singular. Dado el carácter e idiosincrasia del municipio y sobre todo su condicionante turístico y cosmopolita, que no viene de ahora sino que arranca a finales del siglo XIX, esto hace que la persona inmigrada sea comunitaria, y el perfil son principalmente británicos, franceses y holandeses . Por tanto, es alguien que en líneas generales, es una persona con una cualificación profesional y formativa media o alta. Vienen a trabajar aquí, tienen familia, y escolarizan los hijos en las escuelas. Y no, no hay problemas de integración.