Alcalde de Castellterçol

Manel Vila Valls

Estima por el territorio

"Los ayuntamientos somos el primo pobre de la Administración Pública"

Los diez pueblos del Moianès forman parte de un consorcio que inicialmente era de turismo, pero ahora ya ha evolucionado y abarca más cuestiones como temas relacionados con el trabajo, por ejemplo. Ahora es como un pequeño consejo comarcal que va teniendo todos los servicios.

Miércoles, 16 de Diciembre de 2009
Con una población que no llega a los 2.500 habitantes repartidos en 32 km2, Castellterçol es un municipio de la villa del moianès oficialmente adscrito al Vallès Oriental del que las primeras referencias escritas sobre el pueblo provienen del siglo IX. Tradicionalmente dedicada a la industria textil, donde tuvo más importancia que Sabadell y Terrassa, con los años, se ha dedicado a al industria alimentaria ya los productos artesanales.
"La financiación municipal es el que es, no nos engañemos, ahora. Y los ayuntamientos somos el primo pobre de la administración, pero somos los que damos la cara y los que estamos más cerca del ciudadano"

"Este país no tiene autoestima y los jóvenes les cuesta implicarse en temas colectivos. Algo tendremos que cambiar para que la gente vaya a votar, porque la desafección que hay actualmente se diluya"

"Ahora parece que la presunción es que todo el mundo es corrupto y se hacen las cosas mal. Pero no. La mayoría de gente no vivimos de eso y por eso molesta que todos los políticos estemos juzgados de la misma manera"
Al terminar esta legislatura, llevará veinte años como Alcalde.
Ya de muy joven, a finales del franquismo, me gustaba estar involucrado en temas sociales y políticos. Cuando llegó el momento, me propusieron encabezar la lista de CDC, y sí, de cara al 2011 ya hará veinte años que soy alcalde.

¿A qué atribuye su longevidad política?
Creo que esta es una pregunta que debería hacer a los ciudadanos (risas). Pero mire, yo lo que he intentado es tener cercanía con la gente, ayudarla en lo posible en las alegrías, las penas y en todo lo que como primera autoridad de un municipio puedes ejercer. Porque en el fondo todo se reduce al mismo: gestionar el pueblo de la mejor manera posible.

¿Y el ciudadano está contento?
Bien, el ciudadano siempre está pendiente del tema que a él le interese, ya que no podemos olvidar que este es un pueblo pequeño. Pero hay otros temas que preocupan, como por ejemplo, lo que ahora preocupa a muchos padres jóvenes es el tema del instituto: aquí en Castellterçol hacen la primaria y la secundaria ya la hacen en Moià. Afortunadamente para el curso que viene ya tenemos confirmado que podremos tener un centro de secundaria para la ESO.

¿Ha costado mucho?
Unos cuantos años batallando, sí. Tenemos el terreno, empezaremos por módulos como se suele hacer y más adelante se hará la construcción definitiva.

Y más allá de este tema de la IES, ¿piensa que gestionar un municipio como Castellterçol es fácil?
No somos demasiado grandes, ya lo sabe, pero gestionar un pueblo pequeño puede ser tan difícil o sencillo como tú quieras. La opción que tomé en su momento fue la de intentar tener los máximos servicios posibles, ya partir de ahí, ir más adelante, sea en forma de guarderías, una escuela de música, o un pabellón.

Ya hay cierta ambición.

Hombre, pues sí. Porque si sólo nos dedicamos a cambiar las bombillas cuando están fundidas y arreglar las aceras de las calles, pues es bastante fácil, eso. Aquí la idea es abastecer al pueblo con el máximo de servicios posibles. Y a partir de aquí es cuando empiezan los dolores de cabeza.

¿Muchos?
Pues sí, porque la financiación es lo que es, no nos engañemos, ahora. Los ayuntamientos somos el primo pobre de la Administración Pública, pero somos los que damos la cara y los que estamos más cerca del ciudadano. Ya veremos cuando llega el momento de nuestra financiación porque ahora con la crisis se pueden evidenciar muchos problemas que hasta ahora se han ido tapando.

