Josefina Martínez i Martínez

Un portal de Montserrat

"Buena parte de lo que se define como" calidad de vida "es trabajar donde se vive"

Josefina Martínez asegura que las competencias que están alcanzando los ayuntamientos han sobrepasado de largo lo que la ley pedía. Pero son la primera administración de proximidad, así que la gente se donde va a quejarse.

Miércoles, 13 de Enero de 2010
Municipio de la comarca del Baix Llobregat, bajo la montaña de Montserrat, Collbató es un pueblo que con una superficie de 18 km2 alberga unos 4000 habitantes. Según se dice, el nombre del municipio podría proceder de "cuello Beton", el nombre geográfico de cuello y un toponímico germánico, relacionado con el repoblamiento de la conquista carolingia. Con una economía basada en la agricultura, lo que ha dado nombre, pero a la población, ha sido la construcción de órganos, una fama que ha tenido eco internacional.
"En municipios como éste, el equipo de gobierno tiene que hacer mucho trabajo de gestión porque no sólo tenemos un cargo institucional, sino que también debemos hacer un trabajo de gestión directa. Y eso ocupa muchas horas del día"

"Las competencias que estamos alcanzando los ayuntamientos han sobrepasado de largo lo que la ley nos pedía. Pero nosotros somos la primera administración de proximidad, así que la gente se viene a quejarse a nosotros"

"Arrastramos una deuda histórica muy importante, y en su momento decidimos afrontarlo y ordenar las balanzas municipales. Suena muy bonito pero significa que los impuestos que cobramos los ciudadanos sirven en parte para pagar la deuda"

¿Usted es profesora en la Universidad. Cómo se combina el trabajo para ejercer de Alcaldesa?
Pues como puedo, la verdad. Ocurre que son dos trabajos diferentes, que no se complementan y que requieren horas, especialmente la segunda, la política.

Ya ocurre en los municipios pequeños.
Sí. Aquí el Ayuntamiento no se acaba nunca, y cuantas más horas tienes para dedicarse te, más te faltan. En municipios como este, el equipo de gobierno tiene que hacer mucho trabajo de gestión porque no sólo tenemos un cargo institucional, es decir, no sólo definimos las líneas políticas de actuación de los diferentes departamentos, sino que también debemos hacer un trabajo de gestión directa. Y eso ocupa muchas horas del día.

Y todavía no hemos hablado de la vida familiar. Supongo que también debe tener.
Claro, como todos. En mi caso, soy madre de dos niños jóvenes que también requieren su tiempo.

¿Cuál es el trabajo de gestión directo que antes ha mencionado?
Pasa que a veces municipios como este, como Collbató, que en pocos años ha crecido considerablemente, van surgiendo problemas nuevos, necesidades nuevas. No sé, una guardería, por ejemplo, una nueva escuela, un instituto ... y también hay que tener cuidado de otros aspectos que quizás no son tan evidentes pero que también son imprescindibles, como el tema de la recogida de basuras, ol'enllumenat.

Y sucede que las necesidades no van paralelas al personal disponible.
Exacto. Lo que pasa muchas veces es que no todas las personas que trabajan en ayuntamientos pequeños como éste están preparadas para asumir todos estos aspectos que han venido de repente. Así que en parte esto se suple con una presencia más directa del responsable político, y esto significa estar pendiente de todos los procedimientos y estar encima de estas gestiones directas que le comentaba.

Y supongo que también hay que tener cuidado de los recursos, ¿verdad?
Bien, Collbató no se puede quejar del apoyo institucional que ha tenido, tanto por parte de la Diputación de Barcelona como por la Generalitat de Cataluña, que siempre que hemos pedido subvenciones para proyectos justificados, nos han apoyado. Lo que pasa también es que todas estas subvenciones tienen un porcentaje de recursos propios, es decir que el Ayuntamiento tiene que poner un porcentaje de estos proyectos.

Y aquí es donde viene el problema.
Efectivamente. Este es el grave problema de un Ayuntamiento como Collbató porque arrastramos una deuda histórica muy importante. En su momento decidimos afrontarlo y ordenar las balanzas municipales. Suena muy bonito y de hecho, lo es, pero eso tiene un coste muy importante, porque significa que los impuestos que cobramos los ciudadanos sirven en parte para cubrir un mínimo de servicios y luego todo el resto para pagar la deuda, es decir, que no podemos utilizar para invertir.

Una situación con la que se encuentran otros ayuntamientos.
Sí, pero con la particularidad de que el tipo de urbanización que tenemos es muy extensa, con poca densidad, por lo que los impuestos que se pagan no cubren realmente los gastos que se hacen en alumbrado, seguridad o limpieza.

Quiere decir que si hubiera más población, la situación no sería tan grave.
Sí, quiero decir que los mismos metros cuadrados que aquí se utilizan para construir una sola vivienda, en Barcelona, quizás hay 70. Y eso, por lo que al'IBI, al Impuesto de Bienes Inmuebles, que es uno de los principales ingresos de cualquier ayuntamiento, es nota mucho.

También tienen terreno industrial.
Sí, tenemos una pequeña zona industrial, unas siete u ocho hectáreas cerca de la autovía que está muy bien mantenida. Tenemos un proyecto de ampliación de esta zona con la que hubo mucha polémica hace un tiempo, no sé si lo recuerda.

¿La plataforma de "Salvem Montserrat"?

