Joan Mora

"Si creemos en la democracia, la gente ha de poder decidir"

Martes, 25 de Junio de 2013
Situado entre la Sierra Litoral y el litoral mediterráneo barcelonés, Mataró, o la antigua Iluro como aún se la conoce, tiene orígenes romanos, y de hecho, aún conserva numerosos vestigios de los primeros siglos de nuestra era. Hasta bien entrado el siglo XIX no dejó de ser un municipio que no pasaba de los 20.000 habitantes, pero la construcción del primer tren Barcelona-Mataró primero y una progresiva industrialización después, lo convirtieron en un potente foco industrial. Hoy tiene 125.000 habitantes y es la capital de la comarca del Maresme.
"La ley de reforma de la administración local no esconde una voluntad uniformista y agresiva para combatir la independencia local y autonómica. Creo que hay una visión extremadamente centralista, que no se ha creído nunca el mundo de la descentralización autonómica, y menos el de la Administración local"
 
"La comunicación de la que estamos disfrutando nos ha permitido que el mundo se globalizara, y eso quiere decir que competimos con sociedades muy diferentes, de valores diferentes, donde factores como el trabajo o el tiempo son diferentes, y donde las ganancias sociales ahora están como cuestionadas"
 
"En un mundo donde los jóvenes son capaces de saber qué pasa en cualquier punto del planeta al instante, y de conocer la historia sin filtros, les resulta cada vez más difícil entender que continuamos participando de un Estado que no permita decidir si queremos continuar como estamos ahora o si queremos emanciparnos"
Usted ha trabajado en temas informáticos. ¿Hay alguna analogía que se pueda aplicar a la política?
La comunicación de la que estamos disfrutando nos ha permitido que el mundo se globalizara, y eso quiere decir que competimos con sociedades muy diferentes, de valores diferentes, donde factores como el trabajo o el tiempo son diferentes, y donde las ganancias sociales ahora están como cuestionadas. Y este cambio de valores ha roto muchas costuras y nos ha obligado a que socialmente tengamos en estos momentos unos desajustes importantes.
 
La crisis ha hecho mucho
Efectivamente. Por primera vez nos encontramos con que nuestra sociedad lejos de avanzar se sufre la primera recesión fuerte, que nos provoca en el caso de Mataró, Cataluña y en el Estado español unos niveles de paro considerables, con unos dramas sociales importantes. Creo que en estos momentos nuestra principal visión debe ser la de trabajar para tratar de arreglar este tipo de situaciones.
 
Ustedes además tienen un porcentaje elevado de población inmigrante
Sí, unos 124.000 habitantes de los que un 17% es población no comunitaria, lo que implica también ciertos problemas de convivencia e integración. Muchos de ellos tienen un nivel bajo de preparación, con poco conocimiento de idioma y costumbres y no deja de ser un factor que tensa la convivencia. Y eso, desde la administración municipal nos está costando mucho. Y eso que tenemos desde hace años un plan de acogida de cada persona que llega para que sepa cómo funciona la ciudad, de qué servicios dispone... este tipo de cosas.
 
¿Cuáles son los que quedan más atrás?
Por norma general, aquellos con baja formación y poca cualificación profesional. Hoy en día, y a pesar de la crisis, los universitarios tienen un grado de inserción laboral cercano al 95%, excepto los jóvenes que desgraciadamente les cuesta más encontrar trabajo. Pero los colectivos de nueva inmigración, de Marruecos, subsaharianos, que han venido sin preparación, y que no conocen el idioma, encontrar un puesto de trabajo sin calificar es muy difícil.
 
Y el paro habrá hecho estragos
Tenemos el 22% de gente parada. Sin embargo, se vislumbra una cierta recuperación, porque está devolviendo una deslocalización masiva que se había producido en el sector textil. El sector turístico, que nunca había sido gran cosa, aquí, parece que ha arrancado, y las empresas de nuevas tecnologías instaladas para la zona, también. Pero claro, hay todavía mucho que resolver.
 
