Alcalde de Sant Feliu de Llobregat

Jordi San José

"La marca Sant Feliu es la idea de la tarifación social y la igualdad de oportunidades para que todo sea para todos"



"Mi utopía para la ciudad de Sant Feliu es tirar todos adelante sin dejar a nadie atrás"

Miércoles, 12 de Marzo de 2014
Conocida en la antigüedad con el nombre de Ticiano o Micano, y durante la Guerra Civil con el nombre de Rosas del Llobregat, la primera referencia escrita del nombre de Sant Feliu no aparece hasta el año del Señor del 1002, aunque hay restos materiales del Paleolítico hallados en la zona de Can Albareda. Capital de la comarca del Baix Llobregat, los cerca de 44.000 habitantes viven con ambivalencia su relación con Barcelona, con la que sólo los separan 11 kilómetros: por una parte, quieren aprovechar la cercanía con la capital, pero por el otro, quieren conservar su identidad.


"Mi utopía es tirar todos adelante sin dejar a nadie atrás, que ningún ciudadano esté solo para atravesar esta coyuntura y que los que más riesgo tienen de quedarse atrás sientan que el Ayuntamiento está a su lado" 
 
"Todo lo que tiene de difícil el tema económico lo hemos podido ganar con estar en todas partes con todo el mundo, esta proximidad es casi una obsesión" 
 
"Para fomentar la vinculación e implicación ciudadana hemos de hacerlo a todos los niveles, y la gente asociada a Sant Feliu con entidades culturales, vecinales o deportivas es muy grande" 
 
"En 35 años de Ayuntamientos democráticos hemos hecho muchos equipamientos, pero me parece que no hemos reflexionado lo suficiente sobre si todos estos equipamientos públicos y servicios municipales son para todos"
Empezamos por una pregunta reflexiva. ¿Cuál es la utopía del Sr. Alcalde para su ciudad?
Tirar todos adelante sin dejar a nadie atrás, que ningún ciudadano esté solo para atravesar esta coyuntura y que los que más riesgo tienen de quedarse atrás sientan que el Ayuntamiento está a su lado. Muchas veces los Ayuntamientos no hemos sabido estar a la altura o al lado de miles de personas, sobre todo de menor nivel de formación o menor implicación con las entidades, en el tejido asociativo, de menor nivel de renta...
 
¿Cree que es en este sector donde se genera el 47% de abstencionismo en las elecciones municipales?
Efectivamente, es donde se está generando una bolsa de abstencionismo importante, y este tema me preocupa mucho. Pero debemos darle la vuelta y que, quien no puede ir de vacaciones el mes de agosto, quien no puede apuntar a sus hijos a la escuela de música o al extraescolar de su escuela, quien tiene vergüenza de ir a los servicios sociales a decir que no llega a fin de mes... sienta que tiene el Ayuntamiento a su lado.
 
¿Qué remedios adoptaría?
Yo soy partidario 100% de que haya la elección directa del alcalde y hayan listas abiertas de personas y no de partidos. Nosotros somos una coalición de ICV- EUiA, y yo por ejemplo soy alcalde por un acuerdo de gobierno con CIU. Cada vez que me sentaba a negociar con CIU o PSC sentía que era una suplantación de una decisión que le correspondería a la ciudadanía. ¿Quién debe ser el alcalde? Lo que surja de una negociación entre partidos o lo que vote directamente la ciudadanía? Y los ciudadanos deben poder elegir a sus representantes nominalmente con independencia de que tengan la etiqueta de este partido o de otro.
 
Y con la elección directa de alcaldes y cargos va ligada la participación ciudadana.
Exacto, es lo que decía el presidente Kennedy: no me preguntes qué hará el país por ti, sino qué puedes hacer tú por el país. Para fomentar la vinculación e implicación ciudadana hemos de hacerlo a todos los niveles, y la gente asociada a Sant Feliu con entidades culturales, vecinales o deportivas es muy grande. Movemos unas 3.000 personas en actos entorno a entidades y cuando hay actividades en la calle somos unas 35.000 personas. Además nuestras fiestas las hacemos nosotros, con nuestros grupos y entidades, nuestro calendario de actividades culturales y nuestros mecanismos de atención de las personas mayores.
 
¿Y cómo ven los ciudadanos el pacto con CIU?
Les extrañó porque claro, cómo puede ser que el partido que más clama contra los recortes se alíe con los que recortan? Y el primer punto que pusimos en el acuerdo de gobierno es que en temas de Sant Feliu iremos a una, pero tomaremos toda la libertad del mundo en decir cada uno la suya en temas de política general, siempre con tolerancia. La verdad es que en 2 años y medio nunca hemos tenido un criterio diferente en temas municipales.
 
