Joan Borrell Bassols

El pueblo de siempre

“Se debe tener muy claro el modelo de municipio que se quiere seguir”

Para Joan Borrell, el reto que tienen los pueblos de la costa es el cambio de población tan importante durante los meses de verano que supone un crecimiento en número de habitantes y en el volumen de gasto.

Lunes, 30 de Marzo de 2009
De todos los pueblos marineros que existen en la Costa Brava hay pocos que mantengan el relieve que tenían antiguamente como Cadaqués. Se debe claramente al celo de sus autoridades para preservar el paisajes y además a la dificultad de su acceso, una única carretera llena de curvas no apta para todos los foraneos. Este hecho ha provocado que este municipio del Alt Ampordà, situado en la parte oriental del Cap de Creus y que en verano multiplica por siete su población, continúe siendo encantador. Hoy hablamos con su alcalde, Joan Borrell, que nos recibe en el Ayuntamiento, un edificio que en su tiempo fue un baluarte y uno de los edificios que quedan de la antigua villa fortificada.
"Cuando se quiere trabajar en lo que se cree no se necesitan siglas políticas. Pero es conveniente que esten detrás dándo soporte económico y poder hacer posible una campaña electoral"

"La conciencia política se va adquiriendo a lo largo del tiempo: crees en el municipio que has nacido, que perteneces, que lo quieres, hay cosas para hacer, para mejorar, y hacerlo quizás desde un punto de vista distinto"

"Es evidente que necesitas del turismo y que es una de las principales fuentes de ingresos, pero hay que encontrar un equilibrio. Y teniendo muy claro que Cadaqués ha de continuar siendo siempre Cadaqués, preservando los criterios del paisaje y la imagen del pueblo"
Afirma que en política mejor tener detrás unas siglas que le avalen.
Uno querría ser identificado por aquello que cree , que es el pueblo, pero es conveniente que detrás exista una formación conocida que te avale, que de soporte económico, pero también que pueda hacer frente a una campaña electoral. Cuando me presente para alcalde lo hice vinculado a Esquerra Republicana. Sólo dos de los que nos presentamos éramos militantes, el resto eran todos independientes.

Esto fue en el año 2003.
Sí, fue la lista más votada.Hicimos un pacto con el regidor socialista. En aquellas elecciones se presentaron cuatro candidaturas, para un pueblo como el nuestro, con 3.000 habitantes nos correspondían 11 regidores. En las últimas elecciones nos volvieron a votar y salimos por mayoría absoluta.

Es un momento importante de su trayectoria política...
Sí, creo que la conciencia política se va adquiriendo a lo largo del tiempo: crees en el municipio que has nacido, que perteneces, que lo quieres, hay cosas para hacer, para mejorar, y hacerlo quizás desde un punto de vista distinto. La decisión de hacer un paso como este, de dedicarse en la primera línea política se acaba decidiendo después de un largo proceso de maduración. No sale de un día para otro, poco a poco te vas concienciándo. Y en mi caso, el paso lo hice con dos personas más.

En un municipio como Cadaqués, ¿cuáles son los problemas que se plantean en el día a día?
Creo que no desvelo ningún secreto si digo que el gran reto que tenemos los pueblos de la costa es que tenemos un cambio de población muy importante durante los meses de verano, y en nuestro caso pasamos de los 3.000 habitantes a los 20.000 ó los 22.000. Esto supone no sólo el crecimiento que es evidente (por el tema de la restauración, alojamiento, etc), sino también por el volumen del gasto de agua, el servicio de basuras, el volumen de automóviles... es decir que hemos de dar servicio a los vecinos habituales y también a todos los otros que se añaden, y sólo con los impuestos de los que están censados. esta es la situación que tenemos en un pueblo como este. A partir de aquí es cuestión de tenerlo muy claro e ir buscando soluciones.

Y esta dicotomía entre mantener la personalidad de un pueblecito costero o ser un bazar habrá sido difícil de resolver.
Sí pero nosotros tenemos muy claro lo que queremos ser, con los cambios necesarios, pero el pueblo de siempre. Y, es complicado porque Cadaqués tiene todavía la oportunidad de mantenerse, de ser distinto, de no masificar el territorio y de no caer en el error en el que han caído otras localidades. Es evidente que necesitas del turismo y que es una de las principales fuentes de ingresos, pero hay que encontrar un equilibrio. Y teniendo muy claro, repito, que Cadaqués ha de continuar siendo siempre Cadaqués, preservando los criterios del paisaje y la imagen del pueblo. Supongo que por este motivo se ha podido oir en ocasiones que no somos un pueblo de costa como los demás.

Y ¿por qué? ¿Qué es aquello que diferencia Cadaqués de otros pueblos de la costa?
Especialmente el paisaje, aunque no podemos olvidar que Cadaqués tiene una corona alrededor que no es urbanizable, que es un parque natural enorme, uno de los marítimos terrestres más grandes que hay en Europa. Y creo que esta zona ejerce una función muy importante en el municipio, ayuda a concienciarnos de lo que tenemos para no crecer más allá de cierto punto.

La tentación de crecer con todo lo que supone (licencias, más ingresos...) ha de ser muy fuerte.

Sí pero se resiste, creame. Tenemos muy claro que esta diferencia a la que me refería antes es porque hemos sido muy firmes en este aspecto. Pero siempre hay dificultades, y una de ellas es la Ley y más la que hace referencia al urbanismo. Todo lo que se refiere a planes y ordenamientos urbanísticos son extremadamente lentos.Puede suceder que un gobierno apruebe unas leyes que no serán viables hasta dentro de unos años. Y esto es lo que nos está pasando a nosotros en esta materia a la que usted se refería.

