Josep Poblet Tous

Trabajo en equipo

"En la política municipal hay diálogo, trabajo y complicidad con la gente"

La política que impulsa Josep Poblet es una manera de ser de mucha actividad, de dedicación por parte suya y de sus compañeros. Y si esto va acompañado de tener un proyecto bien definido y articulado en el tiempo, que tiene continuidad aunque vayan cambiando las personas, asegura que van por buen camino.

Lunes, 31 de Agosto de 2009
Pocos municipios han pasado por Alcaldes.eu que hayan crecido tanto en tan poco tiempo. A la sombra del parque temático Port Aventura que ha supuesto un fortísimo impulso para su economía, Vila-Seca ha doblado sólo en quince años sus habitantes (pasando de 11 .000 a 21.000), y en 21 km2 se compone de los núcleos urbanos de Vila-Seca, La Pineda, en la costa, y La Plana, tocando en Reus. Hasta los ochenta su nombre era Vila-Seca de Solzina, entonces tomó el de Vila-Seca y Salou, y en 1989, los dos municipios se separaron después de una larga polémica.
"La vinculación por el municipio que representas se va adquiriendo con los años. Es donde tienes la familia, donde estamos vinculados por los amigos, los estudios, por las vivencias, los recuerdos donde creas unos lazos que con el tiempo se fueron reforzando"

"La política de pueblo es uno de los ámbitos que permite que un proyecto se haga realidad a través de un trabajo en equipo. Poder intervenir de manera decisiva, escuchar a los vecinos, transformar, mejorar y hacer progresar tu municipio es el mejor que hay"

"Debemos tener mucho cuidado que el sentimiento de bienestar que se genera al vivir en un lugar pequeño se mantenga, porque es el motor para que la gente se sienta a gusto donde vive y que no haga vida sólo en casa sino en la calle"
Es alcalde desde el 95 pero lleva muchos años dedicándose a la política municipal.
Supongo que pasa en los lugares donde vives, que te acabas amando. Y este amor que se va adquiriendo nos pasa que tenemos la familia, donde estamos vinculados por los amigos, los estudios, por las vivencias, los recuerdos. Ya de joven tenía mis ideas de como quisiera que fuera el pueblo, teniendo en cuenta que yo pertenezco a la generación que hemos visto el salto de la participación ciudadana, de la transición política, de la democratización de nuestra sociedad.

Antes de entrar en política, pero, ya se había involucrado en otras actividades.
Sí, he estado inquieto por naturaleza. De joven, participé en entidades culturales, de investigación, de historia, de opinión, así que con esta predisposición decidí concurrir, cuando tenía 30 años, en unas elecciones municipales. Para mí, la política de pueblo es uno de los ámbitos que permite más esa capacidad que tu proyecto o sueño se haga realidad a través de un trabajo en equipo. Poder intervenir de manera decisiva, escuchar a tus vecinos, transformar, mejorar y hacer progresar la realidad de tu municipio y tu comunidad es algo muy gratificante, sobre todo cuando ésta estima que decía se quiere proyectar a lo largo del tiempo, que es lo que quiero hacer yo: no tengo ningún otro proyecto que vivir y trabajar por mi municipio.

Y había trabajado en otros ámbitos.
Sí, hasta los treinta trabajé en una entidad financiera, pero llegó un momento en que no pude compaginarlo con las tareas que hacía de concejal. La política es más una vocación que una profesión, y admitiendo que de algo tienes que vivir, tienes que ser consciente de que es un servicio que tiene fecha de caducidad. Habrá un momento en que dejaré esta actividad y continuaré la que hacía antes de dedicarme al Ayuntamiento. Pienso que hay que saber entrar en política, y también hay que saber salir y, a veces, es más difícil salir que entrar (risas).

¿Y qué ofrece usted a los ciudadanos de Vila-Seca?
Que sepan que mi vocación es esa, amar Vila-Seca desde el Ayuntamiento. En esta idea descansa la política que impulso: una manera de ser de mucha actividad, de dedicación por parte mía y de mis compañeros. Y si esto va acompañado de tener un proyecto bien definido y articulado en el tiempo, que tiene continuidad aunque vayan cambiando las personas, vamos por buen camino. Y eso sin olvidar que hay que ser abiertos, que hay que admitir la crítica y la sugerencia, teniendo un diálogo desde la calle y desde el tejido asociativo.

