Miquel Noguer Planas

Trabajar por el bienestar

"La gente debe saber que su Ayuntamiento trabaja por su bienestar"

Para Miquel Noguer el alcalde es la persona que representa la gestión municipal y aunque a veces hay preguntas que no afectan a su área de trabajo, debe poder atender a la gente, explicar, decir lo que piensa. Y es que es un cargo de mucha proximidad.

Lunes, 31 de Agosto de 2009
Para aquel que no conoce el municipio, posiblemente Banyoles sea sólo un bonito lago (el más grande del país, poca broma), un Museo que acogió durante años un bosquimà disecado (el famoso "Negro de Banyoles"), y una carpa, la Ramona, que bebía en porrón. Pero más allá de todo esto, Banyoles, municipio de Gerona y capital de la comarca del Pla de l'Estany, cuenta con un rico patrimonio histórico (La Plaza Mayor, el Monasterio de Sant Esteve, la Pia Almoina ...), que con cerca de 19.000 habitantes, ha sabido sacar provecho de sus recursos: fue subsede oficial de los Juegos Olímpicos del 92 en remo, y acogió el Campeonato Mundial de Remo del año 2004.
"En un municipio pequeño trabajas las horas que te corresponden y mucho trabajo se hace durante la tarde y la noche, que es cuando la gente puede venir a hacer las visitas. En una población más grande la cosa es diferente: hay visitas prácticamente durante todo el día"

"La gente debe saber que su Ayuntamiento trabaja por su bienestar y esto a menudo implica ir a buscar recursos fuera, para sacar adelante todos aquellos equipamientos y cuestiones que en la ciudad le hacen falta para avanzar"

"Trabajas para la ciudad constantemente y siempre piensas que lo haces bien. Pero a veces, no siempre interpretas bien la ciudad o la ciudad no t'interpreta bien a ti. Así que, en definitiva pasas un examen cada cuatro años"
Viendo su currículum, ¿ya tiene tiempo para ejercer de Alcalde?
Sí, sí. Mi tiempo laboral lo divido en dos partes: el 90% lo dedico al Ayuntamiento, y el resto, la empresa privada. Soy consciente de que la política es muy fría, y en el momento en que se pierden las elecciones se pasa de ser todo a nada. Así que lo que hago es reservar me parte de mi tiempo para no dejar la empresa privada y así seguir llevando determinadas áreas, por muy pequeñas que sean, que más tarde me pueden servir. Tener una familia y un par de niños hace que la dedicación profesional del tengas que tener muy controlada.

Pero debe tener ajetreo para llegar a todo.
Bien, eso quiere decir que a veces hago el 120% al Ayuntamiento y el 10% en la empresa. Es evidente que en la función pública y más si eres Alcalde, no puedes estar-te sólo 7 horas, la mayoría de las veces le tienes que dedicar más. Así que procuro combinarse me para mantener las dos dedicaciones.

Usted no ha sido siempre alcalde del mismo municipio, explíquenos esto.
Efectivamente, llevo casi 20 años de Alcalde, pero de diferentes municipios y comarcas. Ahora lo soy de Banyoles, una ciudad de casi 19.000 habitantes, pero yo soy hijo de Mieres y empecé en su Ayuntamiento de muy joven. Cuando me casé, vine a vivir en Banyoles y seguí siendo alcalde de Mieres, así como Presidente del Consejo Comarcal de la Garrotxa. La gente de CiU de Banyoles me propuso presentar a las elecciones de Banyoles, y así ha sido, con un pacto muy estable que tenemos con dos concejales del partido socialista. Es extraño, ya lo sé, supongo que al haber sido alcalde de dos municipios de dos comarcas diferentes no debe ser demasiado corriente (risas).

Por lo menos, son dos experiencias diferentes, sobre todo por el tamaño de los municipios.
Si, en un municipio pequeño trabajas las horas que te corresponden y mucho trabajo se hace durante la tarde y la noche, que es cuando la gente puede venir a hacer las visitas. En una población más grande la cosa es diferente: hay visitas prácticamente durante todo el día y el ritmo es diferente. En Banyoles me lo paso muy bien, pero eres consciente de que desgasta mucho y es evidente que la función pública sólo te da para vivir con dignidad y basta.

Señal que ser Alcaldes en según qué municipios es un tema vocacional.
Sí, claro. Probablemente, uno se puede ganar mejor la vida en la empresa privada que no ocupando un cargo público, y en mi caso ya le digo que es profundamente vocacional. Pero es un tema de cajón: si no estás a gusto no puedes ser Alcalde. Es un trabajo, de acuerdo, pero te han puesto los votantes, y por tanto, la responsabilidad es muy grande. Y cuando eres Alcalde, tienes que velar por los demás, por la ciudad. Yo hago de Alcalde siempre, todo el día, fines de semana incluidos. Y cuando sales a la calle, tienes que atender a la gente. Eres la persona que representa la gestión municipal y aunque a veces hay preguntas que no afectan a tu área de trabajo, tienes que poder atender a la gente, explicar, decir lo que piensas. Es un cargo de mucha proximidad.

Generalmente, ¿qué le pide la gente?
Desgraciadamente, ahora es una época en que mucha gente se queda sin trabajo y te vienen a pedir si puedes conseguir una. A ver, nosotros no somos una oficina de empleo, así que puedes intentar es que la gente que está en paro pueda acogerse a empleos municipales en prioridad. Pero hay muchos dramas detrás, y tienes que destinar dinero a alimentos para la gente que pasa verdadera necesidad. Somos muchos conscientes de ello, y es por eso que también procuramos destinar más partidas a temas sociales y no cargar impuestos, claro.

