Carles Luz

"En los municipios, los pactos políticos son entre personas"

Miércoles, 20 de Marzo de 2013
Con poco más de 3.000 habitantes, los mismos que tenía hace un siglo, Gandesa es la capital de la Terra Alta, en la provincia de Tarragona. Y con una considerable historia, con elementos íberos, románicos, y góticos, esencialmente destaca por su bodega de estilo modernista, declarado Bien de Interés Cultural por la Generalitat. Dando tanta importancia a las viñas, no es de extrañar que su actividad económica más destacada es la producción vinícola, siendo la sede del Consejo Regulador de la denominación de origen Terra Alta. También destaca por su agricultura, aunque había conocido tiempos mejores, y su industria, con manipulación de papel y cartón. Hoy hablamos con su Alcalde, Carlos Luz.
"En zonas como la Terra Alta, si no hubiera un Consejo Comarcal, deberíamos inventar, porque lo que no podemos pretender es que la gente de municipios pequeños no tengan los mismos servicios que tiene cualquier persona de toda Cataluña "
 
"En muchos municipios, los pactos políticos no son entre grupos sino entre personas, así que siempre hay que mirar las cosas en clave positiva, para beneficiar al máximo a los ciudadanos de Gandesa y en la comarca de la Terra Alta"
 
"Cuesta encontrar gente para emprender una aventura de trabajo en pueblos como el nuestro porque al final un alcalde de municipios pequeños pasa a ser también aquella persona que da respuesta a los ciudadanos las 24 horas del día, siete días a la semana"
Usted debe ser el prototipo de Alcalde que pasa por aquí: aquel que ha sentido la política de muy joven
Pues sí, siempre he sido una persona vinculada a las asociaciones culturales, a las entidades del municipio, y sin apenas darte cuenta, acabas estando en una lista. Estuve doce años en la oposición y esta legislatura pasada me presenté como cabeza de lista, de modo que soy Alcalde desde hace un par de años. Pero vaya, hasta que no me puse, estaba en la empresa familiar dedicada a servicios de empresa de electricidad.
 
Tal y como están las relaciones a nivel de gobierno, no se acaba de entender que seáis socios del PP
En muchos municipios, los pactos políticos no son entre grupos sino entre personas, así que siempre hay que mirar las cosas en clave positiva, para beneficiar al máximo a los ciudadanos de Gandesa y en la comarca de la Terra Alta. Así que la idea es que las formaciones políticas prioricen estas necesidades por encima de otros. Y este pacto al que llegamos fue lo que he defendido.
 
Retrocediendo un poco en el pasado he visto que a pesar de ser un pueblo pequeño, Gandesa tiene una considerable historia
La verdad es que sí, y de hecho, uno de los hitos que me he marcado ha sido la recuperación de su memoria histórica. Y no sólo los hechos de la Guerra Civil que fueron muy importantes, con la batalla del Ebro, sino historias de más allá, como el casamiento fallido que hubo entre el primogénito de Jaime II, y Leonor, en 1319, un hecho que se conoce como "La farsa de Gandesa". O que el 48 presidente de la Generalitat había sido rector de Gandesa, a principios del siglo XVI. O los siete asedios que sufrimos en las guerras carlistas. En fin, ya ve. Toda una serie de hechos que forman parte de nuestra historia y que habría que recuperar.
 
A pesar de esta historia, lo que llama la atención es la Bodega Modernista de Cèsar Martinell, la llamada 'Catedral del Vino'
Bueno, de hecho, tuvimos una pugna con nuestros vecinos de El Pinell de Brai para ver quien se otorgaba el título. Para mí, las dos bodegas son catedrales: el de El Pinell es espectacular pero nosotros no nos quedamos atrás. Nosotros la llamamos así porque colocaron los depósitos de agua en la parte superior, y tenían forma de campana.
 
