Ramon Vinyes Vilà

Potenciar las zonas industriales

"Tenemos que evitar que los pueblos pequeños pierdan su personalidad"

Ramon Vinyes explica que todo lo que pasa en el municipio, le incumbe, y lo que valora el ciudadano es que uno sea eficaz.

Lunes, 08 de Junio de 2009
A diferencia de la gran mayoría de los municipios que pasan por Alcaldes.eu, Arenys de Mar no es un pueblo que tenga una historia milenaria. Nacido como barrio marítimo de Arenys de Munt en el siglo XIV, pertenece a la comarca del Maresme y ha sobrepasado los 15.000 habitantes, aunque en verano, y como tantos otros municipios costeros, la población aumenta espectacularmente.
"La responsabilidad de trabajar en un Ayuntamiento lo has de poder combinar con otros trabajos porque sabes que tarde o temprano, cuando dejes de ser alcalde, debes continuar con tu vida"

"Aunque la política debe impulsar normas y reglamentos, lo que valora el ciudadano es que seas eficaz, que estés cerca de él, que puedan venir a expresarse tiene sus problemas, aunque sepan que no todos lo puedes arreglar"

"Hágase lo que hagas, lo has de explicar, tienes que dar las razones para hacerlo. La política es o debería ser eso: uno no se está para mantenerse en el cargo, sino para hacer un servicios. Y será al cabo de cuatro años pasarás una prueba y el ciudadano dirá bien o mal"
Usted ya tenía experiencia trabajando en ayuntamientos.
Sí, pero no como político. Ahora tengo un período de excedencia, pero trabajo en temas de informática Ayuntamiento de Premià de Mar. Y antes había trabajado también en otra empresa que daba servicios a Ayuntamientos. Desde el 84 que estoy trabajando para la Administración, o sea que he estado en las dos bandas.

Ya estaba habituado, pues en este mundo.
Sí, y es una suerte la verdad. A veces demasiado experiencia es un problema porque entonces coges malas costumbres. Pero conocer un poco la Administración, y más hoy en día, que es sumamente compleja es un elemento importante para poder te poner a trabajar y no perderte.

En la política usted no entró directamente como Alcalde.
No, no, yo ya llevaba tiempo preparando-me. El fogueo fue cuando estuve desde el 99 y hasta el 2003 de Concejal de Hacienda y Administración. Después estuve oposición, y ahora la alcaldía. Y ciertamente, cambia mucho la perspectiva, sobre todo en temas de responsabilidad. El Alcalde es responsable de muchas cosas, y eso tiene su peso.

Se dedica con exclusividad.
Si, aunque pensaba compaginar esto. La política requiere mucho tiempo, de acuerdo, pero no puedes depender únicamente de ella. Y la responsabilidad de trabajar en un Ayuntamiento, lo has de poder combinar con otras cosas porque sabes que tarde o temprano, cuando dejes de ser alcalde, debes continuar con tu vida.

Sin embargo, la experiencia de todos estos años le debe resultar positiva.
Hay momentos duros, por qué negarlo, pero también es cierto que me lo paso muy bien, como la idea de estar cerca de las necesidades de los ciudadanos.

Sí, es lo que se dice...
Lo que pasa en el municipio, t'incumbeix, y aunque en tu trabajo has de impulsar normas y reglamentos, lo que valora el ciudadano es que seas eficaz, que gestione bien, que estés cerca de él, que puedan venir a expresarse tiene sus problemas, aunque sepan que no todos lo puedes arreglar.

Entre otras cosas, Arenys es un pueblo importante por su puerto.
Sí, aunque es un municipio relativamente reciente, poco más de 400 años. Había habido habitantes cerca del mar que se habían dedicado a la pesca ya la construcción de barcos, y más tarde, tuvo mucha importancia para el comercio con las Américas con todo el tema de los indianos. Pero no podemos olvidar que no sólo hay este patrimonio: también hay un pasado bastante destacable a nivel cultural, y la figura de Salvador Espriu sólo es una buena muestra.