¿Qué pasó?
Pues que en estos últimos cinco años se han creado unas figuras de ordenación urbanística que implicaron en su momento actuar de una manera en la que nosotros no creíamos. En el año 2003, cuando nos presentamos a las elecciones, fuimos la única candidatura que intentamos parar el crecimiento y sobretodo reconducirlo y reordenarlo . Pero al acceder a la Alcaldía teníamos una herencia de otras leyes promulgadas con anterioridad que sí que favorecían el crecimiento que se ha dado en estos últimos años. Así que lo que hicimos en su momento es ponernos a trabajar para que las nuevas herramientas de territorio que sean vigentes en unos años estén de acuerdo con lo que pensamos.

Y estas herramientas a las que Ud. se refiere, ¿qué otros factores afectaran a parte de las limitaciones de construcción?

Básicamente en los acabados. Ahora, por ejemplo, hemos de realizar un plan especial del núcleo histórico, que abarca un 60% del suelo urbano y que afecta, no sólo a temas medioambientales sino también al acabado de los materiales, sean de casas o de calles. Si lo tienes recogido en una ley todo el mundo lo ha de respetar. Aquí el problema está en aquello que ya está construido, poco puedes hacer. De forma que hace falta tener claro cual es el camino que queremos seguir y, a partir de aquí, condicionarlo y ponerlo sobre la mesa a través de unas herramientas que sean normativas y que se tengan que cumplir.

Y esta tendencia de "coherencia", es compartida por otros grupos de gobierno?

A grandes rasgos estoy convencido de que coincidimos, aunque entiendo que hay matices y todo el mundo tiene su punto de vista.
Cadaqués es Cadaqués y esto, todos los que estamos aquí, sea del equipo de gobierno o de la oposición estamos muy orgullosos.

Hagamos una visita por el Cadaqués habitual, lejos de los soleados meses de verano.

En el fondo esto es una trampa porque lo lógico sería pensar que el refuerzo de los contratos de servicios se deben de hacer sólo durante los meses de verano, de junio a septiembre, por ejemplo. Pero aquí también existe la Semana Santa, los puentes y los fines de semana cuando el tiempo acompaña. Muchos alcaldes de los pueblos vecinos me comentan que tenemos suerte porque siempre viene gente ...¿?... Realmente como el mes de agosto, no hay otro, así que no recomiendaría venir en esta época del año. Lo mejor son los otros meses de verano, junio y especialmente septiembre y si hace buen tiempo también en octubre.

Y los cadaquesenses... ¿cómo ven la gente que viene de fuera?
Hay de todo, el que tiene su negocio de cara la público es verdad que en el mes de agosto está muy agobiado, pero en el fondo supongo que acaba aceptando, y entiendo que la convivencia ha de existir en beneficio mutuo.

Ya hemos hablado de las virtudes naturales de Cadaqués. Y ¿ cómo son las culturales? Porque aparte del legado de Dalí suponemos que hay más cosas de interés.
Si me permite y por lo que hace referencia a Dalí, creo que en su momento hicimos un esfuerzo importantísimo para reivindicarlo, porque si bien es cierto que es una bandera cultural importante en Cadaqués, posiblemente la conexión que ha habido con nosotros se había ido diluyendo. Así que la vinculación que hay con el pueblo la acentuamos con la celebración del centenario de su nacimiento. La personalidad de Salvador Dalí no se puede entender sin Cadaqués y por eso no lo podemos obviar ni olvidar. Desde el año 2004 hemos ido montando en el museo municipal exposiciones suyas y la respuesta no se ha hecho esperar: el año pasado lo visitaron 21.000 personas.

Decíamos, que había algo más que Dalí.

Sí, efectivamente. La cultura no sólo se acaba con Dalí, aquí hay mucho que ofrecer. Siempre digo que el mes de junio, aparte que abrimos temporada de bares y restaurantes, también es el momento de las galerías de arte y cada semana tenemos exposiciones muy interesantes. Además el núcleo antiguo es un bien cultural de interés nacional, sin olvidar que hemos firmado un convenio con la Universitat de Girona haciendo unas rutas literarias muy interesantes. También tenemos premios literarios , un festival internacional de música que ya cuenta con 37 ediciones... y otras convocatorias. Creo que la oferta cultural que tenemos es muy interesante.

Todavía no hemos llegado a la mitad de la legislatura. ¿Cuáles son los proyectos hasta las nuevas elecciones, en el 2011?
Ideas y proyectos hay muchos, como es de suponer. Puede que los más destacados sean el Plan Especial del Parc Natural de Cap de Creus y la fachada marítima, y el nuevo Plan General de Urbanización de Cadaqués, que haremos conjuntamente con la Direcció General d'Urbanisme de la Generalitat. También hay un proyecto cultural muy interesante: convertir la antigua sala de baile del pueblo en un lugar que llegue a ser una especie de Centro de Cultura de Cadaqués con un pequeño teatro y una escuela de música municipal. Por otro lado estamos negociando con los propietarios de la sala antigua de la Sociedad de la Amistad para ver si la podemos volver a abrir.
La idea es mantener el espíritu de Cadaqués pero ir incorporando todo aquello que el pueblo necesita.