Veníais de una legislatura anterior convulsa y ahora es muy tranquila
Sí, y todo lo que tiene de difícil el tema económico lo hemos podido ganar con estar en todas partes con todo el mundo, esta proximidad es casi una obsesión. Nosotros hemos tenido elecciones generales y elecciones en la Generalitat, y no hemos notado ningún tipo de castigo en ninguno de los 30 colegios electorales de la ciudad, en todos hemos crecido en relación al resultado electoral que habíamos tenido o con las últimas generales o autonómicas, por tanto no hemos notado ningún tipo de valoración negativa por parte de la gente.
 
¿Y el PP y el PSC han colaborado también de forma positiva?
Sí, el PP de Sant Feliu siempre ha tenido una actitud absolutamente leal con el gobierno del Ayuntamiento y sin ningún conflicto de relación ni de temas locales, otra cosa es la política general, en que las discrepancias evidentemente son profundas. Y con el PSC en el fondo tampoco hemos tenido dificultades, pero nos cuesta un poco más tener la empatía cuando tenemos que negociar temas supramunicipales, pero vamos a una. Y en temas de fondo los aprobamos por unanimidad aunque con algo menos de entusiasmo (risas).
 
Hablamos del municipio. Sant Feliu de Llobregat es conocida como la ciudad de las rosas.
Efectivamente, históricamente ha tenido los mejores roseristas y queremos continuar que la rosa sea siendo el símbolo de nuestra ciudad. Tenemos dos rosaledas de referencia, el del Parque de Torreblanca compartido con Sant Joan d’Espí i Sant Just Desvern, y la rosaleda Dot y Camprubí, donde es la producción de más alto nivel y donde se exponen rosales y rosas de toda Europa. Luego tenemos la Asociación de amigos de la rosa, que permite el mantenimiento y plantación de rosales de una importante extensión, y la exposición nacional de rosas celebrada en el Palau Falguera, donde asisten unas 50.000 personas, la cita que más gente nos viene de fuera.
 
Y también es Sede Episcopal.
Desde el 2003. Sabemos que el Obispado de Sant Feliu tiene la intención de agrupar todos los servicios de patrimonio, de documentos, de archivos, etc, y convertir la histórica parroquia en una catedral del siglo XXI, si tenemos esto, a largo plazo nos puede situar en un punto de referencia de cultura y arte que en estos momentos no somos. La verdad que hemos consolidado y diversificado las relaciones que tenemos con las parroquias.
 
¿Y qué hace el Ayuntamiento para aquellos que no pueden seguir?
En el ámbito escolar, tenemos un programa, un objetivo y prioridad que es garantizar que todos los niños tengan los libros, el material escolar, becas de comedor y tenga asegurado que irá a las salidas y a las actividades que hagan los otros niños de su clase, garantizando que ningún niño esté en desigualdad de condiciones. En tema de la vivienda hemos hecho un convenio con Cáritas para facilitar que en situaciones de incapacidad de pago de la hipoteca se pueda renegociar con buenas condiciones, y luego evitar la pobreza energética. En cuanto a la alimentación, cubrimos comedores sociales, bancos de alimentos y atención domiciliaria de personas mayores que viven solas.
 
Grandes paliativos para salir adelante en el momento de crisis que estamos.
Sí, pero, ¿qué ocurre cuando el paro se convierte en crónico y la pobreza en crónica? La pobreza de larga duración pone en riesgo la vivienda de la gente, la alimentación y la misma conciencia personal. Hay mucha gente que viene aquí y no puede contener las lágrimas porque no sabe qué futuro tendrá, esto es muy fuerte. Estamos asistiendo a una situación en que personas de más de 50 años se quedan en el paro con una baja perspectiva de reingreso en el mundo laboral, con hijos en el paro y que dependen de la pensión de los abuelos, y que sufren por lo que harán cuando el abuelo muera... eso es gravísimo.
 
¿Qué hacéis para promocionar la creación de puestos de trabajo?
Mire, nosotros tenemos miedo con la red de perder tres competencias: la competencia en educación, en servicios sociales y en empleo. Y qué hacemos con el empleo? Pues primero, favorecer el máximo de dinamización de empresas y comercios del municipio, con ello hacemos desde las exenciones en políticas fiscales hasta intentar tener los polígonos industriales en las mejores condiciones posibles. Segunda cuestión, la posibilidad de contratación directa, que la tenemos muy reducida por las leyes del Estado, y después la formación de la gente de abajo.
 