Pero el puerto tiene mucho que ver en todo esto.
Sí, es verdad. Este presente y futuro es el port, y no quiero ocultar, que quede claro. Es lo que marca nuestro municipio, y por tres factores bien claros: por un lado, el tema lúdico, que es posiblemente el más conocido, con un sector náutico que gana un montón de distinciones a nivel nacional e internacional; del otra, el tema pesquero, que ya sabemos que no es el de hace unos años pero que genera una riqueza y un comercio importante en la villa, y finalmente, el tema de los astilleros: aquí se reparan barcos de otros puertos de Cataluña. Este puerto, pues, está estratégicamente muy bien situado en el Maresme y nos liga toda la tradición marinera, siendo un activo muy importante para Arenys.

Háblenos de la lonja.
Precisamente no hace mucho que se ha modernizado: se puede visitar y se puede participar en la subasta, resulta muy curioso. Pero lo más interesante es que desde lugares como este reivindicamos los mejores productos que podemos ofrecer. Hace poco se presentó un programa de productos artesanales de la restauración y podemos sentir-nos orgullosos de los elementos que hay, tanto de la tierra, como del mar.

La restauración tiene un peso importante.

Claro. Aparte de la vertiente digamos cultural, con diversas muestras artísticas dignas de visitar, no sé, ahora pienso por ejemplo en el retablo barroco de la Iglesia, uno de los más importantes de Catalunya, hay un turismo gastronómico muy importante. Aquí se puede venir a disfrutar de una muy buena mesa.

Y aparte del turismo y el port, ¿qué otras fuentes de riqueza tienen?
Intentamos potenciar las zonas industriales. Tenemos suelo y en su momento se contempló una zona industrial pública para desarrollar en ella un lugar donde construir una naves. También cabe decir que Arenys tiene una fábrica muy importante, la de los calcetines Cóndor, que exporta a nivel mundial y que representa una importante fuente de ingresos y de trabajo.

¿Y cómo les afecta la crisis?
Mire, yo pienso que nuestra zona no ha afectado tanto la situación como en otras comarcas, aunque no está mal, también. Lo peor, sin embargo, es el desánimo que todo ello implica, y la desmoralización que puede invadir a la gente. Pero basta con dar una ojeada a la historia para ver que no es la primera vez, ni el último que ha habido crisis.

¿Tenemos algún ejemplo local?
Hace poco fui a presentar los actos de los 125 años del Ateneu Arenyec y comentó que hubo un tiempo en que Arenys perdió habitantes, pasando de 6.000 a 5.000. Las escuelas cerraron, los astilleros se redujeron de 5 a 1, y todo parecía apuntar que si no se hacía nada, el pueblo acabaría muriendo. Fue entonces cuando el Ateneu quiso, en estos momentos difíciles, promocionar la cultura, creando nuevas expectativas y trabajando por un futuro que tarde o temprano acabaría por llegar. Pues lo mismo sucede ahora. Tarde o temprano, esto acabará pasando, y debemos hacer como nuestros predecesores: no mirar atrás y seguir adelante.

Mirar hacia adelante.
Sí, tenemos que saber cómo darle la vuelta a todo ello para que esto sea posible, buscar las maneras y sobre todo, hacer lo posible para que no nos invada el sentimiento del fracaso.

Pero aun así, temas como el desempleo han de ser preocupantes.
Pues sí, y suerte que tenemos una buena coordinación con Servicios Sociales, Cáritas y los Frailes Capuchinos. Entre todos, lo vamos capea, pero es difícil, lo admito.

¿Hay más gente que trabaja fuera y vive aquí?
Bien, este es uno de los grandes retos que tenemos. Barcelona es una gran ciudad que cada vez se va extendiendo más y que si te pares a pensar, no sabes muy bien, cuando empieza o cuando termina. Estamos un poco alejados, pero cada vez el fenómeno metropolitano es más presente y con las tarifas del tren il'autopista hay una comunicación constante. Pero nosotros miramos más hacia Gerona, ya que somos el primer pueblo de su obispado. La idea, sin embargo, es que no nos pase como algunos pueblos que han perdido personalidad y que son ciudad dormitorio. Aunque la gente trabaje en Barcelona, Mataró o Granollers, no somos un barrio, ni mucho menos. Y debemos evitar convertirnos en uno.

