Alcalde de El Prat de Llobregat

Lluís Tejedor

servicios

 "Hay que priorizar los recortes"

 "El Ayuntamiento no es una máquina de crear puestos de trabajo, y por lo tanto, las políticas sociales que tenemos son las justas. Las hemos incrementado, y tenemos proyectos de compensación, y planes de formación, pero no resultan suficientes”
 

Lunes, 25 de Abril de 2011
Municipio del Baix Llobregat de poco más de 63.000 habitantes esparcidos por 32 km2, el término municipal de El Prat de Llobregat linda con los de Barcelona, L'Hospitalet de Llobregat, Cornellà de Llobregat, Sant Boi y Viladecans, aunque es conocido internacionalmente para acoger el Aeropuerto de Barcelona. Y sus tierras, aunque empiezan a ser habitadas en los alrededores del siglo X, no será hasta finales del XVII que tendrá una vida legal independiente y unas ordenanzas municipales. A partir de principios del XVIIII, podemos empezar a hablar del nacimiento de un núcleo urbano. Hoy hablamos con su alcalde.
"No creo en la limitación de mandatos. Lo importante no es si gobiernas poco o mucho tiempo sino si con los años mantienes la capacidad y la ilusión de seguir trabajando. Los ciudadanos pueden elegir cada cuatro años y perciben si te implicas o no "
 
"El Ayuntamiento no es una máquina de crear puestos de trabajo, y por lo tanto, las políticas sociales que tenemos son las justas. Las hemos incrementado, y tenemos proyectos de compensación, y planes de formación, pero no resultan suficientes "
 
"El tema de la inmigración ha llevado a veces con demagogia. De acuerdo que es comprensible que un ciudadano de aquí con una situación económica grave sea sensible a estos discursos, pero hay que actuar con responsabilidad"
Después de casi treinta años, todavía hay motivaciones para seguir siendo Alcalde?
Naturalmente. Existe la motivación política, ideológica y tener la vocación de servicio público. A mí me gusta trabajar por el interés general, así que la responsabilidad en un Alcalde es un honor, un privilegio. Desde siempre he tenido un compromiso político, y mis referentes ideológicos, el PSUC, me han llevado a un proyecto de ciudad, identificando prioridades y avanzar defendiendo el interés general.

O sea que usted no debe creer demasiado, en la limitación de mandatos
Pues no, la verdad. Pienso que ocho años o tal vez doce son un tiempo suficiente para poder impulsar un proyecto y consolidarlo, por eso pienso que las legislaturas deberían ser de más largas, de seis años, por ejemplo, para poder llevar a cabo todo lo que tienes pensado.

En la Administración todo va lento
Pues sí. El primer año de una legislatura sirve para poner las cosas en su sitio y organizarse, y el último es electoral, así que sólo te quedan dos para hacer proyectos, y si hay alguno importante, se te lleve más tiempo. Así que todo debería ser más largo. Por eso lo importante no es si gobiernas poco o mucho tiempo sino si con los años mantienes la capacidad y la ilusión de seguir trabajando. Los ciudadanos pueden elegir cada cuatro años y perciben si te implicas o no.
 
Ahora, sin embargo debe afrontar una crisis ciertamente dura
El problema es el de siempre: querer trabajar y no tener trabajo. Y aquí en El Prat hay unas 5.500 personas que están en paro. Ante una problemática de estas características, la pregunta es qué puede hacer un Ayuntamiento. Aquí tenemos una buena provisión de establecimientos públicos y de servicios, con un buen nivel de calidad de vida, pero lo cierto es que demasiadas familias y demasiados jóvenes no tienen trabajo. Y eso es preocupante.
 
 Y el Ayuntamiento poco se debe poder hacer
Por supuesto. No somos una máquina de crear puestos de trabajo, y por lo tanto, las políticas sociales que tenemos son las justas. De acuerdo que las hemos incrementado, y tenemos proyectos de compensación, planes de formación y empleo, pero no resultan suficientes. Y este creo que es el reto para la próxima legislatura.
 
También habrá gente que se va a trabajar a otros lugares del área metropolitana
Si, naturalmente. En este sentido, El Prat tiene un buen dispositivo de relación en el mundo económico para facilitar que las empresas se localicen, pero también formar y proveer de una bolsa de trabajo. Pero con esto, ahora no es suficiente. Lo que hay es que las empresas inviertan, alquilen y creen puestos de trabajo.
 
Otro problema que se plantea en tiempos de crisis es la inmigración
Aquí no tenemos esta situación, ya que el porcentaje es bajo, de un 10%, y la convivencia es buena. Pero creo que hay que tener bien presente que a veces el tema se ha llevado con demagogia. Ahora parece que los inmigrantes están en el punto de mira como culpables de algunos de los problemas que tenemos. Y eso no está bien. De acuerdo que es comprensible que un ciudadano de aquí con una situación económica grave sea sensible a estos discursos, pero hay que actuar con responsabilidad.

¿En qué sentido?
Pues que debemos actuar con inteligencia, haciendo un pacto de responsabilidad vinculado a valores, en derechos y deberes, y donde es necesario que haya un referente. También debemos confiar en que haya una reactivación económica y que los valores que defendemos se construirán día a día.
 
Y estos valores deben promover los poderes públicos
Lo tenemos que hacer entre todos, pero es cierto que en esta estrategia los ayuntamientos son muy importantes, porque son las políticas de proximidad las que te permiten ver qué quiere decir eso de facilitar la inmigración más allá de hacer leyes. En este sentido, siempre he defendido que la Generalitat debería contar mucho con los ayuntamientos porque somos el instrumento más eficaz para actuar positivamente ante fenómenos como los de la inmigración.
 