No deja de ser un atractivo para el visitante
Hace tres años catalogaron esta bodega como una de las maravillas de Cataluña, entre otras cosas porque Cèsar Martinell, el arquitecto, era discípulo de Gaudí. Todo empezó hace casi un siglo, en 1919, cuando cuarenta campesinos fueron a buscar dinero a un banco para construir la bodega y el banco dijo que dejaban el dinero siempre y cuando contratasen al arquitecto César Martinell. Y así fue. Ahora se ha rehabilitado para abrirlo al exterior, y difundir no sólo el vino sino también este magnífico edificio, donde estamos apostando fuerte para que sea un atractivo turístico.
 
De hecho, durante muchos años vivieron, del vino
Sí, pero fíjese que la comarca de la Terra Alta ha pasado de ser agrícola, con un porcentaje del 60%, a tener mucho más peso la industria y los servicios, y muchos agricultores han compaginado su actividad con el enoturismo. Tenemos el plan de los puertos, la Vía Verde, el fomento de las bodegas y los viñedos, y todo ello ha ido generando turismo, ha movido alojamientos rurales, la restauración...
 
¿Y cómo se traduce en dinero esto?
Bueno, es difícil cuantificarlo pero sí puedo dar algunos datos. En la Vía Verde, por ejemplo, tenemos registrado 40.000 visitantes al año, una cantidad muy importante. Ahora la queremos prolongar hasta el mar, hasta San Carlos de la Rápita para agrandar aún más toda la gran oferta cultural, turística y social de la zona.
 
Habrá beneficiado a diversos sectores, esto
Hemos pasado de tener un establecimiento de alojamiento rural a tener unos 40, y de no tener ninguna empresa de alquiler de bicicletas a tener 16. Y lo más importante es que toda esta gente se ha quedado en el territorio, así que vamos haciendo para que la crisis no sea más dura de lo que ya es.
 
Hemos visto que en el tema industrial también destacáis
Aquí las industrias que hay son familiares y del territorio, hace muchos años que empezaron y se han mantenido en el tiempo. Tenemos tres muy importantes: una dedicada al papel cartón, otra dedicada al tema de porcinos y piensos, y una tercera dedicada al plástico. Y a partir de ahí, hay otros que pivotan a su lado.
 
El hecho de que haya industria hará que el paro no sea muy importante
En el último censo de diciembre en Gandesa habían 3.219 habitantes y en la comarca, con doce municipios en total, hay unos 12.700 habitantes. En el paro estamos en unas cifras de un 12%, no es una cifra muy grande, pero también es cierto que no hemos tenido los crecimientos de otras zonas, así que hemos sido muy estables.
 
Con todo el tema de la crisis, quizás la juventud ha tenido que marchar a estudiar o a trabajar. ¿Cómo ha ido eso?
Sí, y desgraciadamente no vuelven. Muchas de las carreras que estudian no se pueden desarrollar aquí, así que se marchan a otros lugares. Pero también es cierto que la gente joven comienza a tener sensibilidad por las tareas que se pueden desarrollar en la comarca, como todo el sector del tema del vino, por ejemplo.
 
Y no sé si desde el Ayuntamiento pueden hacer algo...
Dentro de nuestras posibilidades intentamos aportar soluciones para que la juventud se quede aquí, aprovechando la inercia de las nuevas tecnologías, que permiten trabajar en diferentes lugares del territorio. Por eso hemos hecho un vivero de empresas donde intentamos dar cobertura a toda esta gente que quiera desarrollar su profesión aquí.
 
El vino sí parece que tiene que dar mucho impulso a todo
Sólo hay que ver la Garnacha blanca, que es la variedad autóctona de aquí de la comarca: un tercio de lo que hay plantado mundialmente está ahí, y bajo esta primicia se ha ido elaborando unos vinos que hace poco en un concurso de vinos que se hizo en Francia, con 350 de todo el mundo, un gran medallero fue de aquí de la Terra Alta.
 
