Xavier Amor i Martín

"La política municipal no tiene nada que ver con la que sale en televisión"

Martes, 02 de Abril de 2013
Situada entre Calella y Tordera al oeste; Santa Susanna al nordeste, el Mediterráneo al Sur, y poco más de 50 kilómetros de Barcelona, ??Pineda de Mar debe su nombre, naturalmente, al árbol típico de la zona, en un término municipal el 10% del cual forma parte del Parque Natural del Montnegre y el Corredor. Con 26.000 habitantes y cuatro distritos (Pineda es el más importante, pero también hay que incluir los de Can Carreres, Can Feliu de Menola y Montessol), el municipio tiene restos romanos, góticos, y barrocos, incluyendo un castillo, el de Montpalau.
"Hay elementos que han de permitir recuperar la confianza en la política. Y si ahora se está poniendo sobre la mesa toda una serie de prácticas censurables e incorrectas, donde es necesario que la ley actúe. Con contundencia pero también con celeridad". 
 
"Quiero poner en valor lo que muchos alcaldes y concejales, que son la mayoría, están haciendo en los Ayuntamientos y que no sale en los medios. Lo que duele es minoría, así que está bien que tengamos bien presente las buenas prácticas que se hacen en temas de transparencia".
 
"Los Ayuntamientos no podemos permitirnos perder inversiones en nuestras ciudades que vienen de la mano de llevar empleo por trámites pesados y largos que el empresario además, no acaba de entender. Y creo que podríamos contribuir de alguna manera para agilizar esto"
En la página del Ayuntamiento se puede leer que afirma "me apasiona el trabajo con las personas y para las personas y el conjunto de la sociedad". Y parece que esto arranca desde que era muy joven, ¿verdad?
Es de tenerlo en casa, de vivirlo muy de pequeño. Mi padre fue Concejal de este Ayuntamiento pero también mi madre es una persona muy vinculada a todo el tema social, ya que había estado en la asociación de vecinos, presidenta de la Asociación de padres y madres ... así que todo lo vives muy de cerca y te acabas implicando. En mi caso, me puse con 17 años, fundando las Juventudes Socialistas aquí en Pineda. Y esto fue el inicio.
 
Y de hecho es candidato a la presidencia de la Federación de Municipios de Cataluña
Sí, y de momento el único. Ciertamente ahora resulta todo un reto asumir un cargo tras la huella tan importante que Manuel Bustos ha dejado por el municipalismo de este país.
 
¿Cuáles serían sus objetivos si asumiera esa presidencia?
Ya veremos cómo irá todo, pero si fuera elegido, mis objetivos serían por un lado seguir bien de cerca el proceso de reforma del régimen local, luego está la financiación local que queremos ligar a esta nueva ley después de años de intentarlo, en tercer lugar, continuar estando bien cerca de los Ayuntamientos y de los electos de todos los Ayuntamientos, y por último, la apuesta de la transparencia, que muchos Ayuntamientos están haciendo.
 
Ahora la política no tiene precisamente una buena imagen
Precisamente por esto. Quiero poner en valor lo que muchos compañeros, alcaldes y concejales, que son la mayoría, están haciendo en los Ayuntamientos y que no sale en los medios. Lo que duele es minoría, así que está bien que tengamos bien presente las buenas prácticas que se realizan en temas de transparencia, y esto la Federación de Municipios de Cataluña lo ha de poner en valor.
 
Volvemos a Pineda. De sus 26.000 habitantes da la impresión de que el porcentaje de inmigración es destacable
Pineda tiene núcleos urbanos muy separados y esto favorece cierta pertenencia a un barrio, más que en la ciudad en sí. Un ejemplo sería el de Pueblo Nuevo, que creció mucho por la inmigración del sur de Andalucía y Extremadura y que con los años se ha ido integrando en nuestra cultura. Y si bien es cierto que años atrás se facilitó la llegada de inmigración a otros países, aquí se convive con esta pluralidad, y se hace lo posible para que no haya conflictos. Ahora mismo, por ejemplo, estamos inmersos en una campaña de civismo y convivencia que involucra a toda la población.
 