Sí. Sinceramente creo que este proyecto de ampliación era perfecto para nosotros, y hubiera servido para activar extraordinariamente la economía del municipio. Pero en este momento todavía no se ha desarrollado del todo debido principalmente a los obstáculos que ha puesto esta plataforma dirigida por el principal grupo de la oposición.

Este proyecto quizá también sería bueno para la gente que vive en Collbató.
Sí, claro, porque la gente que vive aquí trabaja básicamente en Barcelona oal'àrea metropolitana y eso no es sostenible. Pienso que buena parte de lo que define lo que llamamos "calidad de vida" es trabajar donde uno vive. Seguramente no para todos, yo por ejemplo, también trabajo en la universidad, pero para la inmensa mayoría de la gente sí.

¿Entonces piensa que con esta plataforma se ha hecho demagogia?
Mire, la mayoría de gente de aquí está convencida que este es un buen proyecto, y de hecho una buena muestra es que nosotros nos presentamos con él en las elecciones municipales y ganamos por mayoría absoluta, así que estoy convencida de que la gente lo quiere. Además, es un proyecto muy bien pensado, valorado, que incorpora unas medidas medioambientales importantes, que lleva adherido un convenio urbanístico que va en la línea que ahora mismo el Presidente Montilla está predicando, que es que las plusvalías de una recalificación de terreno rústico en industrial no debe ir sólo a los privados, sino también al bien público.

También hubiera supuesto unos buenos ingresos por el municipio.
El municipio ganaba seis millones de euros, sólo le diré esto. Pero ahora está parado del todo.

Quizá se podrá volver a salir adelante.

La cosa está parada debido en buena parte a la crisis, porque ahora no hay movimiento. Lo que nos quejamos es que podría estar hecho ya. Porque quien pierde es el pueblo: ahora mismo hemos tenido que renunciar a la construcción de un pabellón polideportivo porque no teníamos los recursos propios, así que es un pescado que se come la cola.

Ahora que ha salido el tema del dinero, ¿qué piensa de la reforma financiera a los ayuntamientos?
Pues lo que debe pensar todos. Las competencias que estamos alcanzando los ayuntamientos han sobrepasado de largo lo que la ley nos pedía. Pero nosotros somos la primera administración de proximidad, así que la gente se viene a quejarse a nosotros.

¿Y han tomado alguna medida para afrontar la crisis?
El departamento de servicios sociales en este ayuntamiento funciona bastante bien porque ya hicimos prever el desarrollo de la ley de dependencia y raíz de ello lo dotamos de una estructura que ahora nos ha servido para hacer frente a estas demandas que como puede suponer s han multiplicado.

Pero de momento, pueden dar al alcance.
Si, las demandas se pueden afrontar con ayudas puntuales, pero de todos modos, en la bolsa de trabajo se ha notado un incremento de personas que se ha apuntado porque se han quedado sin trabajo. Y no hablamos de tonterías. Nos viene gente que necesita cosas tan básicas como la comida. Por eso acabamos de firmar un convenio con la Cruz Roja por el reparto de alimentos.

Esperamos que sea la excepción.

Sí, afortunadamente, el porcentaje de familias en esta situación en Collbató es bajo, porque aquí lo que domina es un nivel adquisitivo medio-alto. Así que la crisis se nota, pero no de una manera tan evidente como en otros municipios.

¿Qué tipo de trabajo se ofrece en la bolsa de trabajo?
Mano de obra, limpiadoras, administrativas... Antes había mucho movimiento, claro, pero ahora ya no y las que se hacen son obras muy menores, como, arreglar una cocina o un baño. Nosotros aquí no tenemos mucha actividad económica, por eso le decía que sería importante ampliar la zona industrial, porque no son sólo las empresas que se instalan allí, sino todas las que vienen por añadidura, las empresas satélite. Y eso sí que reactiva la vida del pueblo.

También deben tener algún otro proyecto importante parte del industrial.
Sí, tenemos un proyecto para adaptar un edificio en Casal de Cultura, donde habrá una biblioteca, una residencia de ancianos, una sala polivalente y un bar. Eso pensábamos hacerlo con el dinero de la zona industrial, pero de momento, no podrá ser. Así que a medida que vamos recibiendo subvenciones iremos invirtiendo.

Tienen otros atractivos económicos. Tienen Montserrat a tocar.

Sí, Collbató es uno de los cinco portales de Montserrat y unos de los cuatro pueblos que rodea la montaña y el Monasterio. En este marco se realizan muchas actividades de tipo cultural, turísticas y deportivas para crear sinergias, para optimizar recursos, porque la oferta puede ser más amplia. Tenemos por ejemplo las Cuevas de Salitre que reciben 30.000 visitas al año, y que forman parte del Parque Natural.

¿Y qué tal la relación con los municipios vecinos?
La gente que vive aquí hace vida fuera: compra en las grandes superficies vecinas porque aquí no tenemos. Eso sí, tenemos un tejido asociativo importante, y deportivamente también hay mucha actividad. Pero te encuentras un núcleo de unas 150 personas que son las que están por todas partes. Son las que dinamizan las entidades. Y eso hace por ejemplo que para Reyes organizamos una gran cabalgata que sale de las cuevas y hace que haya un efecto muy bonito: el de una especie de gusano de luz que baja por la montaña.

¿Y cómo ve el panorama de cara a mayo del 2011?
Hombre, es un poco pronto para decidir si me volveré a presentar, eso dependerá de muchas cosas. Aun así, el proyecto que tenemos está muy definido y como suele ocurrir en muchos lugares, no se trabaja sólo para una legislatura sino que la cosa siempre va mucho más allá.