Y desde el Ayuntamiento, ¿qué políticas de trabajo lleváis a cabo?
Creamos el Consejo económico y social, que ha estado trabajando en diferentes temas, y donde procuramos que haya un buen entendimiento entre empresario y trabajador, porque en el fondo se necesitan. Así que cuando hay empresas que sufren, lo que intentamos, antes de que haya un conflicto, es tratar de encontrar puntos comunes para salir adelante. La idea es evitar como sea los cierres empresariales, y entre todos, con empresarios y sindicatos juntos, podamos encontrar soluciones.
 
Una buena idea
Otra de las cosas que hemos puesto en marcha recientemente es el llamado "contrato Mataró", específico para mayores de 44 años que permita la reinserción en el mundo laboral con un trabajo diferente del que habíamos hecho hasta ahora. Son veinte horas semanales con diez horas de formación con un contrato sólo por un año. Y también tenemos cursos, claro.
 
Todos sabemos de la importancia de la formación. Ustedes tienen el Tecnocampus
Sí, el Tecnocampus hace que Mataró sea una ciudad universitaria, que podamos tener ubicado un centro tecnológico y que hayan empresas que se sitúen en torno a este núcleo aglutinador de talento. En estos momentos también estamos enfocándolo a todo lo que es el mundo marítimo, pero también para intentar captar una universidad internacional de prestigio que venga a situarse en esta puerta norte de la gran Barcelona que es Mataró. Y todo con la idea de la formación, claro. Cabe decir que también tenemos la Universidad de Verano, que intentamos potenciar mucho, y los congresos, también. Estamos trabajando para que Mataró pueda acoger, con todo lo que genera, claro.
 
Parece estimulante
Y no debemos olvidar que desde el Tecnocampus que comentábamos ahora, tendremos una Start-up Catalonia para poder acelerar el proceso de creación y expansión de empresas que sean surgidas en el territorio del Maresme. Y ya tenemos una zona de landing, de aterrizaje de las empresas que puedan venir a través de un convenio que hemos firmado con el 'Florida Research Instituto', en que podrán venir empresas de Florida en el Tecnocampus y empresas del Tecnocampus en Florida.
 
También tienen El Corte Inglés.
Sí, en un tiempo récord hemos sido capaces de ponernos de acuerdo los 27 concejales de todos los grupos políticos y unánimemente votar a favor de este proyecto que también es muy importante para la ciudad, sobre todo porque nos permitirá anclar el centro de la ciudad en comercio y público; evitaremos fugas hacia el exterior y haremos de Mataró una ciudad aún más atractiva.
 
Aunque en este tema empresarial, nos ha llamado la atención lo del Club de Inversión de Mataró. ¿Qué es exactamente?
Todos sabemos que una de las cosas esenciales en el mundo empresarial son los contactos, pero aún más importante es tenerlos categorizados, es decir, saber quién está interesado en hacer qué. Así que lo del Club de Inversión es un grupo de personas que desde el Ayuntamiento sabemos que están interesados ??en invertir en diferentes sectores, sean cuales sean. Nosotros lo que hacemos es acompañarlos para que tengan herramientas para encontrarse unos con otros y puedan sacar adelante sus proyectos.
 
¿Y se ha valorado el impacto económico que ha tenido todo?
Sí, claro, en lugares de trabajo. Hay que tener muy claro que sin ideas ni un emprendedor que sea capaz de llevarlas a cabo con los riesgos que supone, no hay empresa. Y como se necesita un pequeño o gran capital inicial para salir adelante, esto es lo que vamos consiguiendo.
 
Este apartado pues, empresarial, está bien cubierto. ¿Cómo vamos de inversiones en Mataró?
Por desgracia, el Ayuntamiento de Mataró tiene una deuda enorme y no podemos hacer obras. Algunas cosas las deberíamos hacer, pero creo que en estos momentos lo más importante es mantener lo que tenemos en equipamientos y servicios. Como aquel que dice hemos cerrado el Departamento de Obras y hemos abierto el del tapaagujeros.
 
Debe ser duro
Tenemos muy claro que en estos momentos nuestra obsesión es que todos los equipos que tenemos en servicio funcionen. Y tenemos que hacer el mantenimiento preventivo para que no se nos envejezca, para que no tengamos que pagar reparaciones graves, este tipo de cosas.
 
