Fermí Santamaria

"Hemos de facilitar al máximo el trabajo al ciudadano"

Miércoles, 22 de Mayo de 2013
Pueblo del Gironès que se encuentra entre Cassà de la Selva y Cristina de Aro, Llagostera tiene el término municipal más grande de la comarca, 76'36 km2, donde se concentran poco más de 8.000 habitantes. Con restos humanos que proceden del Paleolítico, su casco antiguo se convirtió en baronía en el 1375, pero no fue hasta inicios del siglo XIX que se convirtió en uno de los municipios con una importante industria corchera y también un foco relevante de movimiento obrero. Todo esto descendió considerablemente a mediados del siglo XX, y actualmente, el pueblo tiene interés por las ruinas de su castillo y sus edificios modernistas.

"En pueblos más bien pequeños los Consejos Comarcales resultan útiles y tienen su razón de ser. De hecho, a nivel de representatividad territorial son más relevantes que las Diputaciones, ya que los consejos comarcales son más cercanos a los alcaldes, en el territorio"
 
"Debemos aprovechar las nuevas tecnologías para facilitar al máximo al ciudadano los trámites que debe hacer. La idea es que la gente tenga la posibilidad de consultar cosas que hasta ahora no se podía y pueda agilizar trámites desde casa"
 
"Sólo hay una salida, que debemos tener muy clara, y que tenemos que ir todos, porque tenemos un buen mando y un buen patrón de barco. Y cuando llegamos a puerto, cada uno ya defenderá entonces sus ideologías, pero de entrada, debemos hacer la travesía"
Queremos saber su historia. Usted nació en Cádiz...
Sí, nací el año 54. Y vine, como mucha gente, en busca de una oportunidad. Vengo de una familia que nos quedamos sin padres de muy jovencitos, y cuando me fui de allí, a los 18 años, no olvidé lo que me dijeron: 'No te olvides nunca de la tierra que te vio nacer pero trabaja y lucha por la que te verá crecer'. Así que cuando aterricé aquí, cambié el chip y tuve muy claro que estaba en un país diferente, con su propia lengua, su cultura, su manera de ser.
 
Supongo que entonces debe empatizar mucho cuando ve a la gente que viene de fuera
Sí, pero la situación fue diferente. Debo decir que a pesar de las dificultades del momento, nunca pasé hambre, ya que vivía en casa de mi tío y no me faltaba techo ni comida. Pero sí comparto la sensación de desarraigo que se vive, con una cultura que no es la tuya, una forma de ser que te resulta extraña. También es cierto que, aunque no lo parezca, mi impresión es que la gente vierte mucho en la integración de la gente que viene de fuera.
 
No todo el mundo lo ve así
Pues yo invitaría al presidente Rajoy a hacer una estancia aquí y que viviera la realidad de una alcaldía como la de Llagostera, que viera la solidaridad de los catalanes y como se acoge a gambianos, magrebíes, peruanos y gente de otros países.
 
Me he dado cuenta de que es el primer municipio del país que integra los trámites online del consorcio de la Administración Abierta de Cataluña. ¿Qué quiere decir esto?
Soy de los que piensa que debemos aprovechar las nuevas tecnologías para facilitar al máximo al ciudadano los trámites que debe hacer. La idea es que la gente tenga la posibilidad de consultar cosas que hasta ahora no se podía y pueda agilizar trámites desde casa. Somos un pueblo pequeño, sí, pero las nuevas tecnologías son muy importantes, y también dar la máxima sensación de transparencia.
 
Hablando de transparencia, hemos visto que salen en la web municipal lo que cobran los concejales
Sí, estamos intentando actualizar todos los datos que nos piden y ahora estamos, si no ha habido alguna variación de última hora, en los alrededores del 63% de transparencia, según el estudio que hace la Universidad Autónoma de Barcelona sobre este tema. Estamos muy orgullosos, porque hay otros municipios mucho más importantes que el nuestro que no superan, ni de largo, la nota de corte.
 
Veo que también te has acogido al Pacto de Alcaldes para la energía sostenible. ¿Qué implica esto?
Se han hecho una serie de renovaciones del alumbrado público para tratar de reducir al máximo su consumo, y estamos intentando acogernos a este pacto, llamado PAES para que todas las actuaciones puedan ser subvencionadas. Hacía tiempo que nos podíamos acoger pero nos parecía demasiado rompedor y no estábamos seguros de si funcionaría, pero es evidente que va muy bien, porque contempla otros aspectos, como la posibilidad de desarrollar energías alternativas o de tener coches eléctricos. Lo cierto es que intentamos contribuir a la sostenibilidad del pueblo.
 
Un aspecto que va muy ligado con el tema del reciclaje
Sí, nosotros somos de los municipios que se acogió a la recogida del puerta a puerta, y ahora hemos hecho una nueva concesión en los residuos para hacer una serie de mejoras. Ahora lo que queremos es optimizar las horas que la brigada dedica al mantenimiento de calles, de jardinería, y que realmente la basura la gestione la empresa que tome la concesión.
 
Según tengo entendido esto del reciclaje es un tema complejo
Sí, básicamente porque es muy importante hacer una política de mucha formación a nivel de usuario. De vez en cuando hay controles en lo que hay en los desechos y si no se ha hecho bien la selección y has depositado un desecho orgánico en uno de envases, por ejemplo, hay penalización. Y claro, hay que hacerlo bien, para mantener las subvenciones importantes y que el coste real de la recogida, que es deficitaria, no repercuta en el ciudadano.
 
