Alcalde de La Bisbal d’Empordà

Lluís Sais Puigdemont

Potenciar los activos

"Saber lo que piensa la gente forma parte de nuestro trabajo"

El alcalde de La Bisbal afirma que una de las grandezas de la democracia es que cualquier persona, independientemente de su posición u origen, puede acceder a un cargo público.

Lunes, 22 de Junio de 2009
Con casi 11.000 habitantes distribuidos en poco más de 20 Km2, La Bisbal d'Empordà reúne las grandes virtudes de un municipio pequeño: estar en una situación céntrica (a 18 kilómetros de Girona ya 86 de Barcelona), tener un patrimonio notable (El Castell-Palau de La Bisbal, la Iglesia de Santa Maria, el Call judío o Les Voltes), y ser la capital de comarca. Aunque su origen se encuentra en la villa romana de Fontanetum, su denominación actual se debe a la cesión del municipio al obispo de Gerona (de ahí el nombre de "Bisbal"), en tiempos del dominio carolingio.
"Hay que encontrar un punto de equilibrio entre lo que reclama el ciudadano, lo que reivindican las asociaciones y lo que, desde la perspectiva del poder público, piensas que puede ser mejor por el municipio"

"El replanteamiento turístico que se está haciendo aprovecha más los recursos: se centra en la calidad, y se potencian no sólo otros elementos (la oferta gastronómica, cultural, rural ...) sino también otras épocas del año, no sólo las de verano"

"Pienso que el trabajo del alcalde debe estar centrada únicamente en el servicio a la ciudadanía. Evidentemente, representar unas siglas te marcan unos principios que también te condicionan algunas prioridades, pero en el contexto global, tú estás al cargo para servir"
Usted no sólo es alcalde de un municipio. Lo es también la capital de la comarca. ¿Qué significa esto en su día a día?
Efectivamente, La Bisbal es capital de comarca, y en cierta manera un poco atípica, ya que el Baix Empordà tiene 36 municipios, de los cuales 7 son medianos o grandes y 29 pequeños. Los servicios, pero de la capital, deben ser iguales para todos: somos sede administrativa que proporcionamos servicios como los juzgados, el archivo histórico, o los departamentos de agricultura, ganadería y pesca. Y naturalmente, estamos orgullosos de poder ofrecerles los.

Además, el municipio ha crecido bastante estos últimos años.

Sí, La Bisbal ha evolucionado con el tiempo, especialmente a un nivel económico. En la segunda mitad del siglo pasado tenía mucho peso la industria cerámica, pero con el paso del tiempo, ha habido una importante caída. Ahora hemos pasado a ser una ciudad de servicios, y en cierto modo, favorecidos por una situación estratégica privilegiada que no debemos desaprovechar.

¿Por qué?
Porque estamos a caballo entre Girona y la parte central de la Costa Brava y hemos sido durante mucho tiempo y todavía somos una ciudad de paso obligatorio. Pero esta ventaja ha comportado también que nos hayamos dormido un poco, que no hayamos planificado las transformaciones que se han producido en los últimos años. Esto ha venido dado tanto desde el sector público como del privado, y es por ello que nos estamos esforzando para potenciar los activos que tenemos, que no son pocos, para llevar La Bisbal en primera línea.

¿Y como lo piensan hacer?
Pues a través de diversas actuaciones. Creamos un área de promoción de la ciudad que hasta ahora no existía, dotándolas, de entrada de una oficina de turismo. Pero también estamos actualizando aquellos equipamientos que pueden ayudar a potenciar-nos: el Museo de la Cerámica de la ciudad, por ejemplo, ahora en proceso de rehabilitación, o el castillo medieval de La Bisbal, que queremos potenciar el patrimonio histórico que representa. Y como éstas, de otras ofertas. Queremos favorecer la oferta comercial y turística de la ciudad para que sea lo más completa y variada posible. Y sin perder la identidad, claro.

Esta potenciación del turismo se debe notar especialmente en los meses de verano.