¿De qué manera?
A veces es muy importante tener proyectos que dinamicen el municipio. Nosotros, por ejemplo, teníamos un teatro que ayudó a no perder la identidad como pueblo. Ahora tenemos otro, en unas magníficas instalaciones y que nos permiten poder realizar todo tipo de actos. Y son este tipo de elementos, culturales, de recreo, los que tenemos que potenciar para que hagan hervir la olla como municipio y como comunidad.

Una comunidad que debe agrandarse mucho, en verano.
Sí, se nota mucho. Y así como hace unos 20 años era un turismo extranjero, de fuera, ahora hay uno cerca. Tenemos un lugar para que puedan venir jóvenes, una casa de colonias. Y segundas residencias y alquileres, claro. Y tenemos otro turismo que pasa más discretamente, lo que viene en barco, hace una estancia en el puerto de dos o tres días y marcha.

¿Y fuera de temporada?
Comparado con otros pueblos, no está mal la vida que tenemos aquí. Se debe al comercio, a los juzgados, los que van al registro ... y un elemento muy importante: la riera, que es el eje central al cual se articula todo el movimiento del municipio.

¿Qué proyectos importantes tienen planeados para esta legislatura?
Tenemos los del fondo estatales de inversión local, que se destinarán a ampliar el paseo y hacerlo más bonito. Y básicamente el proyecto es cambiar las carreteras, porque cuando llueve, las partes bajas del pueblo reciben todas las aguas. También está la reforma de los vestuarios del pabellón municipal, la urbanización de la calle de la iglesia, el casco antiguo ... y entonces, dentro del plan de inversiones, una guardería nueva, y una inversión importante en el barrio de Sant Elm, entre otros.

Esto representará unos cambios importantes en Arenys.
Arenys ha sido un pueblo que ha tenido que invertir en una serie de elementos que quizás no son de entrada los que las personas valoran más. Sí, tenemos una serie de aquipaments de primera fila, pero quizás lo que es el urbanismo del día a día, los de las calles, luces y alcantarillado, ha quedado un poco atrás. Y eso la arenyenc esto lo ve, y por eso el gobierno está haciendo lo posible para enderezar esta situación, y espero que en este mandato pueda ser una realidad.

De una manera u otra, el ciudadano termina percibiendo si se hacen cosas.
Sí, somos consciente de que con todo lo que hacemos, habrá gente a quien le gustará y gente a quien no. En cualquier caso, en este mandato hemos hecho un Plan de Actuación Municipal, donde nos hemos comprometido a una serie de actuaciones, poniendo un calendario. Pienso que lo que se trata es que hagas lo que hagas, lo cuentes, des tus razones para hacerlo. Al fin y al cabo, la política es o debería ser eso: uno no se está para mantenerse en el cargo, sino para hacer un servicios. Y será al cabo de cuatro años pasarás una prueba y el ciudadano dirá bien o mal.

Entonces se volverá a presentar.
De entrada diría que sí, porque un proyecto municipal no se puede hacer en sólo cuatro años. Siempre hay cosas que quedan pendientes y ya puedes correr, ya, que siempre queda trabajo por hacer. El inconveniente es el que viene después. ¿Cómo puedes volver al trabajo después de 8 años?

¿Qué tal las relaciones con otros alcaldes del Maresme?
Es muy importante que todos nos llevamos bien, porque al fin y al cabo trabajamos para un proyecto común. Y esta idea no puede ser interferida por una visión estrictamente partidista de la formación a la que perteneces. Particularmente, tengo muy buena relación con los alcaldes del entorno porque sabemos que en el fondo estamos hablando con un mismo lenguaje: queremos resolver los problemas del ciudadano, tenemos dificultades con la financiación, y trabajamos por una idea que compartimos.

¿Y las ideologías se dejan de lado en la política municipal?
Bien, yo pienso que sí hay una ideología porque es el motor. Si no creemos en ella, entonces no debe haber políticos, sólo arquitectos e ingenieros. Pero entonces, ¿como gestionarán lo que quieren los ciudadanos si son técnicos? Pasa, y eso es verdad que el margen que tienes es pequeño y al final acabas haciendo más de gestor que de político.
Ramon Vinyes Vilà
Ramon Vinyes Vilà
Alcalde de Arenys de Mar