¿A qué se refiere?

Pues que todo los ayuntamientos han basado estos últimos años todos sus ingresos con el tema del boom inmobiliario o constructivo. Y ahora nos hemos encontrado que con la crisis, los ingresos han descendido en picado. Y en buena parte de ese dinero eran los que facilitaban la creación de estos servicios que le comentaba. Veremos cómo se mantienen ahora, con tan pocos dinero.

¿Y ustedes, como se han salido?
Por suerte o por desgracia, aquí todo el tema del boom urbanístico no fue muy potente en relación a otros lugares. Estos últimos años las licencias de obras han crecido un poco más con relación a los años anteriores, pero no ha sido ningún disparate. Así que estamos haciendo un equilibrio, pero como no lo hemos basado todo en la construcción como de otros lugares, porque ha habido poca, pues vamos tirando adelante con todo lo que en su momento nos propusimos.

¿Ha habido cambios poblacionales en los años en que lleva usted como Alcalde?
No han sido relevantes. La población ha hecho un crecimiento pequeño, eso sí, y ahora estamos sobre los 2.300 habitantes. Lo que hemos intentado ha sido más bien sacar adelante la zona industrial que ahora está llena y que ha hecho que la gente se pueda ir quedando aquí y no vaya a otros lugares.

Que es lo que debía pasar antes.
Sí, antes Castellterçol era un pueblo de veraneo como se entendía antes del veraneo, es decir, que la gente llegaba a finales de junio y no se marchaba hasta mediados de septiembre. Ahora eso ha cambiado porque los hábitos de la gente son diferentes y básicamente toda la población se reúne aquí en agosto, que es cuando coincide también con la Fiesta Mayor. En invierno es diferente, hay una ocupación de un 60% aproximado de las casas del municipio.

Quizás el veraneo viene favorecido por tener buenas comunicaciones.
Sí, y nosotros estamos de suerte. Estamos cerca de grandes ciudades como Granollers, Vic, Manresa o Barcelona, y por lo tanto, los destinos varían según lo que vas a hacer. Vas a Vic, por ejemplo, para ir al Mercado, pero nuestros hospitales de referencia son los de Granollers y los de Manresa porque cada vez más formamos parte de la Catalunya Central. En cambio, para divertirse la gente va a Manresa, Vic o Barcelona.

¿Y a nivel profesional?
Sí, también hay una cierta movilidad, aunque aquí tenemos una especie de cluster en la zona industrial de industria alimentaria que ha ido muy bien. Sencillamente, porque no todo se ha centrado en el ladrillo sino que todo ha sido mucho más diversificado.

¿Ah, si?
Sí, por ejemplo Canmas es una industria que se dedica a los precocinados y que llega hasta Madrid. O Natursoi, que se dedica a las comidas ecológicos y es puntera estado. También hay empresas de obleas y de materias primas que utilizan todos los cocineros internacionales, una industria conservera de setas, y otra de chocolates y bombones. Todo esto lo que hace es que el paro no se note tanto, pero también ha hecho que mucha gente haya podido quedar a trabajar aquí o dar trabajo a gente de los municipios vecinos.

Y si hay gente joven, eso quiere decir que la cosa se mueve.
Si, la mayoría son emprendedores jóvenes y del territorio, y además hay la gran ventaja que estas industrias que le he comentado no sufrirán deslocalizaciones. El entorno de Castellterçol vende, esto es una realidad. Y como son gente de aquí, pues se estima el territorio y no tienen intención de irse a otros lugares. También es verdad, las cosas como sean, que el ayuntamiento ha puesto todos los medios para que esta gente se pudiera quedar aquí cuando no había zona industrial, lo que supuso poner las máximas facilidades.

Antes ha hablado de los municipios vecinos. Suponemos que debe haber una buena relación.
Sí, tenemos un consorcio que une los diez pueblos del Moianès. Este órgano era inicialmente era de turismo, pero ahora ya ha evolucionado y abarca más cuestiones como temas relacionados con el trabajo, por ejemplo. Ahora es como un pequeño consejo comarcal que va teniendo todos los servicios.