Sí, La Bisbal se nutre bastante de segundas residencias. Además, la comarca del Baix Empordà es muy rica en este tipo de veraneo, gente que procede de Barcelona o del área metropolitana y que ayuda a mantener las economías locales durante los fines de semana y ya no decimos verano. Además, aquí hay productos de mucha calidad y que desde un punto de vista económico sale más a cuenta comprar aquí que del lugar donde se procede. Para nosotros, la segunda residencia representa un cliente potencial de la ciudad que no se pierde.

¿Y desde un punto de vista estrictamente turístico?
Ha sido la gran fuente de ingresos durante años, pero es evidente que las cosas han cambiado. Y ya está bien que así sea, porque se ha querido explotar una temática (sol y playa) y un tiempo (sólo verano), que dejaba de lado otras potenciales tanto o más interesantes. El replanteamiento que desde hace años se está haciendo es interesante, porque se centra en la calidad, y se potencian no sólo otros elementos (la oferta cultural, rural, gastronómica...), sino también otras épocas del año, no sólo las de verano. Pienso que en este sentido muy pronto obtendremos resultados, aunque la situación ahora es delicada, porque engañar-nos.

¿Si? ¿Notan mucho la crisis?
Debemos ser conscientes de que esta crisis global nos afecta a todos, y el tiempo de ocio es uno de los primeros que se sacrifican a las economías familiares. También se harán vacaciones, claro, pero se harán menos y pocos restaurantes, para entendernos. Pero esto también pasará y por lo tanto, tenemos que estar preparados para cuando todo vuelva un poco a la normalidad.

La crisis también tendrá otra cara. No sólo enfocada hacia el turismo.
Desgraciadamente, sí. La Bisbal es un municipio que tiene 11.000 habitantes donde todo el mundo se conoce. Y eso conlleva que la figura del alcalde se entienda como una persona que arregla o haya de arreglar todos los problemas. Así que te encuentras con casos de parejas que están en paro, o con problemas importantes y te das cuenta que, por mucho que quieres, no puedes hacer nada. Es un problema que a nosotros se nos escapa, por mucho que tratamos de hacer el máximo.

¿Como por ejemplo?
Pues promover acciones para no incrementar los impuestos, fraccionar lo posible el pago de los impuestos a la gente que tiene situaciones complicadas... son cositas que ayudan pero sólo puntualmente. Las grandes soluciones, lamentablemente no las tenemos.

Y más los ayuntamientos, que pasan también dificultades.
Sí, uno de los grandes problemas que tenemos pendiente los ayuntamientos es el de la financiación. Nos financiamos los tributos que se cobran más las subvenciones que puedan venir en función de actuaciones que puedas llevar a cabo. Pero claro, te das cuenta que los problemas que podemos tener también los tienen otras administraciones, como la Generalitat. Y las subvenciones no llegan cuando deben llegar, por lo que tienes que avanzar pagos que tienes a determinados proveedores, y todo ello acaba siendo una rueda. Y los recursos son limitados.

La gente a veces piensa que no, que siempre hay dinero.
Pero es evidente que no es cierto. Ocurre con frecuencia que los equipos de gobierno estando más pendientes de las macro actuaciones que parece que visten y mudan más, pero lo que de verdad te valora el ciudadano es más sencillo: tener las calles en buenas condiciones, las aceras como Dios manda, buena iluminación, y poca cosa más.

En pueblos pequeños como este usted lo debe notar.
Sí, claro. Mucha parte de trabajo del alcalde es en la calle y más en un lugar como este. Estar en contacto con la gente y saber realmente lo que piensan forma parte de nuestro trabajo. Sí, puedes planificar determinadas cuestiones pensando que son las grandes soluciones o prioridades para la ciudad, pero es más que probable que la gente de la calle no lo vea así. Así que hay que encontrar un punto de equilibrio entre lo que reclama el ciudadano, lo que reivindican las asociaciones y lo que, desde la perspectiva del poder público, piensas que puede ser mejor por el municipio.

