Rosa Maria Perelló

"A pesar de la crisis, hay que mantener el servicio hacia el ciudadano"

Martes, 16 de Julio de 2013
Tárrega es un municipio de la provincia de Lleida y capital de la comarca del Urgell. Con una población de más de 16.000 habitantes, es la segunda ciudad en extensión de la provincia. Su crecimiento como villa se remonta a mediados del siglo XI, cuando el conde de Barcelona Berenguer I conquistó el castillo de Tàrrega, momento a partir del cual iniciaría una fuerte expansión económica y territorial que se interrumpiría tres siglos más tarde. Desde entonces, ha ido transformándose, pasando de la ruralidad a la industria. Muy bien comunicada ha ganado relevancia a raíz del Festival de Teatro que ya ha superado las treinta ediciones.


"La solución a la crisis debe venir por el trabajo, no inyectando más dinero ni con más endeudamiento. Son las empresas y los emprendedores los que crean empleo, y por eso les damos el máximo de facilidades "
 
"En zonas rurales como la nuestra, es necesario que las industrias agrarias, con el apoyo y las herramientas necesarias y la financiación necesaria, empiecen a trabajar para que el progreso venga lo antes posible"
 
"Estamos en un momento en que muchos de los catalanes somos conscientes de que estamos viviendo un momento histórico, y en este sentido yo soy una firme defensora de que el derecho a decidir se debe ejercer y debemos ser capaces de decidir el qué"
Se han cumplido ahora dos años de mandato. ¿Qué balance hace?
Pienso que ha sido positivo, y eso que nos ha tocado vivir una época muy dura. Positivo en el sentido de que hemos sido capaces de superar una importante dificultad de las finanzas municipales, y a la vez, que lo hemos hecho manteniendo los servicios de la ciudad con un nivel de calidad aceptable. Y esto no deja de ser una satisfacción, ya a nivel personal, porque te das cuenta del privilegio que representa servir a tu propia ciudad.
 
Y eso que el Ayuntamiento de Tárrega es uno de los que estaba más endeudado...
Nos hemos ido saneando, aunque todavía falta mucho. Hemos hecho reducciones de gasto, renuncia a inversiones, y hemos ido ajustando, porque veníamos de una situación del todo insostenible, hasta el punto de que las finanzas se podían llegar a colapsar. Honestamente, pienso que hemos hecho lo que había que hacer, aunque siempre te quedas con las ganas de poder hacer más. Pero estamos satisfechos.
 
¿Y la economía fuera de las finanzas públicas? Tárrega ha sido un municipio esencialmente industrial...
Tenemos la obsesión de hacer contactos y ofrecer a las empresas incentivos para que se instalen en nuestros polígonos. Tárrega tiene una excelente red de comunicaciones: a una hora de Tarragona, a una hora de Andorra, media hora de Barcelona y Lleida. Por otra parte, Incasol es propietario de un gran polígono que trabaja para dar facilidades a las empresas que se quieran instalar. La idea es no perder oportunidades ni contactos.
 
¿Y cómo va el paro?
Estamos en los alrededores de un 18-20%. Es un porcentaje grave porque también hay mucho trabajo temporal, y ha acabado convirtiéndose en una de nuestras principales preocupaciones, porque creemos que la solución a la crisis debe venir por el trabajo, no inyectando más dinero ni con más endeudamiento. Son las empresas y los emprendedores los que crean empleo, y por eso les damos el máximo de facilidades.
 
Pero aparte de los terrenos, el alumbrado y el gas, creo que hay un problema con el agua, ¿verdad?
Efectivamente, nos falta la infraestructura necesaria que proporcionaría un mayor desarrollo a la ciudad, y no sólo a las empresas. Por ahora, el proyecto está parado pero desde el Consejo Comarcal de la Segarra y del Consejo Comarcal de la Conca de Barberà trabajamos para encontrar respuestas. Pero vaya, si alguien se instala aquí y necesita mucho agua, que no sufra ya la encontraremos.
 
Estamos hablando del Canal Segarra-Garrigues que permitirá la irrigación de más de 70.000 hectáreas de cultivo de las comarcas, ¿verdad?
Sí, de hecho, es la herramienta principal que permite de alguna manera ordenar un poco las dos grandes zonas que tenemos en la ciudad de tierras agrícolas. Pero la alteración de los terrenos a nivel orográfico hizo que hubiera una Directiva Europea que implantaba la zona Zepa de protección de las aves y el proyecto ha sido paralizado. Estamos convencidos de que cuando el tema se resuelva, la infraestructura hidráulica del canal Segarra-Garrigues será una oportunidad para el territorio y también para nuestra ciudad.
 
Es curioso cómo después de tanta industrialización, se acaba volviendo a las raíces, a la agricultura
Sí, pero todo se acaba complementando, porque el trabajo agrícola genera riqueza, y las industrias que hace los cultivos no se desubicaran y porlo tanto todo acabará siendo importante para el territorio, de tal manera que al final las tierras de Tàrrega y Lleida en general debemos ser capaces de ser una fuente de riqueza para el país. Lo tenemos que creer y tenemos que hacerlo.
 
Todo es empezar
Es necesario que las industrias agrarias, con el apoyo y las herramientas necesarias y la financiación necesaria, empiecen a trabajar para que el progreso venga lo antes posible. Y de una manera u otra, los agricultores deberán tomar estas nuevas modalidades de cultivo. Y si son grandes y no las conocen, pues también hay jóvenes que inician empresas y que necesitan nuestro apoyo.
 