Una política de proximidad, vamos.
Sí, hago un programa en directo mensual con la televisión local en el que la gente me pregunta y yo respondo, precisamente para intentar ser más asequible. También hacemos una revista cada dos meses en la que explicamos a la ciudadanía todo lo que hacemos: ¿de dónde sacamos las subvenciones, donde van a parar los recursos que tenemos, este tipo de cosas. La idea es ser lo más transparente posible. En definitiva, la gente debe saber que su Ayuntamiento trabaja por su bienestar y esto a menudo implica ir a buscar recursos fuera, para sacar adelante todos aquellos equipamientos y cuestiones que en la ciudad le hacen falta para avanzar.

Unos equipamientos que con el aumento de la población se incrementarán.
Sí, desde finales de los 80 y durante la primera mitad de los 90, con el boom de la construcción olímpica vino mucha gente a trabajar, pero vivía en otro lugar. A partir del 94, se empezó a producir el reagrupamiento familiar, que provocó que hubiera un gran crecimiento poblacional.

También debe pasar que mucha gente de Banyoles trabaja fuera de la población.

Sí, Banyoles es muy pequeño, y por tanto las industrias están normalmente fuera del término municipal. También hay mucha gente que va a trabajar en Gerona o incluso en Barcelona porque hoy hay tres autocares que van directos a la ciudad condal desde aquí, aparte de los trenes.

¿Y el tema turístico? Ustedes tienen suficientes elementos como para tenerlo muy en cuenta.
Sí, Banyoles tiene un potencial empresarial destacable, pero aún es más importante el turismo: por el lago, por lo que hay alrededor, por el casco antiguo del centro, donde hay dos museos, por la Plaza Mayor con sus arcos, por el Monasterio ... El referente, pero es el lago y Banyoles es hoy una de las ciudades más activas deportivamente: hay remo, piragüismo, natación, es sede olímpica, se han hecho mundiales, europeos, campeonatos nacionales ... Además, somos un centro de entrenamiento de selecciones o clubes internacionales. Somos también sede de la BTT porque tenemos uno de los mejores circuitos. También hay rutas turísticas guiadas cada día, así que son una serie de actividades deportivas y culturales muy importantes a la semana. Así que debemos trabajar para que cada día sea mejor, pero eso sí: no nos lo debemos creer.

Hombre, todo esto ayuda a hacer crecer la economía.
Exacto. Es una forma más de sacar adelante el comercio, la restauración, los hoteleros, los bares. En definitiva, toda la ciudad.

¿Tienen proyectos importantes previstos para esta legislatura?
Estamos en una época en que no se nos permiten grandes proyectos. Lo que queremos ahora son las pequeñas cosas, las que en definitiva quiere el ciudadano: a veces piensas que haciendo una gran obra todo el mundo estará contento, y lo que la gente quiere es que arreglen el panot de la acera con lo que la gente tropieza cuando sale de casa. O que arreglen las calles con los que no se puede pasar en lugar de proyectar grandes avenidas.

De acuerdo. Pero alguna obra grande tendrá en proyecto.
Sí, por ejemplo estamos construyendo un nuevo puerto deportivo que será polivalente en el barrio de La Farga. Es una obra de más de dos millones de € uros, por que sí, será bastante importante. También reharemos toda la entrada sur de la ciudad, construiremos un nuevo campo de fútbol, un pabellón, una nave para la juventud, un centro donde se puedan formar deportistas, y un teatro donde se encabirà la Escuela de Música.

Sí, ya hemos visto que Banyoles tiene una vida asociativa destacable.
Lo que se hace a nivel cultural, musical y deportivo se ha de difundir porque hay que dar la oportunidad de poder venir a Banyoles y descubrirla. Abrimos las puertas de par en par para que pueda venir todo el mundo, y desde el Ayuntamiento procuramos dar aquellas noticias para que podamos dar a conocer al máximo lo que hacemos. Tan importantes como ser activos es demostrarlo, no cree?

¿Y usted? ¿Seguirá al frente de la alcaldía por muchos más años?
Cuando estás en un pueblo pequeño, la gente te dice que debes seguir. En una ciudad más grande, la cuestión es más compleja, pero también notas cómo respira la gente y percibes si la gente recibe el mensaje que quieres transmitir. Y también está el momento de plegar. Uno nunca sabe cuándo debe hacerlo, pero en política, quizá aún más.

Una vez dentro, debe costar salir.
Bueno, es verdad que cuesta. Porque como tú trabajas para la ciudad constantemente siempre piensas que lo haces bien. Pero a veces, no siempre interpretas bien la ciudad o la ciudad no t'interpreta bien a ti. Y en definitiva pasas un examen cada cuatro años. Y sí, es verdad que en cuatro años no se hace suficiente del proyecto. Yo sería partidario de que las legislaturas municipales fueran más largas, no sé, de seis años, por ejemplo. Y que entonces te pudieras presentar en dos legislaturas.

En cuatro años es difícil hacer una acción de gobierno.
Es que fíjese, ahora podríamos poner en marcha proyectos importantes y quizás no los acabamos en esta legislatura porque son proyectos que tardan un año o año y medio en salir adelante. Y no lo ves acabado os'acaben último mes de legislatura. En todo caso espero tener el suficiente sensatez como para saber cuando la ciudad me pide que me quede o que se marche.

¿Y más allá del partido aspira a algún lugar?
La verdad es que nunca he tenido ninguna aspiración más allá de la labor municipal. Tampoco me lo han propuesto nunca, pero en este momento tampoco lo hubiera aceptado. La verdad es que estoy muy a gusto haciendo este trabajo. Y que todo lo que es el mundo municipal, en sus diversas variantes, me interesa mucho.