Ferran Bel Accensi

Atraer talento

"El pesimismo no afecta a los emprendedores"

Ferran Bel piensa que es fundamental la experiencia en el ámbito privado, cree que alguien que acceda a cargos de responsabilidad en el ámbito público, debe haber hecho de gestor de alguna manera.

Miércoles, 25 de Noviembre de 2009
Con poco más 35.000 kilómetros distribuidos en 218 km2, Tortosa es la capital de la comarca del Baix Ebre, y situada en el valle bajo del río, constituye un importante centro agrícola, comercial e industrial con un municipio ue engloba las localidades de Jesús , Bítem, Els Reguers, Campredó y Vinallop. Sede de la mayor parte de los servicios territoriales de la Generalitat, Tortosa tiene una gran riqueza en monumentos históricos que apenas ahora empieza a difundir.
"Un solo no tiene el poder total para decidir a ser Alcalde. Hay que tener en cuenta las necesidades familiares y profesionales, que en definitiva, son las que al final te han de acompañar. Y también hay el elemento más importante: lo que quieren los ciudadanos"

"En política, la experiencia no se toma sólo con los años, sino con el cúmulo de vivencias que se pueden tener y que hay que utilizar para ponerlos siempre al servicio de la ciudadanía"

"Los años en que estuve oposición, aprendí mucho, conocí mucho mejor mis conciudadanos y ellos a mí. Y me fueron muy bien para ser capaz de asumir una Alcaldía"
¿Cómo un hombre que trabaja la empresa privada va a parar a ocupar una alcaldía?
Bien, desde la universidad, siempre había tenido ciertos contactos con el mundo político y sindical, y había sido representante de alumnos. De hecho mi filiación a Convergencia se remonta a estos años, donde había ejercido como militante de base. Pero hace unos años se me pidió que diera apoyo a la candidatura municipal, ya partir de entonces, vino la presidencia local, y ser cabeza de lista del año 2003 sin prácticamente ninguna experiencia política. Y además, en unos momentos un poco difíciles, como el Plan Hidrológico, que entonces se estaba debatiendo.

Pero la experiencia la dan los años.
Bien, soy de los que pienso que la experiencia no se toma sólo con los años, sino con el cúmulo de vivencias que se pueden tener y que hay que utilizar para ponerlos al servicio de la ciudadanía. En mi caso, los años que pasé la oposición, de 2003 a 2007 me fueron muy bien, porque adquirí mucha experiencia desde la óptica de la gestión pública.

Conociendo cómo funciona la oposición es una manera de saber cómo hay que gobernar.

Exacto. Pienso que el político del ámbito municipal es bueno que pase por la oposición. En los años en que estuve, aprendí mucho, conocí mucho mejor mis conciudadanos y ellos a mí. Y me fueron muy bien para ser capaz en el futuro asumir una Alcaldía.

¿Y entonces, ha dejado de lado la empresa privada?

No, sigo dando clases en la universidad como profesor asociado. Pienso que también está bien poder compaginar los dos lugares, porque precisamente uno de los inconvenientes de la política es que exige mucho tiempo, y si estás en el ámbito privado es difícil poder combinar-lo. Pero tengo la suerte de tener unos compañeros que me permiten que me pueda dedicar un tiempo a mi actividad política.

¿Y ya que se encuentra en los dos ámbitos, podríamos establecer comparaciones?
Se hace difícil, la verdad, aunque sí, puede haber interacciones mutuas. Yo soy hombre de empresa, y de mis diez concejales prácticamente todos han sido o están en la empresa privada. Y eso es una ventaja porque la gestión es la misma, aunque el sector público tiene unas peculiaridades que debes saber, ya las que debes adaptarte, claro. A mí me parece que quien quiera trasladar sin ningún proceso de adaptación todos los criterios, las formas y los mecanismos de la toma de decisiones del ámbito privado al público seguro que se encontrará con muchos obstáculos.

Pero aun así, no lo ve mal.

No, no, al contrario. Creo que es fundamental la experiencia en el ámbito privado, ya mí me parece que alguien que acceda a cargos de responsabilidad en el ámbito público, debe haber hecho de gestor de alguna manera.

Aun así, hay muchos políticos que no tienen gestión en los ámbitos privados. ¿Cree que se debería exigir como paso previo para ocupar determinados cargos?
Pues sí. Y eso no viene de ahora, viene de cuando vino la democracia. Quizá la manera de cómo se hizo la transición también requería otras prioridades, pero lo cierto es que hemos sido poco exigentes a la hora de escoger nuestros representantes públicos. Y no hablo sólo de los escándalos de ahora, es un tema que ya viene de años. También es verdad otro tema: la política no ha sido suficientemente compensada como en el ámbito privado para poder atraer a gente con talento para dirigir.

Ahora quizá sería el momento de hacer un relevo, ¿es así?
Sí, el gran objetivo que nos deberíamos plantear, por el bien de nuestras instituciones y también de nosotros mismos, sería atraer talento al compromiso político. Debemos pensar que el reto de ahora son las generaciones que han conocido siempre la democracia, y que por tanto, no tienen los incentivos que teníamos nosotros años atrás.

Pero eso costará...
Sin duda. Para dedicarse a la política debe ser vocacional para uno, y por su entorno profesional y familiar. Tampoco crea que hay tanta diferencia respecto a otras actividades, porque para dedicarse a una profesión digamos liberal, un despacho, por ejemplo, sea lo que sea, debes tener también vocación, para aguantar el ritmo de trabajo y las situaciones críticas que se plantean. Así que se necesita vocación, pero también, formación, como le decía.