Es curioso como la cultura del vino ha ido aumentando espectacularmente
Sí, hace años el eslogan que teníamos era: cuerpo, alma y color. Pero es cierto que en los últimos años ha habido una transformación, hemos pasado de cantidad a calidad, lo que ha propiciado que las cosas también se hayan ido haciendo de otra manera. Mucho mejor claro, para dar respuesta a la demanda que hay en la calle. Y por eso hoy podemos disfrutar tanto de vinos blancos como de negros, y muy buenos los dos. Y no puedo dejar de sentirme orgulloso, porque todo junto da marca y prestigio a la comarca de la Terra Alta. Y además de una manera particular, de manera que el secreto está en esto: potenciar lo que nos hace especiales.
 
Usted es presidente del Consejo Comarcal, una institución que ha sido muy cuestionada últimamente a nivel general.
Todo depende evidentemente de la zona donde estás. En nuestro caso, en un entorno rural, son muy importantes estas instituciones. Entre otras cosas porque hemos hecho bien los deberes y por eso se puede continuar trabajando para dar servicio a la comarca.
 
¿Cómo qué?
Quería hacer hincapié precisamente en esto. 12.000 habitantes son muchos para un Consejo y la idea es dar servicio de gestiones como la recogida de basuras, servicios sociales, juventud... Gandesa tiene 3.200 habitantes y como jefe de comarca se podría permitir estos servicios, pero hay municipios de 400 habitantes y gracias al Consejo Comarcal se puede dar cobertura a todas estas necesidades, por lo que si no existiera, este tipo de gestiones no se podrían realizar.
 
Entonces, no está de acuerdo en que se supriman
Evidentemente. Tal como le decía hay zonas donde es comprensible que se reduzcan administraciones teniendo en cuenta que hay Ayuntamiento, Consejo, Diputación, órganos del Área Metropolitana, la Generalitat... pero aquí, en la Terra Alta, somos 12.700 habitantes y 12 municipios, y como nosotros, hay otras comarcas como la nuestra. Y si no hubiera un Consejo Comarcal, lo deberíamos inventar, porque lo que no podemos pretender es que la gente de municipios pequeños no tengan los mismos servicios que tiene cualquier persona de toda Cataluña.
 
Se dice que así ahorrarán costes...
Me hace mucha gracia esto. No entienden que hay ayuntamientos y ayuntamientos. Los hay que se pueden permitir pagar, tener cargos de confianza y grandes estructuras. Pero mira, el Ministro Montoro con el borrador este de la reforma de la administración local, dice que haría falta que de los 11 concejales que tenemos sólo 3 cobraran, cuando en realidad, sólo cobran 2! Y sumados sus sueldos, no llegamos ni a la mitad de lo que él habla como tope.
 
Sí, es evidente que en determinados lugares no se conoce gran parte de la realidad
Son una serie de cosas que chocan y generan demagogia y la verdad es que alguno de ellos, de las personas que proponen estas cosas, deberían conocer más el territorio. Muchos alcaldes de municipios pequeños te dicen que les cuesta encontrar gente para emprender una aventura de trabajo porque al final un alcalde de municipios pequeños como Gandesa o de la comarca de la Terra Alta, pasa a ser también aquella persona que da respuesta a los ciudadanos las 24 horas del día, siete días a la semana.
 
¿Quieres decir que sería hora de que los Ayuntamientos y Consejos Comarcales tuvieran recursos para funcionar bien en lugar de centralizarlo todo en las Diputaciones?
Sí, sin duda. Si las Diputaciones tuvieran que asumir el trabajo que están haciendo los Consejos Comarcales y los Ayuntamientos, cerrarían puertas mañana mismo. La Diputación no lo podría asumir, o se tendría que multiplicar por cinco. Y el problema está en que nadie quiere abordar una carencia de hace muchos años en los que los Ayuntamientos y los Consejos Comarcales no tienen la financiación justa para dar respuesta a los ciudadanos.