Hablando de polígonos industriales, ¿qué conseguirá el polígono con el soterramiento de la vía férrea?
Seguridad para nuestros ciudadanos , no puede ser que tengamos un cuello de botella que se llama paso a nivel con una accidentalidad media de un muerto por año, y se debe resolver por el soterramiento de la vía, con esto vamos todos a una. Tampoco puede ser que seamos 44.000 habitantes divididos por la mitad por una barrera de 1,5km que hace imposible la mejora del sistema de transporte público y una distribución más equilibrada de servicios a ambos lados de la vía...
 
Esto es un tema que debe resolverse con recursos y políticas desde el Ayuntamiento.
Exactamente, y es un tema que necesita una inversión ferroviaria. No se puede aumentar la frecuencia de paso de trenes, no puede aumentarse determinadas mejoras de servicios mientras no resolvamos esta cuestión. Y no es sólo un tema de Sant Feliu, es un tema de servicio a sus vecinos y vecinas.
 
Siguiendo en la misma línea , ¿cómo está el tema de servicios municipales y equipamientos?
Mire, nosotros hemos hecho una reflexión: en 35 años de Ayuntamientos democráticos hemos hecho muchos equipamientos, guarderías, escuelas de música, de arte, piscinas, teatros, centros, etc, pero me parece que no hemos reflexionado lo suficiente sobre si todos estos equipamientos públicos y servicios son para todos.
 
¿A qué se refiere?
Yo creo que en un contexto de crisis y con una realidad social cada vez más compleja debemos volver a replantear si por ejemplo nuestras guarderías son para todos, si todos pueden acceder, si el salario medio de España es de 1200 euros al mes y tu guardería son 150 euros al mes, con dos hijos, podrán ir a la escuela ? Debemos responder a estas preguntas, porque tener guardería pero que no sea para todos no estás generando ciudades con igualdad de oportunidades. Y hemos querido cambiar la política de los precios públicos de nuestros servicios y equipamientos empezando por los servicios a las personas mayores y educativos.
 
Cuéntenos un poco más.
Por ejemplo en la guardería, hemos querido cambiar el precio único de 160 euros por siete franjas de precios, de manera que tenemos precios desde 30 euros hasta 195 euros y es un sistema que se ajusta al nivel de renta de la familia y que no necesitas hacer ningún trámite administrativo, sólo autorizarnos a que consultemos sus datos fiscales. Queremos tener servicios para todos, la piscina es un derecho de todos, la escuela y la guardería es un derecho de todos, el centro juvenil y las colonias de verano es un derecho de todos. La marca Sant Feliu es la idea de la tarifación social y la igualdad de oportunidades para que todo sea para todos.
 
Vamos a política más general. ¿Cuál es su posición municipal respecto al derecho a decidir?
Entendemos que la ciudadanía de Cataluña debe ser protagonista en una consulta explícita sobre el nivel de vinculación o no de Cataluña con el resto de España, ha de tener voz sin decirle qué debe votar. Hemos apoyado el Pleno al Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, hemos votado y hemos aprobado mociones a favor, pero en cambio no formamos parte de la Asociación de Municipios por la Independencia, la independencia es una posibilidad de consulta pero no la única. Dentro de ICV y de la ciudadanía de Sant Feliu pueden haber otras maneras de entender de qué manera tenemos que resolver los problemas de fondo que tenemos.
 
¿Y cuáles son estos problemas de fondo?
Primero, el reconocimiento de la lengua, no puede ser que el catalán se cuestione. Segundo, problemas de financiación, no puede ser que la cuota de solidaridad encubra relativamente a los ciudadanos catalanes en relación a otras comunidades del Estado, y finalmente, hay una falta de respeto institucional que es la Generalitat. Creemos en otro tipo de relación con el Estado, aunque el Ayuntamiento no se ha pronunciado con esto.
 
Por otra parte, ¿qué cree que debe hacer el Presidente de la Generalitat de Cataluña?
Creo que se habría podido hacer de otra manera. Ahora que salen las negociaciones de Tarradellas con Suárez, la negociación que lleva el Presidente Mas a convocar las elecciones el año pasado, seguro que Tarradellas lo habría enfocado de otra manera. Debemos encontrar puntos de contacto con el Estado , pero si por un tema protocolario inciden sobre las diferencias es muy complicado y no es lo que la ciudadanía necesita.
 
Entonces, ¿cree que es posible entenderse con el gobierno español?
Es posible ahora y era posible hace un par de años. Pero es imprescindible que haya algún tipo de entendimiento para algunas cuestiones fundamentales con el Estado, si habrá acuerdo o no con el Estado sobre la consulta, que si los hay se hará, pero si no, qué plan B existe? Si no hay un cierto acuerdo para invertir en polígonos, para crear infraestructuras, para mover la economía, y si no hay una cierta estabilidad política, esto es muy complicado.