Tantos compromisos llevarán su tiempo.
Pues sí. Pero para que haya diálogo, trabajo y complicidad con la gente, hay que definir este proyecto que le comentaba y impulsarlo cada día. No hay secretos en esto, pero sí una fórmula: mucho tiempo. Se tienen que dedicar muchas horas, muchos fines de semana, y renunciar a ciertos aspectos lúdicos y personales, para estar dar alcance a pesar de mantener agenda apretada de compromisos y reuniones.

La crisis debe ocupar buena parte de su tiempo, ahora.
Sí, la recesión económica es un tema que nos preocupa mucho. Aquí tenemos un tejido económico muy diversificado, pero sufrimos la crisis como todos los demás, claro. Tenemos paro, cosa extraordinaria, ya que hasta hace poco tiempo estábamos en pleno empleo, y lo que hacemos es intentar conocer los mecanismos para que podamos hacer frente a esta situación a partir de la partida de acción social, que por razones obvias, este año ha crecido mucho.

¿Y cuáles son estos mecanismos?
Hemos establecido tres líneas de trabajo, ámbitos donde puede intervenir el Ayuntamiento. Por un lado, generar nuevo empleo o evitar destrucción de puestos de trabajo, por otra, promover la formación de aquella persona que ahora se encuentra en paro ya la que hay que encontrar trabajo lo antes posible. Y finalmente, unas medidas fiscales y tributarias, facilitando que el pago de los impuestos, algunos de los cuales los tenemos congelados, se puedan abonar en épocas del año que no sean especialmente graves, como volviendo de las vacaciones de verano.

Y aparte del tema de la crisis, ¿qué más le piden sus vecinos?
Cuando me encuentro, les pregunto qué es lo que les preocupa. Hoy las preocupaciones de la ciudadanía en la vida comunitaria son temas de movilidad ciudadana, el cuidado por la tenencia de animales domésticos o la facilidad para acceder a los servicios públicos. Este tipo de cosas. El tema del transporte público es especialmente preocupante, y más teniendo en cuenta la población que tenemos en algunas épocas del año. Pero la infraestructura es la que es y aunque nos esforzamos para arrancar proyectos, es difícil que podamos llegar a corto plazo a un uso mayoritario del transporte público.

¿Hablamos de otros elementos que definen Vila-Seca?
Sí, tenemos industria química, en contacto estrecho con la autoridad portuaria de Tarragona. También participamos en proyectos colectivos que van más allá de Port Aventura, como el Consorcio del Camp de Tarragona.

Ya que ha salido el tema de Port Aventura, notan en épocas de verano un aumento de población?
Por supuesto, especialmente el mes de agosto. En Vila-Seca hay censados 21.500 habitantes, pero si hiciéramos una media de toda la gente que nos visita de marzo a diciembre, tendríamos unos 40.000 habitantes estables. Nos viene gente de Lleida, de Andorra, y Aragón, y hasta hace unos quince años nuestra población venía los fines de semana en verano. Port Aventura lo ha transformado, y ahora son sólo los meses de enero y febrero cuando baja la actividad.

A nivel turístico, pues, fuertes.

Pero hay otras actividades, no crea. Una de las más destacadas es la que llevamos a cabo desde hace nueve años es la que lleva por nombre "Carretera y Manta", va dirigido al colectivo juvenil y es una alianza entre tres municipios: Salou, Cambrils y nosotros. Se trata de un programa con unas noventa propuestas culturales, formativas, deportivas que pretenden dar oferta a todo lo que se hace. La gestión, que compartimos los tres ayuntamientos en rotación, asciende a 250.000 euros, y ha ido la mar de bien hasta el punto que el gobierno de la Generalitat ha tomado nota por su Plan Nacional de Juventud.

¿Alguna otra colaboración intramunicipal?
Pues sí, claro. El Fitur, por ejemplo, la feria del Turismo donde nos presentamos conjuntamente con Reus y Port Aventura. Vamos pues cinco en un solo paquete y lo cierto es que nos va muy bien: somos los más visitados de la feria ya la vez, los que aglutinamos mayores intereses.

Así que la rivalidad con Salou ya es historia.
No, no. Aunque no podemos olvidar que hubo una situación traumática, una segregación de un municipio con el que habíamos compartido como mínimo 800 años de historia. Pero las instituciones de Vila-Seca y Salou hicimos un esfuerzo para superar esa circunstancia y construir un futuro de una manera diferente mirándonos de cara a cara y hablando. Y no hemos dejado de colaborar conjuntamente.

