Marta Felip

"Los políticos no debemos sólo gestionar. También hace falta un punto de épica"

Martes, 10 de Diciembre de 2013
Con poco más de 45.000 habitantes esparcidos en casi 20 km2, Figueres es uno de los municipios más conocidos del Alt Empordà, y en parte porque allí nació Salvador Dalí pero también Narcís Monturiol, el inventor del submarino. Su nombre es visigodo y deriva de "Ficaris", así que posee una larga e intensa historia de la que quedan un montón de vestigios. En el siglo XIX conoció una época de prosperidad, siendo un importante centro de ideas republicanas y federalistas. Y ya en el siglo XX, a partir de la segunda mitad de la centuria, comenzó a ganar popularidad con el advenimiento del turismo. De todo esto y de más cosas nos habla la alcaldesa.
"Si se quiere disminuir el déficit del sector público haciendo una ley que reforme la gestión de los ayuntamientos, yo le garantizo que donde se ha de recortar no es de la administración local. Todos sabemos que el déficit más grande de España lo tiene el ayuntamiento de Madrid"
 
"No hay que suprimir pequeños municipios porque el problema no viene por aquí. Y los ayuntamientos pequeños, sobre todo los de aquí, necesitan de un refuerzo que proporcionan los consejos comarcales, las Diputaciones o las veguerías"
 
"El impacto de la estación de tren ha sido muy notable, especialmente en cuanto al número de visitantes. Y estas cifras que se han recogido desde el área de turismo y de promoción económica demuestran que aquí tenemos un potencial que debemos aprovechar"
No es nada frecuente que una secretaria general de un ayuntamiento salte la barrera y pase a la política municipal
Fue una decisión muy meditada, porque llevaba más de 12 años como secretaria del Cuerpo de Secretarios, Presidenta del Colegio de Girona, y por lo tanto, ya tenía una carrera encarrilada. Es cierto que la gestión pública me ha gustado siempre, pero también la estimación por el mundo local. Mire, yo empecé mientras estaba estudiando las oposiciones de secretariado municipal como interina en el ayuntamiento de la Vajol, un pueblo de 68 habitantes, donde hacía asambleas sábados por la tarde. Por tanto, he conocido este mundo y me lo quiero, así que en cierto modo, el paso natural ha sido saltar a la política.
 
Pero pasar de un pueblo de 68 habitantes a gestionar un municipio de 45.000, hay un buen trecho
Sí, pero la esencia no deja de ser la misma, porque cuando en Figueres se le llama "La ciudad de los detalles" se tiene en cuenta precisamente que, siendo una ciudad bastante importante, no quiere perder su esencia, tratando de no perder la visión que se tiene de la calle, del ciudadano, garantizando la gestión de un dinero que pertenecen a unas partidas que condicionarán buena parte de la vida de las personas. Y más ahora, con la crisis, donde concejalías como las de Bienestar Social son esenciales. Bueno, pues a eso me refiero. A este tipo de detalles.
 
Como experta en el mundo local, ¿qué piensa de la reforma de la administración local?
Conozco el contenido del proyecto de ley de Gobierno locales que se está haciendo en paralelo aquí en Cataluña y pienso que la reforma de la administración local es necesaria. Porque partíamos de un modelo que se configuró en la transición, y que ha funcionado durante treinta años, cuando los tiempos han cambiado mucho. Ahora bien, los castellanos dicen que “en tiempo de tribulaciones, no es bueno hacer mudanzas”, y pienso que con los momentos convulsos, no sólo económicos sino también políticos que estamos viviendo, quizá ahora no es el más oportuno.
 
Hay quien dice que la reforma del gobierno central esconde una recentralización
Lo que está claro es que si se quiere disminuir el déficit del sector público, yo le garantizo que donde hay que recortar no es de la administración local. Por la experiencia que tengo, empezando por la Vajol, pasando por Portbou, por Llers, por Vilafant, por Castelló de Empúries, por Olot y por Vic, como secretaria, le puedo asegurar que el problema no viene de los ayuntamientos de menos de 5000 habitantes, que más o menos controlan su presupuesto, saben qué pueden hacer, y si tienen dinero para enzarzarse en una gran obra o no.
 
El problema viene pues los ayuntamientos grandes
El déficit de España lo tiene el ayuntamiento de Madrid, así que no hay que suprimir pequeños municipios porque el problema no viene por aquí. Y los ayuntamientos pequeños, sobre todo los de aquí, necesitan de un refuerzo que proporcionan los consejos comarcales, las Diputaciones o las veguerías.
 
Entonces, ¿qué hacer?
En todo caso, sí que se han de mejorar los sistemas de asistencia, pero no fusionando municipios o eliminándolos. Entre otras cosas porque apenas cobra un alcalde, que si lo hace, será con 600 euros. Y nadie más, incluyendo concejales. Así que el problema no viene de ahí.
 
Ya que estamos hablando de gestión, en el discurso que hizo de los 100 primeros días como Alcaldesa pronunció una cita célebre de Tomás Moro: "Dame una fortaleza para cambiar las cosas que se pueden cambiar, paciencia para soportar las que no se pueden cambiar e inteligencia para diferenciar unas cosas de las otras". ¿La gestión municipal va por ahí?
En cierto modo, sí, porque creo que lo peor que puede hacer un político es desenfocar la realidad, no sabiendo diferenciar entre lo que se puede cambiar y lo que no. Y ahora no podemos estar por grandes teorías, de modo que vertemos esfuerzos en las cosas que se pueden cambiar, y aceptamos las que deberán seguir igual. Porque en el fondo , todo es una tema de prioridades.
 