Ya que hablamos de agricultura, hemos visto que en las instalaciones de Cal Trepat está el museo de maquinaria agrícola
Sí, Cal Trepat es un tesoro histórico, pero también es cierto que la inversión que hay ha representado muchos sacrificios. Cuando entramos en el Ayuntamiento, había proyectos que contemplaban su rehabilitación, así que, a pesar de la delicada situación económica, redimensionamos el proyecto porque pensábamos que hubiera sido un error no sacarlo adelante, y en este momento hay cinco naves completamente rehabilitadas, con un museo ya en funcionamiento, el vivero de empresas y el resto de naves para arreglar.
 
Ya que estamos hablando de edificios, en su momento se habló de construir una cárcel
Sí, fue un proyecto que nació en 2006 y donde no faltó mucha controversia, con argumentos a favor y en contra. Y la cosa se puso en marcha: el Ayuntamiento cobró los permisos de obras, unos 3 millones de euros, pero entonces vino la crisis y lo paralizó todo. Los terrenos donde se debería haber construido son de la Conselleria de Justicia, y ahora se está preparando un convenio donde se especifique que la prisión se podrá construir más adelante, dependiendo de muchos otros factores. Ya lo veremos.
 
Aparte del tema de infraestructuras, la vertiente turística no deja de ser importante. ¿Participáis en la Ruta del Císter, por ejemplo?
Se hace con el Consejo Comarcal, y en este sentido pensamos que la fábrica de Cal Trepat tendrá un papel destacado, que si todo va bien, a finales de año abriremos el Museo La Sala Medieval, que hará referencia a los hechos históricos que tuvo lugar en Tàrrega en 1348 con una matanza de judíos.
 
Y no podemos olvidar la Feria del Teatro
Efectivamente, somos conocidos por la Feria de Teatro en la calle, y por tanto mucha gente acude a Tárrega los tres días que dura la Feria, pero lo mejor es que hemos sido capaces de dar esta actividad durante todo el año. Hacemos el Master de teatro en la calle, con alumnos de fuera también, acogemos empresas teatrales que reciben apoyo a la creación que hacen por aquí. Y sin olvidar que estamos en una zona rural con pueblos y lugares muy interesantes para conocer. Y esto es interesante, porque a partir de un elemento, en este caso, la Feria, dinamizamos muchas otras cosas.
 
¿Y el pequeño comercio? ¿Cómo funciona en Tárrega?
No podemos obviar la crisis, claro, pero tratamos de fomentar como sea este comercio de calidad y proximidad que pueden tener municipios como el nuestro. En este sentido, desde promoción económica, trabajamos para agrupar una buena parte de comerciantes de la ciudad, haciendo campañas e incentivando todo el tema para que volvamos a ser el motor de la provincia. También es cierto que ha habido unas obras en la Nacional II que paralizaron la actividad, pero tenemos compensación del parking en el centro.
 
Y ya que hablamos del municipio, este 2013 tienen una conmemoración sonada
Sí. El centenario de la Asociación de Amigos del Árbol que se constituyó el 23 de febrero de 1913 y que tenía como finalidad procurar la plantación de árboles, la construcción de paseos y la celebración de deporte en la sierra de Sant Eloi de Tárrega. Su ejemplo se puede extrapolar a otras muchas entidades en el sentido de esforzarse por trabajar por una ciudad sin ningún ánimo de lucro, sólo por el disfrute de verla mejor. A los tagarinos nos sirve de ejemplo y estima, porque son ya varias las generaciones que han trabajado y se han estimado el parque, de manera que forma parte de nuestra vida cotidiana.
 
¿Cómo se ve desde Tárrega el proceso soberanista?
A mí me parece que estamos en un momento en que muchos de los catalanes somos conscientes de que estamos viviendo un momento histórico, y en este sentido yo soy una firme defensora de que el derecho a decidir se debe ejercer y debemos ser capaces de decidir el qué. Naturalmente, estoy convencida de que el futuro de Cataluña es más viable siendo independientes, entre otras cosas porque no veo posible continuar esta relación con el Estado español que no permite que nos desarrollamos y nos ahoga.
 
Parece que cada vez hay más gente que lo ve así
No tengo nada en contra de España pero sí tendría ganas de poder decidir lo que queremos hacer con nuestro dinero y con nuestro país. Por el contrario, no sólo la situación económica agrava un poco esta afirmación, sino también los continuos ataques a la lengua, o el afán recentralizador, o determinadas políticas impositivas.
 
¿Y cómo se trabaja por la independencia desde un ámbito municipal?
Pienso que es una cuestión de convencimiento, no hacemos nada que no tuviéramos que hacer o gestionar si tuviéramos otra manera de pensar. Sí es cierto que apostando claramente por libertad de nuestro país esto acaba rezumando en cualquier decisión que puedas tomar porque entre otras cosas, no te escondes y vas trabajando para tratar de convencer y no vencer con argumentos.
 
Ustedes fueron los primeros que os apuntasteis
Efectivamente, fuimos de los primeros municipios que nos inscribimos, pero de todos modos, pienso que en cualquier municipio, la prioridad para un alcalde y alcaldesa debe ser la gestión municipal. Eso sí, sin perder de vista el entorno y el contexto en el que te mueves.