¿Qué datos tienen de la gente que ha venido de fuera de España?
Alrededor del 19%. Es mayoritariamente africana y está concentrada en los barrios del Carmen y de Pueblo Nuevo. Pero no tenemos problemas serios de convivencia. Y cuando se presentan procuramos no esconderlos sino ponerlos sobre la mesa, hablar con la gente implicada y buscar complicidades, entre ellas evidentemente, la excelente labor que realiza la asociación de vecinos.
 
Pero debe haber de todo. Quizás en el tema religioso hay una dificultad añadida
¿Para la población musulmana? No, no crea. Nosotros tenemos tres centros culturales islámicos, y el objetivo del Ayuntamiento era poder encontrar un espacio donde las tres comunidades pudieran convivir sin demasiados problemas. Llevamos un año trabajando con la gente implicada, y las relaciones son muy cordiales.
 
En este tema, ¿cuál es el problema básico que se presenta?
Mire, una de las cosas que son más difíciles de afrontar son las de los rumores fáciles y malintencionados. Hacemos campañas muy potentes para favorecer la convivencia, para hacer fácil el camino, para que todos tengan información. Y temas como las ayudas, que son los recurrentes, en cuanto a apertura de negocios, por ejemplo, se intenta dar la máxima transparencia, para que no se diga que diferenciamos por el color de la piel, o por la religión.
 
Ahora con la crisis, se habrá complicado todo mucho, ¿verdad?
Sí, y desgraciadamente esto no depende de nosotros. Pero hay temas que aunque no tengan que ver estrictamente con la economía podrían cambiar. La agilidad de la administración, por ejemplo. El otro día escuchaba al consejero Felip Puig y hablaba de ello, que los Ayuntamientos no nos podemos permitir el lujo de perder inversiones en nuestras ciudades que vienen de la mano de llevar empleo por trámites pesados ??y largos que el empresario además, no acaba de entender. Y creo que podríamos contribuir de alguna manera para agilizar esto.
 
Debe ser muy difícil, esto
Sin duda. Hay un camino muy largo por recorrer, pero no olvidemos que el trabajo más importante de los ayuntamientos es gestionar unos recursos pero también planificar, y en nuestro caso, es ahora ampliar un nuevo polígono industrial y reconvertir una zona que debía ser de viviendas en un polo de atracción y dinamización económica. Nosotros ya hacemos lo posible para avanzar lo más pronto posible, pero hay muchos trámites que necesitan de papeles de la Generalitat, sobre todo en cuanto a temas urbanísticos y de tramitación. Y entonces es cuando la cosa se retrasa tanto.
 
Es de ese tipo de temas que indignan...
Cuando tienes estos índices de paro tan importantes, lo que necesitamos también es que las Administraciones superiores tengan claro que ésta es una apuesta por estar al lado de la gente que ahora mismo no tiene trabajo, y eso no lo estamos notando, ni desde España ni desde Cataluña. Yo creo que ahora sería un buen momento para los Ayuntamientos que estamos saneados, que hemos hecho los deberes, que hemos hecho el ejercicio de poder poner las cuentas al día como en nuestro caso que cerramos en positivo en 2012, que no podamos destinar ese dinero en hacer planes de empleo por el municipio, y así hacer lo posible para agilizar temas y contribuir, aunque sea poco, al salir de la crisis.
 
Todo esto nos lleva a preguntarle sobre cómo ve el modelo municipal, de cómo se podrían establecer mecanismos para que la administración pública municipal articule un modelo propio
Creo que en este sentido, vamos por un buen camino. De hecho hay un acuerdo donde ambas asociaciones municipalistas, que son por un lado la Federación de Municipios de Cataluña, y por otra, el Consejo de Gobierno Locales de Cataluña, han decidido dejar claro algunos aspectos de la música que está sonando. El problema, sin embargo, no son las competencias de los órganos municipales sino la financiación local. Aquí es donde radica todo.
 