Hemos visto que también tiene una especie de código ético en el Ayuntamiento
Sí, de hecho si las cosas fueran como deben ir, no deberíamos tenerlo. No se puede negar que vivimos tiempos de una cierta frustración ética, y si una sociedad no es capaz de resolver individualmente este tipo de problemas que son muy individuales, es muy difícil que se puedan resolver los colectivos, porque la fuente está en el individuo, no en la colectividad.
 
Y por eso es tan importante la formación, lo que decíamos antes
Exacto. Cuando nosotros hablamos de un código ético o de un código de conducta, lo hacemos basándonos sobre todo en la transparencia, que es la madre de la prevención. Es decir, un Ayuntamiento que presente cuentas, que informe, que sea transparente, que haga de la información su bandera principal, es un Ayuntamiento que al final garantizará la igualdad de oportunidades para todos.
 
La elección de la escuela por parte de los padres debería ser algo reconocida en toda la normativa, pues
Y mire, en nuestro caso hemos implantado lo que llamamos la zona única en la ciudad, que quiere decir que los padres tienen el derecho de elegir la escuela que quieren para sus hijos. Pero aquí se debe tener claro que las plazas y las escuelas que hay son las que son y por lo tanto en esto no garantizamos que puedas obtener esa plaza en la escuela que tú quieres. Lo que no hemos hecho, naturalmente, es obligar a nadie a decirle que aquella escuela no la puede elegir.
 
Vamos a temas nacionales. ¿Cómo ve el proceso soberanista?
Mire, está pasando que un país es como una persona. En Cataluña hay una voluntad de emancipación cada vez más creciente porque fundamentalmente lo que hay es una incomprensión por parte de un Estado, que no sólo no está a favor de la nación catalana, sino que además trabaja abiertamente en contra. Y en un mundo donde nuestros jóvenes son capaces de saber qué pasa en cualquier punto del planeta al instante, y de conocer la historia sin filtros, les resulta cada vez más difícil entender que continuamos participando de un Estado que no permita decidir si queremos continuar como estamos ahora o si queremos emanciparnos definitivamente.
 
Puede resultar contradictorio en una Europa democrática
Para mí, lo ideal sería una especie de Estados Unidos de Europa pero con una cierta libertad de lo que es el concepto de la nación catalana. Entiendo que el derecho a decidir es una apuesta mayoritaria de la sociedad catalana, pero hay que tener en cuenta que el resultado de todo esto es la democracia. Y que por lo tanto, se puede votar 'sí' a la independencia, pero también 'no'. Si nos creemos la democracia, lo importante es que no dé miedo a nadie el hecho de que la gente pueda decidir por sí solo.
 
Antes comentaba que el Gobierno Central no lo está poniendo fácil. La ley de reforma de administración local sería un buen ejemplo, ¿verdad?
Está claro que hay una voluntad uniformista y agresiva para combatir la independencia local y autonómica. En este sentido, creo que hay una visión extremadamente centralista, que no ha creído nunca el mundo de la descentralización autonómica, y menos el de la Administración local.
 
La reforma quizás haría falta en otro sentido
Claro. Creo que lo que necesitamos los Ayuntamientos es una nueva ley de financiación, que nos permita atender en primera línea y por principio de la subsidiariedad a nuestros ciudadanos como Administración de primer nivel. Y de la manera que se merecen y necesitan según los impuestos que pagan. Lo que necesitamos es la nueva ley de financiación que estamos reclamando desde hace años y no una reforma local.
 
También ha habido ayuntamientos que se han puesto en funciones que no les correspondían.
De acuerdo, y quizás si hiciéramos un orden de prioridades quizás alguno de estos servicios no sería necesario que lo prestara la Administración local sino una de mayor rango. Por ello se debe reformar de arriba abajo el concepto del Estado, se debe clarificar cuáles son las competencias de cada uno, pero sobre todo lo que hay que entender es que el poder local, la Administración local, los Ayuntamientos somos los que estamos más cerca del ciudadano.