No deja de ser un tema de pura estrategia
Sí, pero ha de haber algo más, no sólo nos podemos limitar a gestionar. También hace falta ilusión y un punto de épica. Hay que esperanzar, ilusionar, porque esto es lo que se espera de un político, que haga avanzar, que lidere una situación.
 
¿Y cuál es la situación que hay que liderar en Figueres?
El gran reto que tenemos es el de la cohesión social. Es aquí donde debemos verter los esfuerzos en los próximos tiempos. Porque Figueres ha recibido una ola inmigratoria muy fuerte en los últimos ocho años.
 
Supongo que como muchos municipios, pero aquí más
Sí, Figueres tuvo una gran ola inmigratoria en los sesenta y setenta, que hoy está plenamente integrada en nuestra sociedad. Pero con los años, los Casas, Felip i Puig, que ya estaban mezclados con los Pérez, González y Gutiérrez, ahora lo hacen con los Mohammed. Y este es un reto importante, ya que no se trata de gente de un mismo país y de una misma cultura, sino de algo más diferente.
 
Y por lo tanto, debe faltar cohesión social
Y eso me preocupa, como la seguridad ciudadana, también. Y es aquí donde quiero verter esfuerzos, ya que nos encontramos una tasa cercana al 30%. Este es de los grandes retos, junto con la revisión del Plan General de Ordenación que no se toca desde 1983.
 
Y que debería definir hacia dónde quiere ir Figueres
Efectivamente, con la revisión del plan queremos visualizar lo que será la Figueres de 2050, y queremos que sea una ciudad más integrada, más cohesionada entre barrios, con una estación del tren de alta velocidad que esté más cercana de lo que ahora lo está. Y por ello, hemos de compactar pero también esponjar, creando más zonas verdes y articulando mejor el entramado de la ciudad.
 
Ahora que menciona lo de la zonas verdes, creo que es una de sus debilidades...
Efectivamente, nos hace falta un parque natural. Sí, tenemos un parque natural, que es el Castillo , pero hacen falta más. Pero también nos faltan más equipamientos deportivos y sanitarios, con residencias para personas mayores y algún otro CAP. Desgraciadamente, las legislaturas se hacen muy cortas, así que estas cosas se plantean un poco a largo plazo.
 
¿Y cómo seducirá a los votantes para que sigan confiando en usted?
Espero que vean en mí lo que pretendo desde que fui alcaldesa: buena voluntad, responsabilidad, empatía para entender los problemas y rigor en la gestión. Pero también pretendo un consenso ciudadano, que sea capaz de aglutinar emociones de gente de características sociológicas diferentes y que permitió la primera la mayoría absoluta de la historia democrática en Figueres. En este sentido, quiero continuar la labor que hizo el anterior Alcalde, Santi Vila.
 
Pero ya se sabe que la oposición suele estar en contra de todo
Sí, y de acuerdo en que cada uno tiene su manera de hacer, pero me gustaría más voluntad de entendimiento por parte de los partidos. Hay algunos que hacen una oposición muy destructiva, y puede resultar muy fácil criticar pero lo importante es aportar ideas. Ahora no estamos en momentos de colgarnos demasiadas medallas, pero sí quisiera un pacto entre grupos que fuera de entendimiento, con independencia de lo que pueda pasar en el 2015.
 
Antes ha comentado la puesta en funcionamiento de la estación del tren. ¿Qué balance hace de los primeros meses?
El impacto ha sido muy notable, especialmente en cuanto al número de visitantes. Y estas cifras que se han recogido desde el área de turismo y de promoción económica demuestran que aquí tenemos un potencial que debemos aprovechar. Y no sólo para la gente de fuera, que viene a visitarnos aprovechando quizás que pasa por Girona, sino también el turismo de interior, de la gente que ya había estado por aquí hace años y que vuelve. Ahora esperamos el segundo impacto que es la llegada de la alta velocidad, que es lo que nos traerá el hecho de vivir en Figueres y trabajar en Barcelona, por ejemplo. Hasta ahora, la distancia se cubría con dos horas, y con la alta velocidad, 55 minutos. Habrá que valorarlo.
 
La gente que viene de fuera debe venir atraída inevitablemente por el Museo Dalí
Sí, Figueres lo debe todo a Dalí, pero no quiere vivir sólo de Dalí, desde un punto de vista cultural. Hemos tenido a Ferran Adrià y "El Bulli", aquí, y hay otras personas que han aportado a esta tierra elementos que conviene reivindicar. Aquí ha habido una Escuela de Bellas Artes, que han dado grandes paisajistas, como Vayreda, por ejemplo, o pintores coetáneos del mismo Dalí. Pero también músicos, escritores, intelectuales... y sin olvidar la intensa actividad cultural y asociativa que tiene la ciudad. Sí, hay muchos elementos de los que tenemos que sacar provecho.
 
¿Qué piensa del Derecho a Decidir ?
Absolutamente imprescindible.
 
¿Y lo que debe hacer el Presidente Mas en toda esta situación?
Yo le deseo toda la fuerza del mundo, porque es admirable como está llevando una situación, que no entraba en sus planes pero que se ha acabado vertiendo. Pienso que debe rodearse de gente de confianza que le den fuerza, y que siga escuchando a la ciudadanía que es el fuego que debe alimentar.