Por eso hay lo que se llama "voluntad política", pero también recursos
Naturalmente, por lo que el objetivo prioritario debe ser la convivencia y la cohesión social, facilitando en la medida de lo posible el trabajo, para que todos puedan consolidar un proyecto de vida. Y hacerlo también posible a través de unos servicios públicos: la sanidad, la educación, la atención social. Teniendo claras estas políticas, las cosas deben ir bien a la fuerza.
 
Pero es lo que decíamos: ahora estamos en crisis, y hay que recortar servicios
Mire, no soy un experto pero yo estoy seguro que hay medidas para mejorar el ahorro y la eficiencia del sistema público Actual: en la organización de servicios, en los cambios de áreas y territorios que se hacen en cada legislatura, en aspectos internos de la política que ves que se emplean demasiados recursos... Habría que encontrar un modelo más definido, y estoy convencido de que hay márgenes, por eso.
 
Más que recortar servicios considerados básicos, por ejemplo
Por ejemplo. Es absurdo pensar que un sistema que reduce sus prestaciones un 10% no cambia necesariamente la calidad que ofrece. Y por eso hay que negociar, pactar. Resulta demasiado fácil recortar por aquí y por allí y decir que cuando estemos mejor, ya lo recuperaremos, porque entre otros temas, este es un sistema de vasos comunicantes, y si vas empeorando u reduciendo la calidad de un sistema, produce automáticamente una cierta transferencia a otros.

Pero a partir del momento en que se hace, es porque hay que hacerlo, ¿no?
Sí, claro. Yo hago política local, y los Ayuntamientos nos damos cuenta de los sacrificios que hay que hacer. Pero me parece demasiado fácil recortar servicios públicos, que son los más importantes. De acuerdo que vamos mal, pero también priorizar: hay ciertas políticas sectoriales que no pueden tener la misma fuerza que los servicios públicos, porque estos últimos son precisamente aquellos que garantizan el estado de bienestar.
 
Cambiamos de tema. La ley del Área Metropolitana les afectará de lleno
Efectivamente. Se ha aprobado una ley que entrará en vigor después de las elecciones y que representará un paso importante porque, aunque la crisis lo condicionará, por fin habrá una única asamblea, con unas competencias bien definidas y una organización del territorio también muy clara.
 
Y a un nivel más práctico, que supondrá esto?
Pues la incorporación de competencias urbanísticas, que se habían perdido a partir de 1987, y que servirán para definir el desarrollo territorial de forma más coherente y sostenible. Ahorrará, se mejorará la eficiencia y habrá una única dirección política. Todo ello, representa un gran reto, pero el camino no será fácil, porque hay que rehacer una trayectoria.
 
¿Una trayectoria?
Sí, mire. Antes de 1987, el área metropolitana incluyendo Barcelona era fundamentalmente de Iniciativa, PSUC y socialistas. Cierto es que se cometieron algunos excesos de protagonismo político que no correspondían desde el área metropolitana, que debe ser discreta, sin hacer banderas de nada, ni dedicarse a la ostentación mediática, sino a prestar servicios.
 
Muy bien. ¿Y qué pasó?
Pues que el Presidente Pujol, gobernante de Convergencia, se hartó, hasta el punto que actuó emocionalmente, "castigando" a los ciudadanos que dependían de esta administración. Pienso que fue un error, en parte provocado, pero en parte también injustificado. Con los años, se ha visto que esto ha tenido costes para la economía y el bienestar del ciudadano. Pero esperamos recuperarlo, como le decía.
 
No hemos hablado aún del aeropuerto. Y es lo que la gente conoce de El Prat
En los últimos años, hemos mejorado el tema del ruido, que nos preocupaba bastante. El trabajo ya se hizo en los últimos años con la Comisión de seguimiento ambiental, de la que participamos los ayuntamientos de alrededor del aeropuerto y AENA, además de algún otro organismo. Y hemos llegado al punto en que, siendo conscientes de que el aeropuerto como tal, genera ruido, pues el minimizaremos el máximo. Y así se ha hecho: hay una legislación, los procedimientos están marcados, y los pilotos lo cumplen, así que pienso que estamos trabajando positivamente. Ahora estamos contentos, pero costó, porque si no nos llegamos a poner nosotros, AENA no lo hubiera hecho.
 
Y en cuanto a AENA, también ha habido la ampliación del aeropuerto
Pues sí. En 1994 pactamos con el Ministerio de Fomento de Madrid y la Generalitat de Cataluña un Convenio de Infraestructuras del Medio Ambiente Delta del Llobregat, el más importante de la historia de España, donde se concretaron los límites del crecimiento del aeropuerto, el desvío del río, la localización de infraestructuras como la depuradora, la desaladora, el sistema de conectividad vial y ferroviario, y otros aspectos.
 
¿Y cómo ha ido todo? Básicamente desde un punto de vista medioambiental
Estamos satisfechos por la buena ejecución: ahora el territorio está recuperando y aunque hay que mejorar la gestión del puerto y el aeropuerto, vamos por buen camino. Tenemos la zona de los espacios naturales más importantes de Cataluña, que es el Delta del Llobregat, y el reto está en preservar este territorio, pero también fomentar la movilidad y el entorno urbano.
 
Y eso debe ser complicado
Hombre, genera algunas dificultades en la explotación de agricultura que el departamento de medio natural debe gestionar con las compensaciones y con un sistema de gestión inteligente, y biológica. Pero nos salimos bastante bien.