Y a nivel de turismo, ¿hay algún aspecto destacado?
Pues sí, hay un gran proyecto que naturalmente tiene problemas con la financiación, pero que se intenta sacar adelante poco a poco. Es el Ecomuseo con el que pretendemos que cada pueblo tenga un radial, un punto de interés que merezca la pena ser potenciado. En nuestro caso, son las pozas de hielo. Pero también está todo el tema de hoteles, casas rurales y campos de golf, por lo que en este sentido se busca una determinada proyección.

¿Qué otro proyecto destacado pondría de relieve?
Hace relativamente poco tiempo aprobamos la revisión del POUM, del plan de ordenación urbanístico, y lo que ha hecho es dar suelo para construir tantas industrias como viviendas. Pero es sólo dar facilidades, porque, como le decía, los recursos son los que son. Con los planes del FEIL, del Fondo Estatal de Inversión Local, hemos hecho alguna obra como por ejemplo arreglar plazas, alguna vía, y despachos para los servicios sociales en el CAP.

Es dinero que habrán ido bien.
Sí, pero yo siempre he dicho que este dinero de Madrid a los ayuntamientos pequeños nos ha ayudado poco y los grandes beneficiados han sido los municipios grandes. He defendido que se debería haber hecho un mínimo para todos ya partir de ahí hacer un tanto por habitante porque si no, no hay proporcionalidad. Pero vaya, bien que nos va el dinero. El próximo FEIL lo dedicaremos a la adecuació del espacio para la escuela y otro proyecto que está a punto de empezar: la recuperación de las pozas de hielo para que puedan ser visitables.

Es lo que me decía del Ecomuseo, ¿verdad?
Sí. Tenemos un conjunto de tres pozas que parece que es única en Europa. El alcalde de Caldes hizo una Tesis Doctoral hablando de ellos, así que ahora lo que queremos es recuperar este patrimonio y hacerlo visitable para que todo el mundo lo pueda conocer.

¿Cómo se plantea las elecciones municipales del 2011?

Mire, todavía no he hablado con mi grupo de cómo queremos enfocar una posible próxima legislatura. Ahora nos tenemos que concentrar en las elecciones que vienen que son las de la Generalitat y entiendo que debe haber un cambio. Si en las últimas elecciones al Parlamento ya parecía que la ciudadanía tenía ganas de que hubiera un cambio ahora lo están pidiendo abiertamente.

Recientes hechos parecen que han provocado un gran desencanto en política.
Sí, pero no hay que poner todo en el mismo saco. Lo que es evidente es que quien sea corrupto, debe caer sobre él todo el peso de la ley, y no podemos hacer excepciones, eh que me comprende?

Clarísimamente.
A mí lo que me preocupa de este país es que todo el mundo ahora parece temblar porque habrá más controles. Pues y es claro que sí, y ya hay. Ejercemos para que cada ayuntamiento hay interventores, tenemos auditorías, y si a todos esos lugares donde ha habido estos casos, se hubieran hecho las cosas bien hechas, todo esto no habría pasado.

La gente está muy decepcionada.
Y no me extraña, pero ahora parece que la presunción es que todo el mundo es corrupto y se hacen las cosas mal. Pero no. La mayoría de gente no vivimos de eso y por eso molesta que todos los políticos estemos juzgados de la misma manera. Sabe cuál es el problema?

¿Cuál?
La autoestima. Este país no tiene autoestima y los jóvenes les cuesta implicarse en temas colectivos. Algo tendremos que cambiar para que la gente vaya a votar, porque la desafección que hay actualmente se diluya. Y lo que está claro es que todo esto pasa por un cambio.

Es necesario que la gente vaya a votar.
Debemos animar a la gente para que se manifieste, diga lo que quiera, participe. Ahora estamos con el tema del "Decidimos", por ejemplo, el de la consulta popular. Castellterçol debe poder decir qué país queremos. Y nos tenemos que ir preparando para hacer este tipo de referendos, porque habrá un momento en que lo hará todo el país y el resultado será el que será, pero lo tenemos que hacer. Y hacerlo bien hecho.