Jesús Torralba López

Productos de la tierra

"Dedicar parte de la política sin cobrar da cierta tranquilidad"

Jesús Torralba defiende que justo en este momento, la comarca del Priorat está en un punto que, si es capaz de aprovechar las oportunidades que se les brinda, incluso con crisis, pueden salir muy reforzados. Porque se están llevando a cabo iniciativas que van justamente en esa dirección y que hasta ahora no se habían tenido en cuenta.

Miércoles, 30 de Septiembre de 2009
Capital de la comarca del Priorat, con poco menos de 3.000 habitantes distribuidos en casi 90 km2, Falset fue uno de los primeros lugares que se repoblaron tras la Reconquista, apareciendo citada en tiempo de Ramón Berenguer IV. Y el pueblo ha sido también testigo de otros destacados episodios históricos, entre los que destacan la Guerra de la sucesión y las guerras napoleónicas. Con cultivos dedicados tradionalment avellana y la vid, no han dejado de lado olivos y almendros.
"Como experiencia personal, ser alcalde es resulta muy enriquecedor, porque existe la satisfacción de poder hacer muchas cosas en un ayuntamiento pequeño como éste, y por tanto, lo que se llama la erótica del poder aquí no tiene mucho sentido"

"Cultiva unas tierras no es como invertir en bolsa. El mundo del vino requiere sembrar, recolectar, y hacer una elaboración de un producto que debe madurar durante mucho tiempo para su transformación final. Y no todo el mundo lo entiende"

"En toda legislatura con nuevo alcalde, hay dos etapas: una fase inicial de aprendizaje, donde te dedicas a terminar las cosas iniciadas, y una segunda, en que trabajas los proyectos que tenías previsto hacer cuando se definió en el programa electoral"

No se puede decir que sea el prototipo de Alcalde que entrevistamos, aquel que suele tener mucha experiencia política.
Lo sé, pero intento compensarlo de otras maneras. Como experiencia personal, ya le puedo decir, sin embargo, que está resultando extraordinaria, porque existe la satisfacción de poder hacer muchas cosas en un ayuntamiento pequeño como éste, y por tanto, lo que se llama la erótica del poder aquí no tiene demasiado sentido. Voy contraer un compromiso con la gente que me votó y como me gusta cumplir las promesas que hago, he asumido esta responsabilidad. Por otro lado, cuando ves que hay cambios que se están produciendo, aunque no al ritmo que te gustaría, es cuando más me satisface estar donde estoy.

¿Qué sorpresas ha encontrado al entrar en Ayuntamiento?
Me he encontrado de todo, claro, agradables y desagradables. Lo que he sabido, lo que ya intuía, claro, es que la Administración de rápida no tiene nada y por lo tanto tienes que cargar de paciencia. A nivel de relaciones con otras administraciones, no todo el monte es orégano. No siempre el Gobierno reacciona de la misma manera ni te da las respuestas que considere adecuadas ante un tema importante. A veces te encuentras un poco solo, incluso, en una Administración como la Generalitat, que entiendes que debería ser muy cercana.

Sorprende que le sorprenda que la Administración es lenta. Esto todo el mundo lo sabe...

Si, pero no tanto. El hecho de que haya facturas que no se cobren hasta dentro de un año, y en un municipio como Falset, no acaba de entender. Piense que nosotros somos pequeños, pero tenemos la peculiaridad de que somos capital de comarca. Una comarca que con 500 km2, tiene 10.000 habitantes distribuidos en 23 municipios. Sabe qué quiere decir esto? Pues que si Falset tiene 3.000 habitantes, un solo municipio agrupa el 30% de la población de toda la comarca. Lo que quiere decir servicios, prestaciones y una necesidad de dinero que en otros municipios no es tan elevada.

¿Y como estamos en el tema de la financiación?
El de los ayuntamientos es una asignatura pendiente de la propia Administración, eso lo sabemos todos de sobra. A ver si se cierra definitivamente la financiación del Estado con la Generalitat y que, de alguna u otra manera, repercuta en los ayuntamientos, porque no vamos bien. Si no me equivoco la ley de financiación de los ayuntamientos es del año 80. Imagínese cómo han cambiado las cosas en casi treinta años: las necesidades son otras y lo que es innegable es que todo se ha complicado muchísimo.