He visto que tiene un Plan de Barrios de mejora social y urbanística...
Es otro tema, y ??sin duda, también con mucha envergadura. El problema es que hay los planes aprobados pero no hay dinero, ni por nuestra parte, evidentemente, ni por parte de la Generalitat. Y antes de enzarzarnos en deudas y déficits públicos, evidentemente lo hemos parado, porque bastante trabajo tenemos en hacer equilibrios presupuestarios.
 
¿Y cómo es este Plan de Barrios de Llagostera?
Es un gran proyecto, donde se ha ejecutado mucha obra y donde nos falta la inversión más urbanística, la de arreglar las calles que colindan el núcleo antiguo del municipio. Por ejemplo la zona de arriba de la Plaza la tenemos parada, pero en lo que se refiere al trabajo de barrios, en la parte social, digamos, que también es bastante importante, la tenemos muy avanzada.
 
Ahora que se habla tanto de los Consejos Comarcales, ¿en qué medida le resultan útiles?
En pueblos más bien pequeños como el nuestro nos resultan útiles y tienen su razón de ser. De hecho, pienso que a nivel de representatividad territorial son más relevantes que las Diputaciones, ya que los consejos comarcales son más cercanos a los alcaldes, en el territorio, y por lo tanto conocen mucho mejor las dificultades que pueden sufrir los municipios que forman parte. Y no debemos olvidar la importancia de esta primera administración, la más cercana al ciudadano.
 
De hecho, usted en la campaña electoral ya dijo que "Cataluña empieza en tu ayuntamiento"
Efectivamente, y pienso que es muy cierto. A veces quizá hay una carencia de representatividad a nivel municipalista, aunque desde las diferentes asociaciones municipales, la ACM y la FMC, por ejemplo, se están haciendo muy buenos trabajos. Yo formo parte de la Comisión del Interior de la ACM, y pienso que una buena iniciativa es contar con los municipios a la hora de legislar, ya que después de todo, somos finalmente nosotros los que después debemos poner en funcionamiento cualquier ley que se hace desde la Generalitat.
 
Sí, sin embargo, ha sido precisamente desde organismos supramunicipales donde se ha puesto mucho freno a la iniciativa presupuestaria municipal
Efectivamente. Y también pienso que en esta crisis debemos ser capaces de hacer valoraciones, de analizar la parte negativa y no caer en los mismos errores que se han cometido hasta ahora. En los municipios se nos reclama que seamos mucho más cuidadosos a la hora de hacer inversiones, pero también ha habido mucha ligereza a la hora de otorgar subvenciones que al final tal vez no han llegado. Así que, de todo ello, hay que sacar la conclusión de que somos nosotros, los ayuntamientos, los que tenemos que tener cuidado de lo que hacemos, y no dejarnos condicionar, porque al fin la responsabilidad será nuestra...
 
Y por esto desarrollan proyectos como el Plan Estratégico de Llagostera, ¿verdad?
Sí, lo que estamos intentando es que ahora con los tiempos que corren, tenemos posibilidades de hacer un análisis muy profundo para ver las carencias del municipio. Y así, estaremos preparados para cuando vengan tiempos mejores y se puedan empezar a hacer cosas. Así que estamos trabajando en el ámbito social, en el turístico, en el industrial... y lo más importante es que es abierto y participativo.
 
Y debe entonces estar formado por varias comisiones
Por supuesto. Una es la Asociación política, otra es la de participación ciudadana... y así han surgido varias propuestas de trabajo muy interesantes. Lo que queremos con este plan estratégico es tener una herramienta suficientemente importante para que sea viva, y que llegado el momento, la podamos desarrollar. Pero eso sí: ajustado a nuestras necesidades, sin pretender nada que no podamos aplicar aquí, para que cuando la economía empiece a funcionar, en Llagostera no se le escape el tren.
 
Debe resultar fácil no caer en una cierta politización de todo. Y más ahora, que tienen mayoría absoluta
No podemos dejar de lado que este es un plan iniciado por el equipo de gobierno. Y a pesar de esta abrumadora mayoría absoluta, de trece concejales posibles tenemos once, no hemos hecho en absoluto una política absolutista, entre otras cosas porque entendemos que la política tan pronto puedes estar arriba, como abajo, y el que no gobierna hoy puede hacerlo mañana. Así que lo que queremos es un plan estratégico que sea lo máximo consensuado posible, con todas las fuerzas políticas, estén o no en el Ayuntamiento.
 
¿Y cómo ve el futuro de nuestro país? El de su ayuntamiento lo tiene muy claro, pero, ¿y el de Cataluña?
Pues pienso de manera muy parecida, si no somos capaces de actuar unidos, no tendremos futuro, y más en la situación que tenemos en el país, en la que dependemos de unos presupuestos y especialmente un déficit que nos vienen marcados de Madrid.
 
La libertad de acción es muy reducida, por parte del Gobierno de la Generalitat
Efectivamente, y teniendo en cuenta que cerca del 70% de su presupuesto va destinado a lo que llamamos Estado del Bienestar, pues estás atado de manos y pies. Así que viendo esto, ves que sólo hay una salida, que debemos tener muy clara, y que tenemos que ir todos, porque tenemos un buen mando y un buen patrón de barco. Y cuando llegamos a puerto, cada uno ya defenderá entonces sus ideologías, pero de entrada, debemos hacer la travesía y llegar a buen puerto.