¿Al margen del partido que represente?
Indiscutiblemente. Como alcalde de La Bisbal lo que me movió a presentar-me fue el servicio a la ciudadanía, independientemente de la ideología que pueda tener yo o la de cualquier ciudadano. Pienso que el trabajo del alcalde debe estar centrada únicamente en este servicio. Evidentemente, representar unas siglas te marcan unos principios que también te condicionan algunas prioridades, pero en el contexto global, tú estás al cargo para servir. Si no está claro que esta es la función básica de un alcalde, mal.

Usted es ceramista de profesión. ¿Qué le llevó a ser alcalde?

De hecho, ya había sido ocho años concejal, la oposición, encabezando las listas de ERC. Y por lo tanto, en este tiempo aprendí muchas cosas, il'alcaldia la he asumido con cierta experiencia. En mi caso, tenía claro que no podía combinar las dos tareas, pero que si asumía la alcaldía, tenía que serlo en plena ocupación: estando disponible fiestas y fines de semana. Pero supongo que forma parte del cargo. Mi compromiso sólo ha sido con la ciudadanía, sin coincidir con ningún otro cargo político. Y así lo he dejado escrito.

Dedicación exclusiva pues.
Compaginarlo con el trabajo era imposible, así que lo que hice es coger una excedencia para poder me dedicarse en exclusividad. Y la situación no era fácil, porque veníamos de una situación en la que el alcalde no tenía ningún tipo de retribución. Pasar a uno que sí lo tuviera se puede utilizar demagógicamente, usted ya lo sabe. Así que lo que hemos hecho es dotar económicamente el cargo. Y esta es una de las grandezas de la democracia: que cualquier persona, independientemente de su posición u origen, puede acceder a un cargo público.

Pero ir con cuidado.
Sí, estoy convencido de que lo que hicimos fue el más acertado y actualmente la retribución está por debajo de la que recomienda la Federació de Municipis de Catalunya y la Associació de Municipis de Catalunya. Aún así, soy consciente de que hiciera lo que hiciera, sería igualmente criticado. Y eso que cobro menos que lo que hacía cuando trabajaba para la empresa privada.

Pero debe haber una satisfacción personal.
Evidentemente. Lo que quiero transmitir es que, pese a lo que se pueda pensar, esto no se hace por dinero. De acuerdo, hay casos de todo tipo pero no puede ser que los pocos que hay ensucian la labor que hace el resto. Cierto es que la situación puede favorecer a prácticas que no son correctas, pero eso ya depende de la conciencia de cada uno. Y escúcheme: si algo yo tengo sagrada es que me quiero ir a dormir tranquilo.

¿Se volverá a presentar?
Hay varios aspecto a tener en cuenta: primero que tengas ganas, después de que el partido lo acepte, y luego, lo que piensa la familia. Cuando finalice esta legislatura, llevaré 12 años como concejal más 4 en la lista de ERC, y no es poco tiempo. Pienso que no se puede vivir siempre de la política, y que los que trabajamos tenemos que ser conscientes de que estamos de paso. Aparte de todo esto, sin embargo, hay un proyecto de grupo, i al acabar la legislatura se verá quien lo encabezará: sea yo o cualquier otra persona.

¿Y subir algún peldaño?
A mí lo que me gusta es la política municipal, porque es en la que tiene contacto directo con el ciudadano, y la que en cierto modo, las acciones se visualizan más. No dudo que los 135 diputados del Parlamento de Cataluña hacen todos un gran trabajo, pero la percepción ante el ciudadano es muy diferente. No, si tuviera que continuar sería como candidato de ERC en las próximas municipales. No me planteo a corto plazo ninguna otra aspiración política, y creo que hay mucha gente preparada y formada para poder ejercer otros cargos políticos. Y eso que pienso que la mejor escuela para un político es el Ayuntamiento.

¿Qué proyectos están llevando a cabo?
Dentro de la planificación de este cuatro años, hemos tenido cuidado de pequeños detalles, como los parques infantiles que no cumplían la normativa. También en los pasos elevados para peatones, porque no había ni uno. Hemos intentado mejorar la limpieza de la ciudad, y de cara al 2010, hacemos una clara apuesta por el asfalto de calles. Y también estamos mejorando las instalaciones deportivas, la oficina de turismo, la nueva biblioteca comarcal, el centro cívico, el nuevo archivo histórico comarcal...