¿Han notado especialmente la crisis?
En un entorno rural donde la actividad económica predominante no deja de ser la agricultura y sus variantes, la viticultura, el aceite y una industria básicamente comercializadora, pues si es claro. Se nota la crisis porque el consumo ha caído y eso lo arrastra todo.

Quizás pueden aprovechar este momento para sacar provecho de otros elementos.
Ya lo estamos haciendo. Justo en ese momento, la comarca del Priorat está en un punto que, si somos capaces de aprovechar las oportunidades que nos brinda, incluso con crisis, podemos salir muy reforzados. Se están llevando a cabo iniciativas que van justamente en esa dirección y que hasta ahora no se habían tenido en cuenta.

¿Como por ejemplo?
Pues, un programa de dinamización turística que está apoyado por el propio Consejo Comarcal y que la Generalitat ha destinado un presupuesto importante. También hay un centro de Divulgación de la Cultura del Vino que se está ultimando y que pretendemos que sea un foco de atracción, de turismo, lo que puede plantear globalmente la comarca. No sólo en enología, sino también en otros productos de la tierra, como el aceite, los frutos secos o el mismo paisaje.

Parece interesante.
Lo es, se lo garantizo. Este proyecto se llama "Castell del Vino" y formarán parte de una Fundación, de la Universidad Rovira i Virgili, el Consejo Comarcal, las Cámaras de Comercio de Reus y Tarragona, el propio INCAVI, y las dos denominaciones de origen Montsant y Priorat. Pretendemos que este sea un foco de atracción, un punto de partida para que luego se pueda ir extendiendo al resto de la comarca.

¿Nos puede avanzar algo más?
Dentro de lo que es este museo habrá referencias de productos propios, de la historia y también de lo que pueda ser en un futuro la comarca del Priorat. Es por tanto, un museo que te permitirá interactuar. Y aunque es una obra conjunta, la iniciativa nació del propio Ayuntamiento, ya hace años, aunque no ha sido hasta ahora que se ha materializado. Nos hemos esforzado sobre todo por lo que puede representar a nivel de dinamización económica, para el municipio y para la comarca.

Estamos seguros que será un éxito. Y además, ahora parece que hay cierta fiebre por cultivar tierras entre gente más o menos famosa.
Sí, es un fenómeno que se ha dado estos últimos años. Gente como Gerard Depardieu, los de Gestmusic, Joan Manuel Serrat, Lluís Llach, el Alaska... todos ellos han hecho una apuesta por el Priorat. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que esto no es una inversión en bolsa, en que los resultados son más o menos rápidos. El mundo del vino requiere primero invertir en la tierra, sembrar, recolectar, y hacer una elaboración de un producto que debe madurar durante mucho tiempo para su transformación final.

Quiere decir que se requiere de mucha paciencia.
Si, claro. El retorno de esta inversión, si es que se produce, no es rápido. Y hay que tener presente que hay cada vez más mercados de competencia a nivel mundial: desde Chile hasta Australia, todo el mundo se atreve con el vino. En una zona pequeña como ésta, la fuerza que tiene es la de su producto, que es único y eso hace que a nivel internacional se triunfe por su calidad, no por su volumen, ni por su capacidad financiera o económica.

Si, eso del territorio pequeño tiene razón.
Piense que hay 133 bodegas repartidos en toda la comarca. Imagínese la dimensión que deben tener. Lo importante es que han sido los impulsores del nombre del Priorat y sin exagerar, pueden ser considerados una potencia a nivel mundial, pero al nivel que le decía.

Es cierto. El nombre de Priorat es reconocido a nivel internacional.
Y hace que también haya revalorizado mucho como marca. Ahora, lo que pretendemos es que sea un destino turístico.