La reforma de la administración local del Gobierno Central no creo que lo favorezca demasiado, esto
Para que se haga la idea. En el Ayuntamiento de Pineda, tienen dedicación exclusiva el alcalde y tres concejales. Con la nueva ley, podríamos tener 11 en dedicación exclusiva, y en cuanto a cargos de confianza tenemos uno y el nuevo borrador nos permitiría siete. Con estos datos en la mano, es evidente que la administración local ya tiene suficiente sentido común para hacer lo que hay que hacer, y lo que no se debe dejar de lado son todos los servicios que la administración local debe prestar y que son los que preocupan.
 
Es la eterna diferencia entre la política municipal y la supramunicipal, ¿verdad?
Evidentemente, aunque el ciudadano no siempre lo acaba percibiendo. Yo suelo decir que la política municipal no tiene nada que ver con la que sale en la televisión. Porque entre otras cosas, en un municipio, cuando hay una calle que está mal o una farola que no funciona, la etiqueta política del partido no tiene nada que ver, todos los concejales quieren que lo arregle y por tanto aquí en la lucha partidista yo creo que queda fuera de banda.
 
Afortunadamente, la política municipal cuenta con el apoyo de las entidades
Es cierto. La vitalidad de un municipio se demuestra con el número de entidades activas que tiene. Y muchas de las cosas que hacen los Ayuntamientos, las hacen sus entidades que cada vez tienen una mayor responsabilidad en el tejido social. Mire, en nuestro municipio hemos tenido una feria de intercambio de entidades, y son ellas mismas que se han implicado para tener más dinero para destinar a las entidades que están dando servicios directamente a la ciudadanía donde la Administración no puede llegar. Por esto, por este espíritu de colaboración, quiero que las entidades estén bien al lado nuestro.
 
Pero el hecho de que el asociacionismo esté en crisis habrá hecho replantear muchas políticas
Bueno, es que mucho me temo que la crisis económica ha comportado o ha acentuado una crisis de valores que estaba ya latente. Y ahora, la preocupación está en lo que le comentaba, la distancia entre los organismos y estamentos con la ciudadanía. Y cuando ponemos a toda la clase política en un mismo saco, se está haciendo mucho daño porque lo más importante en este matrimonio de política-ciudadanía es la confianza. Y ésta es muy frágil, como hemos visto.
 
Pero claro, ¿qué puede hacer el ciudadano sino quejarse de lo que hay?
Sí, de acuerdo, pero hay elementos que deben permitir recuperar esta confianza. Y ahora se está poniendo sobre la mesa toda una serie de prácticas censurables e incorrectas, donde es necesario que la ley actúe. Con contundencia pero también con celeridad, claro.
 
¿Hasta las últimas consecuencias?
Sí, claro. Pero teniendo presente que aunque no lo parezca, hay muchas cosas que funcionan. Y que éstas hay que dejar que sigan así. Y esto ocurre en todos los niveles, especialmente en el de la política municipal. A veces, en las reuniones de gobierno me gusta decir que bastante trabajo tenemos, y no hay que perder energías en molestar. Y me refiero a que si ya hay cosas que funcionan pues no es el momento de hacer cambios.
 
Antes de terminar, un par de elementos que me gustaría comentar de Pineda: el primero, la Fundación Tharrats
Es una joya que a veces nos cuesta mucho visualizar. Para nosotros siempre es una satisfacción que un artista como Tharrats, decidiera que su fondo artístico quedara en nuestro municipio. Creemos que tiene mucho recorrido, pero que la tenemos que ir trabajando y cultivando porque acabará dando frutos.
 
Serra i Moret
El político y escritor vivió en Pineda, dejando una imprenta muy importante. Hizo este Ayuntamiento, la primera Biblioteca, el cementerio, y algo que nos diferencia de muchos municipios de alrededor: el primer plano urbanístico, entre los años 1915 y 1918, diseñando una ciudad mucho más amable. Me gusta definir así Pineda: tiene espacios verdes, muchas plazas, carreras muy amplias, y mucha tranquilidad. Pero vaya, ha mencionado Tharrats y Serra i Moret, pero hay otros ilustres de Pineda: Eduard Punset, Manuel Pertegaz...