¿Otros proyectos?
Los que quiera. En este mandato hemos de ver culminada nuestra aspiración a tener unos servicios sanitarios más amplios: algunos ya los hemos inaugurado, como el centro de La Pineda, otros, están en proceso, como un nuevo centro de alta resolución. En el ámbito educativo, acabaremos la legislatura teniendo alrededor de 380 plazas de guarderías. En industria, estamos llevando adelante casi 30 hectáreas de suelo logístico sobre las 42 que ya teníamos, para crear un polígono que se irá a más de 70 hectáreas con todo lo que comportará de puestos de trabajo. Y también está la puesta en marcha de un parque científico tecnológico. ¿Qué más? Ah, no podemos olvidar el impulso en la construcción de nuevos hoteles, nuevas residencias para la tercera edad, y unas inversiones muy fuertes para hacer una profunda renovación de todo el casco antiguo y algunos barrios que supondrá hacer del espacio público del calle un lugar cultural, festivo, comercial, de hacer vida, vamos.

Será un proyecto costoso.
Esta última operación costará cerca de 10 millones de euros que serán financiados con recursos municipales sin pedir ninguna ayuda a los vecinos. Pero lo cierto es que todo el mundo se encuentra muy identificado y vamos a este modelo de administración: hacer inversiones potentes que mejoren las condiciones de vida sin que graven los bolsillos de los vecinos.

¿Y cómo lo percibe todo esto la gente de Vila-Seca?
Cuando preguntas, la gente suele contestar que está tranquila, que las cosas van funcionando, y que pese a los cambios, todo va yendo bien. Debemos tener mucho cuidado que este sentimiento de bienestar se mantenga porque es el motor para que la gente se sienta a gusto donde vive y que no haga vida sólo en casa sino en la calle, en un entorno limpio.

¿Esto lo dice por el sistema de recogida de basuras que tienen?

Quizá sí. Hemos cambiado el sistema de limpieza urbana y hemos implementado un servicio que en Europa se considera el sistema más avanzado, lo que se llama Easy, una combinación de eficacia, facilidad, modernidad y capacidad de hacer recogida selectiva que es tan subterráneo como de superficie. Ya hay otros municipios que ya lo tienen: en Barcelona se implantará en un tiempo y ya es seguido en Torino, Milano y París, entre otros lugares.

Tal y como habla, se nota que usted ama la política municipal.
Mire, la vida municipal te da una gran experiencia que se retroalimenta de manera continua. Fíjese que hemos estado hablando de patrimonio histórico, de recogida de residuos, de escuelas, de polígonos industriales, y de gestionar el turismo que nos llega a través de Port Aventura. Pero la política municipal ya lo tiene, esto: la "tienda" es tan grande, y hay tantas cosas que hacer, que la experiencia resultante es extraordinariamente enriquecedora. Además, hay que tener en cuenta que aquí el margen de error es difícil porque tienes muchos datos, muchas aportaciones y con el consenso de todos tomas las decisiones que crees correctas. Y lo más importante es que la capacidad de incidir en tu ciudad es altísima.

¿Y no dará un salto dentro del partido?
Pues no, precisamente por eso. Mire, con franqueza, y sin que me pueda malinterpretar yo me aburría mucho al Parlamento. Ser Diputado es un gran honor por lo que representa a nivel institucional, pero el trabajo de los municipios es más palpable, más real, vivos más las decisiones que has terminado tomando. Allí las decisiones que se toman no se ven hasta al cabo de no sé cuánto tiempo. El ritmo es otro ya mí me gusta más este.

Sin embargo, Vila-Seca lo tendrá como alcalde más años, ¿verdad?

Esta es una decisión que el suelo a tomar cuando se acercan las elecciones y que depende mucho de la respuesta que me da la pregunta de si se ha acabado con todo el trabajo que nos habíamos propuesto hacer. Proyectos hay muchos, ya lo ha visto, unos son más importantes que otros, pero la idea es ver si hemos tomado la dirección correcta, si lo estamos haciendo bien. Personalmente, pienso que todavía hay mucho trabajo por hacer, así que posiblemente de cara a las municipales, si me dan confianza, me volveré a presentar.