Hablemos un poco de Tortosa, que para eso hemos venido.
Es una ciudad importante, ahora y desde siempre. Ha ejercido de capital de un territorio como son las Tierras del Ebro, y ha funcionado como capital histórica, cultural, administrativa y comercial. Y ahora todavía más, porque desde el año 2000, en que se empieza a hacer el despliegue de la Administración Autonómica y la Generalitat de Cataluña, se crean delegaciones, la inmensa mayoría de las cuales están ubicadas en Tortosa.

Que a pesar de ser pues, una ciudad importante no siempre ha tenido un gobierno estable.
Sí, es cierto. Por las razones que sea, durante estos años de democracia no ha tenido la estabilidad política que se merecería, y eso acaba por trasladarse al funcionamiento de la propia ciudad. Ha habido legislaturas con pactos muy inestables, y mi objetivo es acabar esta sin sobresaltos.

¿Y se ve optimista para conseguirlo?

En los últimos resultados electorales, la gente nos dio una confianza que no había recibido nunca nadie y esto posibilitó hacer un pacto muy estable con ERC ayudando a enfocar y planificar la ciudad como se merece, como capital de un territorio y con un proyecto de futuro. De acuerdo, tenemos la mala suerte que nos ha pegado la situación de crisis económica, y que los mejores años de bonanza económica tal vez no los supimos aprovechar.

Esto ya forma parte del pasado.
Sí, es verdad. Esto ya forma parte de nuestra historia y en estos momentos Tortosa está mirando de cara al futuro, haciendo un crecimiento urbanístico que en plena crisis está resultando muy importante, con un proyecto de recuperación del casco antiguo que es fundamental. También hace ya diez años que consolidar un proyecto universitario, y ahora estamos completando todo el despliegue, que tanto la Diputación como de la Administración Autonómica que nos servirá como base para crear la futura veguería de las Terres de l'Ebre.

No todo pinta tan mal, pues.
Estamos sufriendo la crisis como todo el país, evidentemente, y lo hacemos con las consecuencias que inevitablemente se pueden derivar. Pero hace poco asistía a la inauguración de un comercio, por ejemplo, y les explicaba que sí, que estamos en una situación compleja, pero que llevaba 5 semanas consecutivas asistiendo a 5 inauguraciones de 5 nuevas actividades. ¿Qué quiere decir esto? Pues que el pesimismo no puede afectar a la gente emprendedora, que se mueve, que se mueve, que tiene proyectos de futuro.

En Tortosa y en todas partes.

Sí, claro. Muchas de estas personas que le digo, sin embargo, son de Tortosa y otros son de empresas de fuera que se están implantando por aquí. Pero lo importante es que miramos el futuro con optimismo, y con muchas ganas de hacer un punto de inflexión en la historia de Tortosa.

No se puede negar que tienen una actividad industrial importante.
Sí, tenemos el polígono del Baix Ebre. El sector primario también es más importante que en el resto del país, y aquí estamos en el ocho, ocho y medio del PIB. Y por otra parte conviene tener presente que el sector que se está consolidando más, aparte del industrial, es el de servicios. Y no sólo en el ámbito de la administración pública que también, claro, sino servicios desde el ámbito estrictamente comercial, que refuerzan la capitalidad comercial de la ciudad.

También está el tema turístico.

Aquí iba. Hay otros servicios que quizá no hemos trabajado lo suficiente y que ahora estamos potenciando fuerza, hasta el punto que ya estamos empezando a obtener los primeros resultados.

No es nada despreciable.

Soy de los que piensa que primero hay que ordenar la casa antes de venderla. Y en Tortosa, hasta hace sólo un par de años, no teníamos ningún lugar que valiera la piensa visitar. Ahora tenemos museos, exposiciones como la del Renacimiento, que es muy importante para la ciudad, y antes de finales de mandato tendremos un espacio para poder visitar todo lo que representa la Semana Santa.

Todo es empezar.

Claro, y ahora nos resulta más fácil llevar excursiones y viajes que tengan como destino Tortosa. Nos quedan asignaturas pendientes, naturalmente, como el hecho de que aún no tenemos suficientes plazas hoteleras, pero creo que el turismo, insisto, sin ser el principal elemento de nuestra economía, es un sector de futuro que ha de crecer.

¿Y las comunicaciones? También podrían ayudar.
Esta es la gran asignatura pendiente, la de las infraestructuras. Necesitamos que el río sea muy navegable, que haya una mejor comunicación con Aragón porque es básico el papel que puede jugar Tortosa con esta Comunidad Autónoma.

También está el tema del tren.

Las infraestructuras ferroviarias en las Tierras del Ebro en Tortosa es evidente que deben mejorarse, porque son más propias del siglo XIX que del XXI. Y a estas alturas, no es lógico que el Euromed no tenga parada aquí. Ahora, cuando hagan el Eje Mediterráneo del AVE no puede ser que tampoco tengamos una estación, así que estamos luchando por tenerla. O sea que sí, vale decir que hemos avanzado en infraestructuras, pero nos queda todavía mucho por recorrer.

¿Piensa estar en la Alcaldía cuando éstas se lleven a cabo?
En las circunstancias normales pensaría que sí, que ya que nos hemos puesto en este proyecto hay que ir hasta el final. También debo decir que cuando opté por ser alcalde fue a tiempo completo, y si estoy en política es porque lo que quiero y lo que quería me impulsó a dedicarme a la municipal.

Pero la decisión no depende sólo de usted.
No, claro. Todo esto se debe negociar primero a nivel familiar y profesional, que a la postre, son los que al final te han de acompañar. A mí me haría ilusión, sí, pero serán los conciudadanos quienes tendrán la última palabra.