¿Y aparte, del vino, hay alguna otra industria que tengamos que mencionar?
De industria, ya le decía, hay muy poca. En Falset hay una fábrica de puertas de ascensores, pero la gente se extiende por la comarca y el gran porcentaje de trabajo está en Tarragona y Reus. Precisamente es una de las cuestiones que pretendemos evitar: que la gente joven se vaya, porque el porcentaje de personas mayores que tenemos es muy elevado. Nosotros lo queremos conseguir mejorando las comunicaciones, que hasta hace poco eran deficientes, y ofrecer la oportunidad de trabajar y tener una vivienda digna ya un precio razonable.

¿Y cómo se hace eso?
Estamos trabajando en ello, pero no es fácil. Desde el Ayuntamiento, estamos intentando fomentar todo lo que es la vivienda protegida para jóvenes. También queremos potenciar que la gente joven se quede a trabajar aquí. Afortunadamente hay un sector que ha entendido lo que esta comarca puede dar de sí con el tema de los vinos que le comentaba.

Una buena manera de fomentarlo es con una escuela de enología.
Sí, aquí en Falset ya tenemos una. Es una salida que no sólo puede servir para trabajar en la comarca sino también a otros lugares donde haya bodegas. También hay otras iniciativas, como la de la Universidad Rovira i Virgili, que a través de su Fundación, el Ayuntamiento y otros organismos, está desarrollando lo que es el centro de investigación y de investigación de la viña y del vino. Lo que pretendemos con todo esto es complementar toda la oferta que tenemos desde un punto de vista más técnico, dando respuesta a las bodegas pequeños.

Hablamos de otros temas. En su legislatura habrá llevado a cabo otros proyectos.
En toda legislatura con nuevo alcalde, hay dos etapas: una fase inicial de aprendizaje del nuevo cargo, donde te dedicas a terminar las cosas que estaban iniciadas, y una segunda, en que empiezas a trabajar los proyectos que tenías previsto hacer cuando se definió en el programa electoral.

Hablamos de unos y otros, por favor.
De la época digamos inicial, podría destacar el césped artificial en el campo de fútbol, la finalización de la rehabilitación del castillo y aspectos como la remodelación de las calles pequeñas. Y dentro de esta nueva etapa hay varios proyectos: la finalización del Castell del Vino que le he comentado, la obtención de los fondos necesarios para la segunda fase de rehabilitación del Castillo que a través del Ministerio de Fomento nos adjudicaron 1.152 .000 euros para el entorno y accesos; la obtención también de subvenciones de la Ley de Barrios que nos permitirá rehabilitar todo el casco antiguo.

Y los fondos estatales del Gobierno Zapatero también habrán ayudado.
Sí, indudablemente. Estamos también rehabilitando la Plaza Vieja, y negociamos con varias compañías de gas para la canalización de gas: aquí vamos aún con gas butano, y aprovechando que se rehabilitará el casco antinc, pues lo intentaremos hacer todo al mismo tiempo. También haremos que todo el mundo tenga ADSL en casa y wifi desde cualquier punto del municipio. Entre otros claro.

Estará muy ocupado.

Lo más duro es el comienzo. Recuerdo que los primeros meses lo pasé un poco mal, porque para mí era un mundo desconocido y no conocía como funcionaba este mundo. Pero me he ido poniendo en la piel de un político no profesional, de aquellos que no cobra. Ni el alcalde ni el equipo de gobierno. Cierto es que hasta ahora nadie lo había hecho, pero podíamos haber cambiado.

En política resulta de lo más curioso.
Esto te da una cierta tranquilidad, al menos, por dos motivos: una es que no somos políticos profesionales y si en algún momento nos viéramos muy presionados, entiendo que tenemos la libertad para decir y opinar lo que pensamos realmente. Y en segundo lugar porque nos encontramos muy cómodos así hoy por hoy.

Parece pues, que se presentará para las siguientes elecciones.

Si las elecciones fueran el mes que viene, le diría que sí, que me volvería a presentar. La verdad es que me gustaría terminar lo que hemos empezado. También creo, sin embargo, que hay que dar paso a la renovación, porque cuando la gente empieza a pensar que la "silla" es su propiedad es cuando se equivoca.